miércoles, 12 de diciembre de 2012

Fuerzas trotskistas iniciaron la Revolución

Cagaron a piedrazos a empleados de la Casa de Tucumán, a camarógrafos, a policías, destrozaron un edificio público al grito de: -"Asesinos, asesinos".
Vamos a seguir caracterizando como político un hecho psicosocial?
Semejante catarsis violenta esconde la negación del personaje agresor que pretende configurarse en el mundo. En el afuera.
Lo que no soporto adentro, lo pongo, veo y combato afuera.

Esta alteración es fruto de una absoluta irreversibilidad de la conciencia.
Una casa no es "los jueces de la cámara tucumana del caso Marita Verón". Un empleado que trabaja allí tampoco.
Y si estuvieran frente a los jueces, los molerían a palos al grito de "asesinos"?

Quiero decir que esto se prolongó por horas. Horas tirando piedrazos y destrozando sin réplica.


Posiblemente denuncien ahora la "represión del gobierno K".
Todo enajenado ve monstruosidades en sus proyecciones distorsionadas de la realidad.
Cuanto más crece la bomba de tiempo interna, más precipita esto la violencia física que ya no puede contenerse. Y explota.
Se pueden tener elevados ideales pero la impotencia en imponer el criterio propio suele provocar desbordes y se juega con el peligro.
La piedra que dio en el periodista podría haberlo matado.
Dónde queda allí el "ideal"?
Todo esto tiene que ver además con la absoluta falta de responsabilidad de jugar con la sensibilidad de jóvenes que entran en esfervescencia en zonas donde peligra su integridad física tanto como la de quienes componen la escena o tan solo la merodean, ajenos incluso a la situación.

En estos días, la impotencia de ciertos sectores por la acumulación de años de falta de acceso al poder de gestión ejecutiva está llevando la cosa a cierta compulsión, medio que irrefrenable en algunos.
Y es usual declarar que todo es motivo de la "división social fomentada desde
el gobierno". Así de fácil.

15 comentarios:

  1. Sos un chicanero. Dale hacé lo mismo que el "brillante" Galasso y hechale la culpa a Altamira... a qué se exponen esos jóvenes fervorosos? A correr la suerte de Mariano Ferreyra?

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, tal como lo hicieran cuando la Cumbre de las Américas en Mar del Plata, y en otras ocasiones similares, la izquierda descerebrada, al servicio de la derecha destituyente. ¡Al punto que hacen creíble al facho Feinmann! Bueno, es su rol en este evento. Hacer creibles y razonables a los fachos...
    A lo que se exponen esos jóvenes fervorosos es a dejar al descubierto la pobreza de sus ideas, y su cnonivencia con los sectores mas retrógrados de la sociedad. Despues terminan a las órdenes de la Sociedad Rural, como siempre en la historia de la izquierda argentina.

    ResponderEliminar
  3. Los jovenes forrorosos tendría que decir Rosa
    Cuando el tema es apuntar a la justicia la ultra siempre, pero siempre mea fuera del tarro

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que Altamira, Pitrola y Ripoll los mandan al frente como unos pobres boluditos.

    ResponderEliminar
  5. Cuando lo escuchaba hoy a Feinmann pensaba lo mismo, Antonio!

    ResponderEliminar
  6. Si es cierto q Ripoll, como escuché, bendijo el desmadre en la Casa de la Provincia de Tucumán, creo que será también justo imputarla y que se responsabilice por los daños y perjuicios, mas el lucro cesante de los tucumanos que pagaron y tendrán q pagar los vidrios y otras roturas.
    sds Julia

    ResponderEliminar
  7. Estos tipos me tienen las pelotas recontrallenas. Ah, el 19 marchan con Buzzi y Barrionuevo, ahi no tiran piedras

    ResponderEliminar
  8. Rosa, ya que lo mencionás, tal vez los "ideólogos revolucionarios a la violeta2 como Altamira, Pitrola, Castillo debieran estar también en el banquillo de los acusados junto a Pedrazza.

    ResponderEliminar
  9. Comparto los dichos del Pibe adaptándolos a mi condición.
    Lo único que quieren es embarrar la cancha.

    ResponderEliminar
  10. ¿Y si en vez de piedras, a los pibes y pibas efervescentes les dan profilácticos para que se descerebren en paz?

    ResponderEliminar
  11. Bueno, si por ahí van al alivio de tensiones, no les vendría nada mal o más sexo o taekwondo o algo por el estilo. Si uno no va a las causas de su violencia, por lo menos pegarle a un puchingball ayuda.

    ResponderEliminar
  12. ¿Fuerzas? No, Daniel, el título que mejor les cabe es "Impotencias troskas, apedrean edificio, regalo navideño pa'l jefe mañeto"
    Y repare en el detalle; agresividad, piedras, quilombo donde saben que no los van a reprimir y más modositos en una zona liberada y con matones enfierrados y después no les gusta que se les recuerde que a Ferreyra lo llevaron al matadero....

    ResponderEliminar
  13. Rosa, ya que lo mencionás, tal vez los "ideólogos revolucionarios a la violeta2 como Altamira, Pitrola, Castillo debieran estar también en el banquillo de los acusados junto a Pedrazza.
    El caso Ferreyra es distinto, mas asimilable a lo de ayer en Zárate o a los aprietes en el sur y ahí la cara de póker de Martínez. Otra corpo vitalicia ¿democratizable?
    sds

    ResponderEliminar
  14. ¿"jóvenes fervorosos"?
    Todos los días se aprende algo.

    ResponderEliminar
  15. Los que conducen, los que orientan estas expresiones violentas, están buscando un muerto. Una víctima directamente imputable a la Policía Federal y, escalando, a Cristina. No les importa exponer a los jóvenes que van al frente ni tampoco los daños humanos “colaterales”. Y comparto lo dicho por Julia: que a los promotores se los haga cargo de los daños y perjuicios que, al fin de cuentas, pagarán los tucumanos.

    ResponderEliminar