viernes, 7 de diciembre de 2012

7D. No se confundan


La lucha contra las Fuerzas conservadores no termina Nunca.
El 7D no ha sido un límite.
Ninguna fecha es un limite.
No hay lugar en el horizonte para marcar el fin de este proceso para superar el determinismo histórico.

La lucha contra las Fuerzas conservadoras implica la superación del Egoísmo.
Una fuerza política que circunstancialmente haya llegado a gobierno y decide enfrentarse a ellas, en mayor o menor medida, es una herramienta más de todas las que se forjan en la Historia para dar esa lucha.
La unión de varia fuerzas políticas en un contexto Continental es otra herramienta aún mayor.

La lucha contra las Fuerzas Conservadoras
es la denuncia de la violencia que ejercen en los ámbitos en que desarrollan su influencia, que transforman en acción en lo económico, a través de la explotación, el acaparamiento y la extorsión de los mercados. En la discriminación social. En lo religioso, a través de infundir el miedo y la culpa en las conciencias en formación. En la segregación, en el racismo y la xenofobia. En la intolerancia hacia la elección sexual. En la persecución ideológica. En el desprecio y el combate a quienes buscan una mayor igualdad.

Las Fuerzas conservadoras aúnan hoy sus esfuerzos en apoyo a un multimedios mafioso y celebran una victoria parcial.
Que puede derivar sin embargo en un boomerang similar al de aquel voto no-positivo de la 125. Que puede devenir en la democratización de un Poder Judicial que permanece rezagado en el cuestionamiento social. Que puede derivar en un hastío por ver postergada una Ley muy cara a los valores democráticas que ha dejado marca como valioso hito en la larga lucha contra las Fuerzas Conservadoras.

No se confundan. La lucha es demasiado larga. Tanto, que no termina nunca.

13 comentarios:

  1. La lucha viene desde el primer periodista honesto que tuvimos: Mariano Moreno, al que mataron precisamente por eso (entre otras cosas). Tal vez venga, para los argentinos, desde antes también, aunque desde otros lados, el algo de sangre india que tengo así me lo reclama.
    Da asco escuchar a macri y a quienes descorchan champagne desde ayer, pero lo que me da pena es la gente que se adhiere desde su lamentable sindrome de estocolmo.
    La lucha no se termina, solo es de esperar que el porcentaje de favoritismos siga declinando en el haber de los conservadores.
    Saludos, Osvaldo.

    ResponderEliminar
  2. Ayer me encantó el comentario "festejar una cautelar equivale a festejar un córner en un partido de fútbol". Yo, qué querés que te diga, ya empecé a festejar el 7D sin 7D, que les claven un per saltum y a otra cosa. abrazo Daniel!

    ResponderEliminar
  3. Repito lo que dije en mi blog: la calle sería un buen lugar para hacerles saber a los señores de la justicia que inclinan su cabeza ante el que tiene el chupetín por el palito, en dónde es que reside la soberanía.

    Lo otro, la falsa conciencia, la de los festejadores de córneres, se la llevará el viento para que no se convierta en tempestad.

    ResponderEliminar
  4. Racing y el Tío Cámpora7 de diciembre de 2012, 16:51

    Binner y Pino también descorcharon champagne, igual que Ricardiro, junto con Pato y Amadeo. Un verdadero asco estos pseudoprogresistas. ¿Y si en vez de pseudoprogresistas ponemos hijos de puta?

    ResponderEliminar
  5. Dormidano, ¿cómo es el tema? ¿Salir a la calle a manifestar desagrado ante un poder del Estado? ¡Después del 8N creíamos que eso era malo, digno de destituyentes!

    ResponderEliminar
  6. Excelente. Suscribo.

    Agregaría, por mi cuenta, que la violencia parte de violentar, valga la redundancia, las matemáticas distributivas del voto universal para compatibilizarlo con las matemáticas concentradoras del capitalismo (llevado al extremo en el neoliberalismo). La herramienta para lograr esa compatibilidad de sistemas opuestos son los medios concentrados de comunicación. Por eso se abroquelan detrás de Clarín.

    Solo para joder: Cueste lo que cueste vamos a derribar el "Muro de Clarín". Porque cuando cayó el de Berlín es como que nos pasaron a todos de un lado y nos dijeron que el otro lado no existía más...y para eso construyeron otro muro, pero en nuestras cabezas, usando estos medios concentrados.

    7Democracia,
    José

    ResponderEliminar
  7. Anónimo:
    Si repasa mis comentarios y post al respecto, verá que jamás dije que era malo salir a la calle.
    Nunca jamás.
    Es más, defendí el derecho de los que salieron el #8N a salir a la calle.
    Por eso, soy coherente conmigo mismo.
    Anónimo: touche...

    ResponderEliminar
  8. Les dejo un análisis de alguien respetado por el autor de este blog:

    http://pensanene.blogspot.com.ar/2012/12/7d-un-fallo-correcto-bastardeado-por-la.html

    ResponderEliminar
  9. Sepa disculpar algún exabrupto, "endiablado" cumpa. Pero bueno... uno lleva sangre en las venas.
    Concuerdo con su postura. No hay Fin de la Historia. No hay "fin de las ideologías". No hay "fin" de nada. Nos lo enseñó el Che: "Hasta la victoria... SIEMPRE"

    ResponderEliminar
  10. El 7D fue un punto de llegada, un punto límite de una lucha que el Gobierno nacional no podía rehuir sin traicionarse. Y el 7D se volverá ahora un nuevo punto de partida para un proceso político que se empeña en hacer cumplir las leyes de la democracia. Aquí se juega la autoridad de un gobierno democrático a la hora de imponer límites a las corporaciones, no sólo al Grupo Clarín, sino a todas.

    ResponderEliminar
  11. Hay hombres que lunchan un día... nosotros somos millones de imprescindibles,
    abrazo compañero

    ResponderEliminar
  12. Anónimo:
    No hablo muy bien el francés, mi fuerte es ganar discusiones con argumentos.
    Saludos.

    ResponderEliminar