martes, 29 de enero de 2013

El chancho y el que le da de comer


Siguiendo el correlato del post.anterior;

Un amigo fue a comer a La Farola de Cabildo y Congreso.
Le cobraron $ 240. por una milanesa -bastante grande- pero una sola milanesa, en una mesa exterior sin mantel.

Cómo es esto? A mi me va a correr el dueño de ese boliche -que entre otras cosas, hace depender el sueldo de los mozos de la propina que le dan-, con que hay inflación?

Los que dicen que no hay que comprar lo que está caro reciben la mala noticia de que ese bar-restaurant está siempre lleno.
Entonces, cómo es eso de que no hay guita, de que la inflación nos come, si van y llenan un lugar en el que los afanan?

14 comentarios:

  1. ¿$240 una milanesa en La Farola? ¿No habrá sido una milanesa y un champein de postre? Broma, broma...

    Le doy un dato. Osaka es un restaurant de cocina fusión japonesa-peruana. Se come de puta madre. Cuesta promedio $250 por persona, incluyendo entrada, plato principal, bebida, postre. Es para ir en un aniversario (como fue mi caso hace unos meses) o cuando sale la sucesión del departamento de la abuela por el que luchan 25 nietos hace 10 años.

    En los restaurantes del hotel Faena, la cena cuesta $460 por persona (según guiaoleo.com).

    $240 en La Farola por una milanesa suena a lavado de guita, directamente. Como sea, entiendo que su punto es que exista quien que lo pague; se entiende. Recordemos que la jubilación mínima acaba de subir a $2150. Eso debería poner en perspectiva quién puede pagar $240 por una milanesa para almorzar un mediodía de laburo.

    ResponderEliminar
  2. Almagro; redondeó los $ 400. y piquito porque su pareja comió tres empanadas y entre los dos; dos aguas y una gaseosa.

    Suena a choreo a mano armada.

    ResponderEliminar
  3. Ahora que dice lo de las tres empanadas me cierra un poco más...

    ResponderEliminar
  4. Hace un tiempo que restaurantes impresentables, sobre todo cadenas tipo La Farola o la mítica Plaza del Carmen, vienen acercándose en precios a los buenos, como el mencionado Osaka. Exactamente lo mismo ocurre con los bares. Hay plata, y hay ganas de gastarla muy mal.

    ResponderEliminar
  5. Díganme "ratón", pero si veo el precio en la carta, me levanto y me voy sin consumir. Y si el precio de la carta es uno, y el final ese, llamo inmediatamente a la policía.
    O sea: no hay opción que yo pueda pagar $400 por una milanes, tres empanadas, y bebida usual.
    Y no por una cuestión de falta de dinero, precisamente.

    ResponderEliminar
  6. Son unos karaduras ¿se dicen peronistas?
    ¿de dónde sacan el dinero?

    Veamos, un tipo gana 6 lucas en la mano (buen suledo) y ustedes hablan de gastar $250 por persona en una cena como si nada... un poco de seriedad...

    ¿Será por eso que la temporada veraniega es una fracaso?... la gente se gastó toda la guita la última vez que fueron al restaurant...

    La verdad es que los restaurants son la punta del iceberg inflacionario, si fuera tan buen negocio hasta yo habriría uno, traten de averiguar cuales son los costos y la procesión de inspectores de todas las jurisdicciones que tienen que atender todos los meses.

    Basta de saqueo, basta de mentira K.

    ResponderEliminar
  7. Pero que dice Alcides?! Ninguno de los que escribimos está dispuesto a pagar eso. O no leyó bien? Yo haría lo mismo que Cosme para el caso.
    Y el amigo que cito en el post no es K precisamente, más bien gorila y gana más de 6 lucas.

    ResponderEliminar
  8. Acá don alcides nos acerca la otra inflación, la del pobrecito comerciante que, ay, lo matan los costos y los inspectores (¿y la negrada mosaica y cocinera no influye, o se te perdió justo esa página del manual de excusas para la perfecta inflación?) y se ve forzado a ejercer la piratería en la vía pública - El pobrecito comerciante no quiere cobrar caro, lo obligan, snif, snif!!.
    Es una suerte no ser peronista y no tener que limitarme a los bolichones de sexta que tan gentilmente les asigna - a los perucas - el buenito de alcides; sos peronista, boliche de sobras y desperdicios, 10 pesos. Un amor el simio, no?.
    Pero bueno, en el caso de los boliches yo sumaría otra inflación, la de los que quieren segmentar - y discriminar - por precio, y ahí coinciden boliche y clientes, se marca un nivel, pertenecer tiene sus privilegios y el pobrerío (la clase media, media) lejitos y no es afano, es categoría, aunque la milanesa no se aleje mucho de ser costra.
    Para esa inflación/afano no hay boicot, hay reserva de mesa...
    Ahora, blanquear a la mucama?, una violación más de la yegua montonera, no?.

    ResponderEliminar
  9. Pero siempre el típico arranque con el "karaduras", así con "K".

    ResponderEliminar
  10. Es una especie de doble pensar el que tienen muchas personas: se quejan por el aumento de los precios (del que siempre culpan a Cristina y/o al Indec) pero luego no resisten la tentación de pagar por marcas o por la ilusión de pertenecer a una supuesta elite.
    Parece que ese local en particular se tomó muy serio el "Cría fama y échate a dormir".

    ResponderEliminar
  11. Es verdad, La Farola es marca y hace pesar su prestigio por más que sea un resto-bar común y corriente, hay gente que paga por ello.

    ResponderEliminar
  12. Si es por propagandear nomás en Villa Urquiza en Cantina Bruno por ese dinero comen cuatro personas, comidas caras (mariscos y etc.) con vino rosado de marquita jeje.
    Si es por escrachar La Farola, además de "afanar", debe presionar mucho a los pibes del delivery, ya que en la esquina de mi casa frecuentemente, se llevan puesto a cualquier automovilista que entiende las manos y contramanos. Me fui de tema, pero es un dato...

    ResponderEliminar
  13. Claro, porque ahí en Urquiza también hay una.

    ResponderEliminar