viernes, 21 de diciembre de 2012

En pocas horas, o en minutos quizás, se viene el Fin del Mundo

 La Nación lo tiene claro


21/12/2012: Se viene el fin del mundo-

De todo hay que sacar lo bueno; Independiente no se irá a la B.
Saludos a todos aquellos que nos alegraron la vida con sus disparates; el Negro Olmedo, Capusotto y la Oposición toda. Pero no nos llevemos rencores de este mundo, seamos piadosos con aquellos a los que no les llega el agua al tanque.
Todo saqueo ha sido en vano. Para que quieren los plasmas si ya no podrán ver La Cornisa.
Un especial agradecimiento a la fauna twittera-cacerolera. Cuando uno pensó que ya todo estaba inventado, vinieron a sorprendernos con sus ocurrencias. Que Claudio María Domínguez los tenga en la gloria.
Y gracias mil a los amigos ruralistas por aquella magia de los inolvidables días del 2008. Ya nada sería lo mismo sin la Exposición Rural, ahora que los malvados hubieran dispuesto pantalla gigante para el Fútbol para Todos con choripán al paso, en pleno corazón de Palermo!
Pero la profecía se cumplirá inexorablemente y volará de la faz de nuestra bendita Ciudad de los Buenos Mauris, toda provocación oprobiosa de una diktadura tardía que basó su poder en la plata de los jubilados.

Adiós Mundo Cruel, adiós País robado. Ya nada volverá a ser como en marzo del '76, el esplendor de los tecno-hiper '80, o los destellos del uno a uno de los '90.
Nos robaron la ilusión, nos robaron la Claringrilla y las tribunas colmadas que disfrutábamos los domingos en las pantallas de TyC Sport por noventa largos minutos, protegidos de apreciar en el césped, el grosero espectáculo de veintidós desbocados corriendo detrás de una pelota.

Nos encontraremos en el Más Allá, Ahora, en cualquier momento. No lleven ajo que no hace falta. Bastante daño ha hecho la baranda que inundaba aquellas mañanas compartidas en el subte, donde ni siquiera te podías arrojar por la ventanilla. Ya no habrá más subtes, vieron. Para que tanto ensañamiento. Ya no habrá cámaras de apelación ni cautelares. Para que tanto furor si el Fin del Mundo nos empareja lejos de los designios de la Corte Suprema.
No intenten llevar el Blackberry porque no nos comunicaremos en el otro mundo más que con la mente. Si les manda un mensaje telepático Lilita, escúchenla, van a ver cuanta razón tenía. Al final, no somos nada; que diferencia habría entonces entre un 54.11 y un 1,82%.

2 comentarios:

  1. Ja, ja, ja, buenísimo Daniel, de lo poco bueno escrito y leído sobre el tema

    ResponderEliminar
  2. Compañero, es 55,11, no 54,11.
    Además, el fin del mundo dura un momento nomás, a lo sumo un día. Luego, a seguir construyendo.
    Buen post.
    Saludos desde la Patagonia.

    ResponderEliminar