miércoles, 23 de enero de 2013

Es el Sistema, estúpido

Thomas Caffall, presunto autor de la masacre de agosto pasado,
en quien depositara el Sistema, su ideología del absurdo hiper criminal

Nuevo tiroteo en una universidad de Texas

Cuánto más hace falta para que quede en evidencia que un sistema que deposita su escala de valores basada en la brutalidad y el individualismo, precipitada y despiadadamente en las espaldas de su pueblo, no puede estar exento de la consideración de semejantes reiterados episodios.

Un sistema, digo, basado impúdicamente en La ley del más Fuerte, no solo es complicado de asimilar si no resistido de maneras inescrutables. En principio.

Salvar su ropa por no ir a fondo a hacerse cargo de sus consecuencias cuesta mucho dolor. El que suelen pagar muchos inocentes que lejos de su epicentro ven caer una bomba sobre sus espaldas inexplicablemente.

Y el que pagan algunos de los propios que no encontraron la vuelta de tuerca para entender la ausencia de horizonte a otra posibilidad.

Tendrán la maquinita del dólar. Tendrán el revólver más grande. Tendrán el Imperio. Pero tienen de seguro la definición del absurdo en la Tierra hecho carne, en un sistema que resolvió tragarse todo destino. Que vendió un sueño naufragando en una pesadilla hecha carne.

Bombardeo en Malí, con dirección y apoyo de la OTAN

21 comentarios:

  1. Creo que en EEUU se esta haciendo cierto aquello de que la mutaciones darwinianas no paran, esta es una nueva variante de la especie,
    el homo riflensis

    ResponderEliminar
  2. De la mano de los yanquis, el mundo se está volviendo cada día más macrista, che, un asco...

    ResponderEliminar
  3. Esa ley la han importado: aclaro. Aunque todavía no me puse a escribir nada al respecto, hace dos semanas fui asaltado en mi casa. Durante la cena tres ¿hombres? armados entraron por una ventana, amenazaron a mi familia, más precisamente diciendo que si no entregábamos "oro, joyas, dólares" se iban a llevar a mi pibe, de menos de dos años.
    Me pusieron una Ballester Molina en la espalda, me tumbaron en la cama, luego en el piso del baño, nos dejaron encerrados en el baño rompiendo el picaporte, hicieron despliegue de violencia y prepotencia como solo una manga de hijos de puta, salvajes y cretinos puede hacer. Todo frente a mi esposa e hijo. Si en ese momento hubiera tenido la oportunidad, invocando mi pasado de rugbier, les hubiera aplaudido la cabeza con dos ladrillos, pero estaba mi familia. En vista de lo ocurrido en estos últimos días, tengo que agredecer estar vivo, que estemos vivos mi familia y yo.
    La benemèrita policía acudió a mi llamado posterior al 911 y ¡ni siquiera entró a mirar lo que había pasado!. No quiero pensar en zonas liberadas o "poner palanca en boludo" como dicen en la jerga Pata Negra pero que las hay las hay.
    Se me ocurre relacionar el "extraño" asunto de Morel Rodríguez (tengo la sospecha potente acerca de cuàl fue el asunto ahí). La locura también nos alcanzó. Los tipos que entraron a mi casa, feroces y desalmados, proliferan y muchas veces coinciden con quienes dicen defendernos. Casi no se puede distinguar a unos de otros. En el medio de esa ferocidad, de esa jungla que campea a plena luz estamos nosotros. Yo por ejemplo, que creo que el problema está en otro lado pero que no tiene ni puta idea sobre qué carajo hacer para solucionar lo que nos puede costar la vida por pura ferocidad desatada. Ud. conoce muy bien mi postura. No simpatizo con la mano dura ni las "soluciones finales". Pero ¿què hacer? Hoy podría ser un cadáver, a caballo de esa ferocidad descripta de tipos que, a las nueve de la noche, saltan una reja en una calle transitada y entran a una casa armados, amenazando hasta los bebés.
    Algo habrá que hacer, ahora y después. Coyuntura y a largo plazo. A la policía nadie piensa ponerle el cascabel, tal como se puede comprobar. Y la policía no le pondrá el cascabel a los delincuentes, casi por solidaridad gremial. El narcotráfico enturbia aún más las cosas. VUelvo a preguntar entonces ¿què hacer? ¿Qué hacemos?
    Yo soy, y lo he dicho con todas las letras, un tipo de izquierda. No le tenemos que entregar el tema del delito a la derecha que tiene una sola respuesta que no funciona.
    Entonces ¿què hacemos? Y esta pregunta es casi una súplica.

    ResponderEliminar
  4. Impresionante, Dormi.
    Coincido plenamente en los cabos que ata.
    Obviamente condeno la mano dura, porque es claro como se arma la soga con las respectivas complicidades oficiales, además de hacerlo ideológicamente.
    Pero confieso que nunca sentí el garantismo. Todo bien con Zaffaroni, pero a veces me parece estar escuchando a un extraterrestre. Y así no es la cosa.
    Así porque si, que un loco de mierda salga a la calle quien sabe con que venia antes de cumplir sentencia, a ponerse "a disposición" de la "cadena de mandos", no.
    Que salga cuando cumple condena, OK. Desde ya. Pero que se sanee el sistema carcelario que es un asco, donde conviven tipos que están años procesados con pesados de aquellos.
    Pero hay cosas aberrantes, en los procedimientos.
    No inspeccionar y actuar en buscar evidencias en una escena de crimen???!!! Cómo se come eso? Es para colgar a los canas de las pelotas.

    El "entran por una puerta y salen por la otra" les sonaba como dulce melodía a los fachos, hasta que lo dijo Cristina.
    Y discutí con los que están de este lado que estuvo perfecto que lo diga.
    Porque a la justicia hay que poner en el tapete.
    Y desde el Ejecutivo, que se vaya más a fondo, no se puede jugar a media agua habiendo tanta peste en la Policía.
    Yo tuve que discutir cara a cara a los gritos con un comisario para que liberen a mi hija, porque me di cuenta de dar vueltas por el lugar, que la querían inculpar de la rotura de un blindex que había producido un cana que estaba medio borracho una noche de San Patricio. Y la tenían detenida indebidamente.

    ResponderEliminar
  5. Lo que le ha sucedido a usted es terrible, pero lo más terrible es que no obtenga respuesta de boca de quienes dicen: -"Ya fue, no se puede hacer más nada, cuídese y ponga rejas".
    Esa liviandad que da de bruces con la sospecha de que están enmadejados en la cadena del choreo y no saben hasta que punto a los violentos que hacen flamear se les puede ir la cosa de las manos.

    ResponderEliminar
  6. Exactamente.
    Ni una sola respuesta.
    Solo la indiferencia de dos o tres policías que no hicieron más que mirarnos con un gesto de "no hay nada que hacer".
    Nos quitaron algo más que la tranquilidad con ese asalto: nos quitaron la posibilidad de vivir con la persiana levantada, la confianza, la alegría de caminar por la calle, la difunta tranquilidad del barrio. Hicieron que el mundo se volviera hostil.
    Que desconfíe de probables chorros pero también de la policía que debiera proteger pero agrede.
    Lo peor, nos tuvimos que convertir en quienes no somos.
    Y los chorros, los cretinos feroces hijos de puta que saltaron la reja y amenazaron a mi familia con armas andan por la calle, dueños de su libertad y tranquilidad. Y si me permite la sospecha, con alguna anuencia.

    ResponderEliminar
  7. Iba a hacer un comentario largo respecto del penoso suceso que padeció Dormi y su familia, pero lo borre.
    Prefiero simplemente decir que esos son los momentos que nos dejan como saldo (si se puede hablar de "saldos") que el ejercicio permanente de tener presente la ideología desde la que uno habla debe ser ejercitado más que nunca, para evitar caer en juicios apresurados juzgando sin miramientos a una víctima de un delito que, en la comprensible calentura del corto y mediano plazo, pide a los gritos mano dura (con la que no estoy de acuerdo, por supuesto).
    Tema complejo, si lo hay.

    ResponderEliminar
  8. Antes que nada mi solidaridad. Lo peor no es la pérdida material, es mucho más que eso. Admiro que el compañero -si me lo permite- tenga la templanza y presencia de ánimo para escribir lo que le sucedió, cosa que me parece además útil, no para remediar que eso no se puede, pero sí para no perder la cordura.

    Y me permito algo que mastico hace rato, y creo que coincide un poco con lo que afirma.

    Me parece que la "mano dura" es en realidad un verso. Si es por mano dura, yo estoy a favor, el tema es contra quién. Contra un torturador no me caben muchas contemplaciones. Y estos lumpenes no son muy diferentes, acaso en el alcance.

    Cuando la derecha dice "mano dura" no habla de perseguir a estos tipos. Los usa de excusa, pero llegados al poder todo es cuestión de quién está conchabado y quién no.

    En boca de estos tipos "mano dura" es más poder para la policía, lo que no significa menos delito sino más. La policía es la mafia mejor organizada y más peligrosa.

    En ese sentido la autodefensa proporcionada me parece legítima. El lumpen no es un trabajador, de hecho es enemigo de los trabajadores, y su filosofía es la del capitalismo salvaje del que muchas veces se transforma en agente represivo.

    Sinceramente ¿Qué gobierno se ha atrevido a patear el hormiguero de las "fuerzas del orden", reorientarlas seriamente a brindar un servicio a los laburantes, que se supone eso es de lo que viven? ¿Los que están ahí adentro ahora cuánto difieren de los que estaban antes y estuvieron siempre?

    Y visto lo que ocurrió en Rosario, por ejemplo, ¿Es descabellado pensar en alguna forma de autodefensa popular? No me refiero a "todos a comprar armas" como en yanquilandia, sino en un hecho impulsado desde la política. Alguna forma de autoorganización y control militante sobre todo en lugares jodidos.

    Eso quizás sería una forma de contrarrestar el chicaneo podrido de la derecha que por un lado alimenta a la bestia y por otro dispara contra los trabajadores. Seguridad merecemos todos, y la policía es evidente que no la proporciona.

    Digo, no sé.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por la solidaridad.
    La verdad me costó mucho escribir lo que nos pasó y me cuesta aún mucho más recordar quièn soy y cuáles son mis convicciones para no pensar con el orto, si me permiten la expresión soéz.
    No tengo claro cuál es el camino a seguir. Sinceramente no lo sé.
    Pero sì sé, es más, estoy seguro, cuál es el camino que no tenemos que seguir: esto es, no dejar el tema del delito en manos de la derecha, no dejar que el término seguridad se acote sólo a aspectos delictivos y represivos del asunto, no dejar que los lúmpenes (que con toda certeza Jack ubica como funcionales a la derecha) tomen la calle e impongan su ley que no es la ley, sino su ley.
    ¿Cómo se hace todo éso?
    No tengo ni la más puta idea. Estoy seguro que, lo que se ha hecho has ahora no ha servido o al menos, ha causado el efecto contario.

    Muchas gracias de nuevo.
    El ánimo que me transmiten es muy valioso para mi y mi familia.

    ResponderEliminar
  10. "Los Miserables" de Víctor Hugo algo dice al respecto. Tema complejo si los hay.

    ResponderEliminar
  11. Pero... es el Sistema, eso seguro.

    ResponderEliminar
  12. Mi solidaridad con Dormi y comparto un 100% su postura y su incertidumbre. Si tres personas saltan una reja a las 9 de la noche en una zona transitada, actúan con violencia, amenazan a niños y hacen gala de poder... Si la policía llega y se da cuenta que no puede hacer nada...
    Ya lo tenemos.
    No pasé una experiencia semejante, sí otras menores... Con respuestas policiales del tenor "tenemos poco personal"... "va a tener que dejar todo como está"... "las impresiones digitales es algo taaaaaaaaaaaaaaaan relativo"
    Me sucedió en los períodos de "la seguridad", donde la droga era algo que había "allá"...
    Yo tampoco sé que se puede hacer ni quiero dejar este tema en mano de la derecha... También sé lo que NO QUIERO. Pero... En el caso donde hay bebés involucrados, se me va la racionalidad al diablo..
    Abrazo solidario para vos, tu mujer e hijo.
    Daniel, comparto totalmente tu entrada... Fue rebuena ya que, además, permitió la descarga del compañero.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Ante todo mando un abrazo para Dormi, y mi solidaridad para con el y su familia.
    En estos momentos difíciles, donde todo se mezcla con todo, es muy complicado sacar conclusiones. En principio, mi consejo es que deje pasar el tiempo antes de evaluar lo pasado, y, que no permita, bajo ningún punto de vista que esos hijos de puta se lleven lo mas importante. Su alegría, su esperanza y sus convicciones. Lo demás se recupera. Habiendo yo mismo pasado por momentos extremadamente difíciles, que no vienen al caso explicitar en estos momentos, creo que el gran desafío al que se enfrenta, es seguir siendo usted mismo.
    Era fácil pensar como usted pensaba, cuando nunca le había pasado nada grave. Sólo hacía falta ser inteligente y decente. Pero es en estos momentos difíciles cuando se ve la templanza y la fortaleza que lleva a un hombre a ser consistente en la vida con sus pensamientos.
    Como viejo lector de sus posts, estoy seguro que, una vez superado este trance, lo tendremos mas firme y consistente que nunca. Un abrazo desde Necochea . Atilio

    Daniel : Un abrazo y gracias por permitirnos que este sitio sirva para encontrarnos como personas mas que como lectores y autor.

    ResponderEliminar
  14. Lo primero, mi solidaridad con Dormi, no lo conozco personalmente pero lo leo y como a muchos por acá lo considero un amigo "virtual".
    Lo segundo, si bien la policía tiene un alto grado de responsabilidad en distintos hechos que ocurren diariamente, ya sea por acción o por omisión, no hay que dejar de recordar que quienes liberan a los delincuentes son los jueces.
    Se comentaría por los "bajos fondos" que los abogados sacachorros arreglarían con los jueces la liberación de los delincuentes por grandes o medianas sumas de dinero o en bienes materiales. Como dijo alguna vez Cristina, esta tarifada la liberación.
    Si bien se necesitaría una gran limpieza y/o reformas en las fuerzas policiales, también habría que legislar sobre la necesidad de que los jueces presenten una declaración jurada de sus bienes como lo hace el poder Legislativo y el Ejecutivo.

    Saludos
    ClaudioJ

    ResponderEliminar
  15. Atilio;
    espero nos podamos conocer personalmente, algún día iré al sur de la Costa y te voy a chiflar entonces.
    Abrazo.

    Claudio;
    por ahí, justamente se corta este bacalao. Pero viste como son estos repúblicos; Cristina habla y entonces "ataca a la justicia independiente".
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Lo que le pasó a Dormi y su familia, lo que les dejó esa situación de mierda, de algún modo termina con el propósito inicial del post, ya no se puede ni se quiere ser "objetivo", no, le pasó algo muy feo (y no fue peor por casualidad o suerte) a uno de "los tuyos", sin importar si es muy K, poco K o nada K; es de los tuyos porque aunque no lo conocés personalmente al tipo, todos o casi todos los días, compartís ideas con él, algunas fobias y el "amor" a unos cuantos personajes detestables.
    Ojalá se pudiera avanzar más allá de la mera solidaridad emocional pero, se hace complicado porque se tiene la sensación, cuando no la certeza, de que esos canas "resignados" son la norma, no la excepción y que, si interviniera la "justicia", los casos Dormi quedarían en manos de funcionarios muy buenos para chapear cuando los cazan manejando en pedo pero, inoperantes y vagos en demasía, cuando les pasan cosas a esos ciudadanos a pata que les pagan los lindos sueldos.
    Y convengamos que ni siquiera mencionamos esa simpática palabra: corrupción, que, como las brujas, no la hay pero hay y goza de buena salud.
    Hay que joderse, Dormi, este montón de impresentables se solidariza con usted y el embajador de diosito, nuestro querido aguer, nada...

    ResponderEliminar
  17. Vuelvo a agradecer la buena onda y la solidaridad expresadas.

    Es cierto lo que dice Atilio. Acá se ve en marcha la expresión "En la cancha se ven los pingos". Ahora que uno pasó por todo el horror (de nuevo, porque algunos había transitado ya) hay que ver cómo uno sostiene las convicciones.
    Por eso rescato con tanta fuerza lo que cita Jack: los delincuentes son funcionales a la derecha.
    La justicia es funcional a la delincuencia, la policìa es funcional a la delincuencia y a veces son la delincuencia y nosotros, los de a pata que señala Ram nos jodemos. Por lo que Ram indica con certeza: la profunda corrupciòn que es la norma y no la excepción.
    Sin duda el asunto es un ataque de pinzas, por un lado tratar de anular las causas sociales del delito pero por otro castigar con todo el rigor de la ley a los delincuentes, tratando de refundar el sistema carcelario para recuperar a la mayor cantidad posible de presos (recuperados en serio) y mantener fuera de la sociedad a los que son un peligro para la vida de todos.
    Hay que desalentar la ferocidad creciente de esos delincuentes que no tiene escrúpulo alguno y juegan con la vida de familias enteras. Y esa ferocidad, opino, se ataca con leyes que dejen en claro cuál es la pena por atentar contra la vida mediante armas de cualquier tipo y que esas penas se cumplan. Pero si la situación exterior permanece, lamento decir que el violento se volverá más violento.
    Lo peor, lo que no sirve es no hacer nada.
    Eso no.

    ResponderEliminar
  18. Como aveces resulta ta fácil culpar al otro y no asumir consecuencias.

    ResponderEliminar
  19. esto va cada vez como en evolución, la verdad no me sorprende en EEUU.

    ResponderEliminar