viernes, 16 de noviembre de 2012

Lo mismo que en el País, donde algunos prefieren que se vaya todo a la mierda con tal de salirse con la suya y sostener sus privilegios, sucede en Independiente


"Plan Rombo"


No hay evidencias de conspiración (todavía), pero que al que tiró el explosivo esto no se le ocurrió solo, es un hecho.


Pablo Moyano: "En Independiente no hay violencia, es todo un invento"


6 comentarios:

  1. Falta el paton Basile, el custodio de Pablo, una bestia de casi dos metros

    ResponderEliminar
  2. Sintonía fina!!!
    Sin la menor intención de subestimar a nadie, creo que hasta un niño se da cuenta que fue un atentado mafioso.
    Este hombre merece el apoyo de todos.

    ResponderEliminar
  3. Tiene razón moyanito (con minúsculas)...
    ¿O quiere que le cuente?
    ¿Le cuento?
    Bue... ya que insiste...
    Allá por 1968 se suspendió, por "incidentes", un Estudiantes-Gilnasia que terminó jugándose en la cancha de Quilmes. Los "hinchas caracterizados" -no se ría, esto sigue- de Estudiantes, a la salida del match (que ganó Gilnasia,debo reconocerlo) agredieron a cadenazos a la parcialidad tripera (no a la barra brava tripera: entre las barras jamás hubo un enfrentamiento. Es más: afanaban juntas). Un tal Lucchetti (que era... hincha de Boca) quedó en coma y terminó muriendo.
    Pues bien, Daniel: para el siguiente clásico, AFA prohibió banderas, bombos y parafernalias varias (¿le suena? hablamos de fines de la década del '60).
    Para ese siguiente clásico, jugado en la mítica cancha de 57 y 1, tuve la suerte de poder llegar casi sobre la hora, gracias al padre de un amigo del rioba que tenía plateas bajas detrás del arco de la calle 55 (lo que ahora se llama "abono") y por defección de un familiar que habitualmente la ocupaba me tocó a mí, que desde chico fui un sujeto muy simpático y comprador (¡!). Como fuere -no me acuerdo- me tocó a mí.
    Llegamos medio sobre la hora, y ¡oh sorpresa, Daniel!. La parcialidad mens-sana llenaba toda la tribuna de la calle 1, por entonces territorio visitante... pletórica de banderas, bombos... y cuanta parafernalia se le ocurra. De más está decirle que la tribuna pincha estaba cubierta de banderas y los "caracterizados" alentaban a la divisa albirroja al son de unos cuantos bombos.
    ¿Cómo fue posible?
    Simple: banderas y bombos de ambas "parcialidades" reposaban tranquilamente desde el viernes anterior al clásico en el bufé del estadio...
    Cuestión de vieja data... que no sorprenderá a un viejo tribunero como usted, Daniel.
    Al día siguiente de los "incidentes" que motivaron la suspensión de Independiente - Belgrano, los escuché (se lo juro) al presidente del "ejemplar" C.A. Lanús (Russo) hablar de ... los "hinchas caracterizados". El tal Russo, además, anunció que se retira el 12 de diciembre de la dirigencia futbolera para dedicar sus esfuerzos a la "política municipal", en un "espacio" que tiene como referente al inefable Massita.
    En efecto, cumpa: faltan unos cuantos más en las fotos.

    ResponderEliminar
  4. Ese Russo, Capitán, es el típico dirigente "caracterizado" que cumple el rol de bueno de la película y le aparecen soplándole la nuca terribles bardos.
    La anécdota es más que evidente, así como los "caracterizados" barras de River tenían en el quincho del club su centro de operaciones y la dirigencia lo desconocía por completo, los clubes parecen contar con pasillos que conducen a distintas dimensiones donde después que saltan los quilombos, los buenos dirigentes aparecen en las cámaras con cara de "Oia, pero qué pasó?".

    ResponderEliminar