martes, 20 de noviembre de 2012

Clarin; el adalid de la clase media les da un guiño tan repetidamente, que parece un tic nervioso

Qué hizo Clarín por la clase media?
Impuso la lectura del diario en atención a epígrafes sintéticos de los artículos,
ubicados debajo de los títulos de las notas.
De esta forma, con un rápido vistazo, la clase media se sentía informada.

Los formó en ese tipo de asimilación de los sucesos.
Les dio pauta de objetividad.
Clarín era objetivo y de un pantallazo sabías en donde estabas parado,
podía asegurar un clase mediero que allí se veía representado.

Título,
Epígrafe de síntesis,
Foto,
y luego el artículo desarrollado,
que según el tiempo del que dispusiera el oficinista clasemediero y su despreocupación en pasar a comentar cuestiones domésticas con sus pares, podía leerlo o no.
Era lo mismo. Clarín, ya lo había informado.

Clarín se siente hoy con derecho a acudir entonces a esa clase media que por años sostuvo en la información.
Ellos sabían cómo hacerlo.
Sabían que mucha de nuestra clase media tiene veleidades de ser "pensante", como suelen auto calificarse, sin pensar demasiado. De solo andar por la vida repitiendo consignas.
Ellos les bajarían entonces las consignas para que las repitan.

Hoy, mucha gente que había sido marginada durante mucho tiempo, accede a esa enorme zona de aristas indefinidas denominada "clase media".
Para algunos no suena justo que los ahora arribados "no pensantes" tengan tanta voz y voto como ellos.
Pero esta clase que asciende no suele hablar mucho.
No tiene esa vanidad de considerarse mejor.
Y es bastante observadora.

El clasemediero típico suele zambullirse en los temas impulsado más emotiva que intelectualmente.
Cuando eso ocurre debería preguntarse uno por la naturaleza de esa emoción que lo impulsa.

El clasemediero típico hace rato no goza de las tarifas domiciliarias tan a la baja. Parece que se olvidó rápidamente de lo que pagaba en los '90. Y ni hablemos de lo que paga por transporte.
Parece que esto no entra en la composición del índice inflacionario que combate a capa y espada.

Hoy, los cortes no alientan el "caos vehicular" que tanto los enojaba a principios de siglo.
Hoy, los sindicalistas "patoteros" que tanto, pero tanto putearon, son su rueda de auxilio.
Hoy, los soldaditos de la "revolución" les caen simpáticos, porque le dan su mano a "la causa".
He visto a militantes del PO increpar a los militantes del MST en sus mesas, por su colaboración en la reunión del Monumento a los Españoles.
Hoy, ellos van con la Sociedad Rural, Barrionuevo y Clarín contra el enemigo común: "el gobierno K". Causa única y excluyente de todos sus desvelos.



10 comentarios:

  1. Capaz que me equivoco pero no creo que el diario en sí, físicamente, sea la clave.
    No se lee tanto, no se profundiza, los textos largos aburren; antes y ahora siempre pensé que lo más importantes de ese diario eran los avisos, los clasificados.
    Donde me parece que se construye la influencia es por la repetición hasta el hartazgo por los otros medios, radio, tele, ahí sí, se impone la línea editorial del diario.
    Con goebbels puro repitiendo (como le gusta decir a lanata) hicieron la diferencia, el formateo. Por eso también la aversión a la ley de medios, es llevarlos del riego por inundación al riego por goteo.

    ResponderEliminar
  2. Hoy si, claro; yo me remontaba a los años '80 donde se afianzaba su romance con la clase media.

    ResponderEliminar
  3. Tienen un público leal hasta el hartazgo además. Que les cree incluso cuando se demuestra que mienten.
    Pero sobre todo saben aturdir aprovechando sus múltiples repetidores. Sin eso tendrían menos influencia, aunque seguirían siendo importantes porque tienen una porción de la audiencia ganada.

    ResponderEliminar
  4. Es que Clarín es un medio Independiente (guiño, guiño)

    ResponderEliminar
  5. como dijo D'elia, "pararon las 3M: "Moyano Magneto y Michelli"

    abrazo

    ResponderEliminar
  6. Daniel:
    Me parece muy acertado el "método de lectura" que describís. De lo que se trata no es de que pienses, sino "que estés informado". La sutil diferencia es que, si pensás, sos subjetivo, mientras que"la información" es (o podría supuestamente) ser "objetiva", "independiente".
    Mientras el pensamiento se discute, a la información, esta diktadura la oculta, la corrompe, la altera... pero no se discute: ofrecen la información (la suya, claro) como "la realidad".
    Y mientras la gilada compre, habrá negocio...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  7. La masa arreada por clarín sufre el efecto Dunning-Kruger,una ilusión de superioridad.

    http://youtu.be/NBZjylQWnZc

    ResponderEliminar