viernes, 26 de octubre de 2012

8N. Movilizados por la Venganza

El conocimiento de uno mismo es el conocimiento de las emociones que nos impulsan. Y sobre todo, el asumirlas para buscar entonces cómo y en que momento aparecen en nuestro interior.
Básicamente.
Cuando negamos lo que nos está movilizando inevitablemente lo colocamos en el otro. O sea, en aquel cuya imagen nos perturba.

Uno puede esforzarse en controlar aquello que mueve, pero si las emociones que gravitan en esa movilización se reprimen o intentan sustituirse por otras, distintas u opuestas, la cosa se nota. Inexorablemente.


Acudir a una posición gandhiana cuando los móviles se evidencian sintéticamente en esta caracterización elegida como imagen representativa es patético 


Que pone de manifiesto resueltamente que la emoción que moviliza al menos a los que organizaron la movida es nada menos que la VENGANZA.
Casi nada. 

Busca Venganza aquel que siente que ha perdido, que ha sido lastimado severamente y lejos de sacar una enseñanza positiva de esa derrota, busca lastimar drásticamente a aquel que se la ha infligido.
Busca Venganza aquel que ha experimentado dolor por esa batalla perdida y registra Odio por tal suceso.

Bueno es llamar a una acción no violenta contra una supuesta reacción.
Pero tal reacción no está más que en la imaginación de quien hace el llamado.
Y la violencia que se desarrolla en su psiquismo es fruto de configurar dentro de si una emoción NO RECONOCIDA.

Ese no soportar tal impotencia ha dado con expresiones violentas en otras movilizaciones que temen desborden en esta, la tan amasada y preparada del 8N, sabiendo que esto actuaría como un boomerang en su pretendido llamado social.

Simpatizantes del oficialismo llaman a movilizarse mañana en un aniversario pleno de sentimientos.
Nadie que yo sepa o haya leído en los escuetos llamados para la movida de mañana, acude a mitigar o disfrazar las emociones que en esa marcha habrán de circular.

Nos acusan de sembrar odio quienes no han parado de hacerlo a lo largo de cuatro años.
He ahí la expresión del Personaje Negado del que ya hemos hablado.
Aquel que no reconoce aquellas emociones negativas que lo movilizan y terminan configurado una especie de monstruo que niegan aceptar como propio y proyectan entonces en el otro. En el objeto de SU odio que constituye ese otro.

En el año 2008, un grupo asociado por mezquinos intereses decidió dar batalla contra el Gobierno.
El odio fue lanzado al ruedo como una mecha encendida hacia una bomba que hoy, les resulta difícil controlar.
Sucede que acostumbrados a gobiernos que bajaban sus banderas, abdicaban y enterraban su amor propio para dar lugar a su impronta egoísta, no esperaban, no estaba en sus cálculos, la reacción de uno que en cambio supo mantenerse en pie, y contrarrestar además la embestida.
Allí precisamente emergió el Odio.

-"Usted ya es un obstáculo, córrase", le habían tirado a la cara a un Alfonsín que clamó por completar su mandato.
Esa soberbia Muy Propia es la que proyectaron entonces sobre una Cristina que eligió no tener el mismo destino de abdicación.
Y al haber sido superados, la cosa se tornó entonces en un frenesí de odio.

Por qué gran parte de la población se identificó entonces con esa alianza corporativa que lejos de favorecerla, siempre la hundió, es una tarea pendiente para su meditación. Si es que quieren asumirla.
De no ser así, seguramente seguirán viendo todo lo peor de este lado.

A una vecina que recibe a diario La Nación le comentaba en un cruce lo raro que estaba el tiempo para esta altura del año.
-"Como muy raro está todo hoy en día", me contestó.
Como era me digo, aquel país que añoran y que no era raro. Que era "normal", según dicen.
Miro para atrás, me esfuerzo y no lo encuentro.

En afán de hacerse de consignas que los hagan ver nobles, han sumado algunas de las que tomo al azar esta:
-"Basta de violencia sobre pueblos originarios"
Ver semejante consigna en una movilización fogoneada por medios doctrinarios que han impulsado en sus orígenes el mayor genocidio que asoló a los pueblos originarios de nuestro País, es como mucho.
Por ejemplo.

11 comentarios:

  1. hagamos un programa "Al diván con los 8N", y nos llenamos de plata, damos premios, órdenes de compra en dólares, viajes a Punta... golazo.

    ResponderEliminar
  2. En plena fiesta menemista no existieron estas convocatorias: solo un tibio intento por parte del FrePaSo (quienes, en mayoría, hoy están entre las filas kirchneristas).
    La obvia pregunta. Más allá de que ahora es más fácil por la existencia de las redes sociales ¿Por qué estos sectores no cacerolearon /protestaron / etc durante el menemato?
    Ni una mosca zumbaba en la zona norte de la ciudad y en el gran Buenos Aires.

    ResponderEliminar
  3. En principio, la respuesta debe ser, al menos por nuestra parte, la más supina indiferencia.
    Dejarles el monopolio de la violencia, tanto física como verbal.
    Aunque intenten disimular, la liebre salta porque es liebre. Están en su naturaleza saltar.

    Sobre la imagen, encima está mal manipulada. La historia de "V de Vendetta" más que nada refiere a un pueblo que se levanta contra una dictadura. No es éso lo que harán estos muchachos, que aplaudieron muchas dictaduras en donde podían viajar al exterior, a pelearse con los exiliados de la campaña antiargentina...

    ResponderEliminar
  4. Son violentos y dan miedo por lo menos a uno que vivió tiempos en que los caceroleros eran felices.

    ResponderEliminar
  5. Dejalos comprar dólares, evadir impuestos y no les toques el countries y vas a ver cómo se terminan los cacerolazos, son taaaan obviossss...

    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. Por lo visto, oído y leído 8n no es otra cosa más que la cuna de del egoísmo y de la insatisfacción.

    ResponderEliminar
  7. Cerca de Plaza de Mayo, todavía están pegados stickers convocando a la anterior marcha cacerola: “Esto no es normal”, dice, impreso en el centro de una bandera argentina. Y otro que lo acompaña: ¡Despertáte! Todavía no comenzaron la pegatina para la próxima. Sería interesante debatir con ellos que es lo “anormal” del tiempo que vivimos. Nostalgias del pasado neoliberal, supongo.

    ResponderEliminar
  8. Ese punto es muy frecuente en su discurso: la pérdida de lo que fue un país "normal".
    Todavía lo estoy buscando en el pasado...

    ResponderEliminar
  9. Entre las aclaraciones faltan poner:

    NO lleves a la mucama,
    En caso que la lleves, hacele sacar el uniforme,
    Tampoco la hagas golpear la cacerola.
    NO te comportes como lo que sos, tratá de disimularlo, parece que se nota mucho.
    NO digas lo que pensás!

    Sobre todo tene en cuenta el calendario, todavía faltan unos 3 años para que haya elecciones para presidente, aprende a sacar las cuentas y sobre todo a elegir candidato, sabemos que no es fácil, pero si la sentís un poquito adentro pensa que en una de esas en 3 años te la sacan, a lo mejor no quien te dice.

    Eso si, si te la sacan después no vengas a decir esto no es lo que queria.

    Saludos,

    Ale z

    ResponderEliminar
  10. No, no es pa' tanto, no les da el cuero para semejante cosa. Son demasiado básicos.

    ResponderEliminar