sábado, 23 de febrero de 2013

De vuelta


En un país donde forcejeamos para que la realidad se amolde a nuestra visión de la realidad -recargada en estos tiempos por demás de sustancia emocional-, es difícil ser racionales en cuanto a ubicarnos en una perspectiva de la realidad más precisa.
Para hacerla corta, es difícil entender, soportar la realidad tal cual es.

Es obvio que el ser humano interviene todo el tiempo la realidad, en función de su ideología y sus tendencias.
Lo que intento decir es que este mecanismo está bastante exacerbado por estos días.

De reojo vi noticias en estos días.
Nada de diarios ni de web.

AMIA y Once en el centro, con la pretensión de que la realidad se amolde a nuestro ojo recargado.
Esto no escapa a la justicia donde más que tipos ecuánimes, parecen abundar los que encajan con lobbistas de todo pelaje.
Y donde hay jueces que harán sentencias políticas a como se acomode la opinión pública más rabiosa que se expresa en los medios más rabiosos.
Por ejemplo, Embajada no está en el tapete. Alguna vez lo estuvo?
Solo se dibujó un cráter que no existió ahí enfrente, en la calle y a quien le preocupa el resto?

Y en realidad, mientras sigan existiendo pasos a nivel tendremos un Once por mes, más o menos.

O sea que los medios imponen la realidad según la bajada que reciben. Más o menos anda por ahí la cosa.
Alguien dijo que el tipo que cargaba un muerto en su automóvil luego de haberlo atropellado, lo llevaba incrustado en el parabrisas a como se le metió. Y que le dijo a la cajera del peaje: -"Por el muerto no me vas a cobrar, no?"
Bien, todo eso era mentira.
Y se larga así nomás una versión como se largó aquella vez, la de la bipolaridad de Cristina y se hace ley, porque algún malaleche, pope o cadete en los medios la larga. Así nomás, total, no hay que rendir cuentas.
No hay que guardarle respeto siquiera a los bipolares.

Queremos conocer la verdad o queremos joder y voltear al que odiamos porque lo odiamos nomás?

De los borrachos, zarpados, insensibles, locos de mierda que andan por la calle sin respetar un pomo la vida de los demás me cansé de hablar en este blog.
Ya que es la principal causa de muerte que sufrimos.
Pero no está instalado que así se evalúe.
Los medios instalan "inseguridad" e "inflación" al tope, y esa es la realidad y basta.

Entonces vi a Laura Alonso declarar que recién había salido de un supermercado y era mentira lo de los precios controlados.
Que la verdad es que habían aumentado cien veces.
Así lo dijo, mientras se cagaba de risa.
Aquí tenemos a una diputada que se supone debe contener determinada responsabilidad en sus declaraciones, haciendo terrorismo mediático. Y del peor.

Mientras tanto, su jefe político, Mauricio, hizo mierda una parte importante de la 9 de Julio.
Pero bueno, Mauricio hace mierda todo lo que toca. Cuál es la novedad?

No recuerdo haber visto a las clases populares en un balneario en semejante número. Al punto que no me alcanzaba la vista para vislumbrar un hueco más allá de tanta muchedumbre.
Disfrutando con tranquilidad.
A través de las horas, de los días. Disfrutando con tranquilidad.

Esos no son los odiadores. Y son muchísimos.
Esos están fuera de las marchas de los odiadores que se enorgullecen con que ninguno del color de piel que mayormente ofrecen las clases populares -y a los que llaman despectivamente, creyendo con seguridad que son mejores; "negros"-, asistan a sus marchas.

La mala noticia para ellos, es que son muchos más que ellos.
Y peor aún para ellos, es que a través de los días los vi disfrutando de sol, playa y paseos, con mucha tranquilidad y porqué no?, felicidad.

Un secuaz de Patricia Bullrich llamó a practicar la evasión y el contrabando según me enteré. Y seguirá yendo la diputada al Congreso a intentar destruir el Estado, mientras cobrará un sueldo del Estado.
Así nomás.
Ninguna explicación por el llamado a los gritos a delinquir en su página oficial? Una diputada de la Nación?!

Mientras se predice que nos vamos al abismo desde las usinas de quienes nos mandaron al abismo -y nos mandarían una vez más- se está forjando un plafón, un colchón de cierto bienestar en las clases populares. De esos que se van construyendo y se hacen más fuerte con el tiempo.
Falta mucho.
Pero es hora de ayudar más fuerte a los más postergados, en detrimento porqué no? de los odiadores, a quienes se subsidia para que nos puteen.

Esos que te tiran por la cara lo mal que se hace en gastar la plata de los jubilados en el "Fútbol para todos". Cuando ni esa plata es de los jubilados, ni la hizo otro que éste gobierno, con coraje en canjes a los especuladores, en retenciones a los acaparadores. En ese terreno hostil que ninguno de los anteriores había acometido.

17 comentarios:

  1. Excelente post Daniel!
    Bienvenido, lo estábamos extrañanado compañero

    ResponderEliminar
  2. Los medios instalan "inseguridad" e "inflación" al tope, y esa es la realidad y basta.Lo del aumento de precios es lo más flagrante: si uno escucha a las doñas rosas y los don josé de la tele y sus políticos repetidores pareciera que Cristina anda por los negocios remarcando los precios. Aunque no me convenza la idea de acordar precios como forma de bajarlos (creo , como Heller, que el enfoque correcto debería atacar las ganancias extraordinarias hijas del aumento de precios) la forma en que se da pasto a las fieras (los empresarios) justificando cualquier aumento por fuera del acuerdo es patética.
    Bienvenido, Daniel.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno! Con su permiso le zampo un vínculo en féisbuk

    ResponderEliminar
  4. "Corre, corre, corre dijo el pájaro
    El ser humano no soporta demasiado bien la realidad"

    No me acuerdo de quien es. Un placer leerte de nuevo, Daniel.

    ResponderEliminar
  5. ¡Bienvenido, Tolito!
    Y no es Bullrich: es bullshit.

    ResponderEliminar
  6. si leyo de reojo esas noticias, como pudo descansar compañero. Asi no. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Excelente post.

    Me encantó todo, pero me rere gustó esto: "Pero es hora de ayudar más fuerte a los más postergados, en detrimento porqué no? de los odiadores, a quienes se subsidia para que nos puteen."

    Subir el piso. Vamos!

    7Democracia
    José

    ResponderEliminar
  8. Pibe: a ver cuando nos vemos.

    Nando: yo también los extrañaba.

    Iris: En el Coto había un hombre mayor diciéndole a la mujer: -"Mirá a cuanto puso los tomates Cristina, vieja" (textual).

    Marian: Gracias! Y haga lo que guste con lo que hay aquí.

    Luis: estuve cerca de San Clemente. la próxima, te chiflo.

    Capitán: Insisto. Cédannos a Zapata!

    Nilda: uno es un incorregible. Te recomiendo la canción de Orfeo Negro que subí en Reliquias. Yo se que esas son de las que te gustan.

    José: es lo que siempre le digo a la odiadora de mi suegra.

    ResponderEliminar
  9. Sigo extrañando una oposición que se precie de ese término: con ideas, propuestas y proyectos, si no es mucho pedir.
    Pero mi tristeza hoy está con el paisito, allá donde la impunidad se hace fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Buen resumen y excelente reflexión.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. "se predice que nos vamos al abismo desde las usinas de quienes nos mandaron al abismo -y nos mandarían una vez más- se está forjando un plafón..." La depresión se guarda en la mesita de luz con una foto de la vieja y un porro a medio fumar. Muy bueno!

    ResponderEliminar
  12. Dormi: yo ya ni los extraño.

    Ricardo: Abrazo grande.

    Pacupress: gracias por venir. Vos entrás justito en esa parte donde digo que uno encaja la realidad en lo que quiere que sea la realidad.
    Muy buenos tus 10.250 chistes con el hijo de Aliverti. Lástima que no tenés ninguno de la familia de Mauri y mirá que son bromistas.

    ResponderEliminar
  13. Coincido plenamente. Excelente análisis. Existe una buena parte de la sociedad que tiene la pretensión de presentarse ante el mundo como juez y fiscal de la Patria. Siempre me hago la misma pregunta ¿Desde dónde? Tristemente no observo un lugar concreto a partir del cual ese petardismo constante y casi enfermizo se transforme en política..

    ResponderEliminar
  14. -"Desde dónde?", Gustavo. Esa es la pregunta!

    ResponderEliminar
  15. Desde la facilidad, Daniel, desde creerse, porque les hacen creer, que "cualquier chichipío tiene la pinta de Carlos Gardel".
    ¿Cuál es el soporte "argumental" de todo este oposicionismo fundamentalista?. Ninguno, no salen del griterío repetidor de cosas que si no son pelotudeces atómicas son mentiras groseras.
    "La pobreza es atroz", sí, es atroz para el que le padece en extremo pero, da la casualidad que la cantidad de pobres extremos ha disminuido dramáticamente. Pelotudez más mala leche, su ruta.
    "Este convenio con Irán promueve un tercer atentado" claro, como la impunidad ABSOLUTA de estos 19 años (21, agregando la embajada), inhibe a cualquier terrorista o proyecto de terrorista a, pongamos un orden, primero; no cagarse de risa de declaraciones como ésa, de "justicia" como la nuestra y su efectividad y, segundo, de las barreras realmente existentes para un atentado, cualquier atentado.
    Abrir el pico y largar bolazos es facilísimo y si es contra el gobierno será presentado como sabiduría; lo lindo de todo ésto es que poquito a poquito se les nota la decadencia, ahí estaba el entusiasmo en "acompañar el dolor" por la tragedia de Once, cuando hasta el loro de mi tía se da cuenta que lo que les duele, lo que los afecta y les acentúa la cara de vinagre, es el pase de tinelli, seguir ellos, pobrecitos, siendo las "auténticas" víctimas.

    ResponderEliminar
  16. Lo increíble es que gente del común (conozco a una que cambió el coche y compró casa en tiempo relámpago) odien tanto a este gobierno. Y porqué? Mire; cuando más se enerva esta persona, cuando se saca, es cuando se refiere a "los vagos que uno mantiene con los planes".
    No importa que el especulador y el acaparador se hagan recontra millonarios remarcando a lo tonto, evadiendo o contrabandeando, porque lo van a admirar viendo el lujo en que vive en la revista Caras. Lo que les retuerce las tripas es que el de abajo, el "negro" se ponga a la par de ellos y les ocupe las playas arruinándoles el paisaje.

    ResponderEliminar