sábado, 9 de marzo de 2013

Binner no se equivocó


Lo que pudimos haber evaluado como exabrupto del titular del Frente Amplio Progresista acerca de su intención de votar a Capriles de haber sido venezolano, no ha sido más que un acto de la más pura coherencia de su parte.
Para ello, Binner desplegó su perspectiva entroncada en el punto mismo de partida y armado del bipartidismo en su versión mas rigurosa de respeto al servicio del Sistema.
Es decir; al plan democrático que desde el epicentro de interés político financiero internacional se trazara para asegurar la expoliación de nuestras naciones (a más del plan B que implicara acudir a regímenes dictatoriales para proseguir la sangría hacia sus arcas).

En Venezuela, supo denominarse este mecanismo: "Plan del Punto Fijo", que imperó en el país caribeño durante cuatro décadas hasta la llegada de Chávez al poder. Quien cortándolo al medio de cuajo se alzó de esa forma en un peligro mayor colocado nada menos que al pie del enorme dispensario de petróleo con que se hacía a su gusto y precio el Imperio.

Por lo tanto, fue indispensable caracterizar desde las usinas mediáticas a su amplio servicio, al líder emergido como la condensación de todo lo peor, para que lo repitan como bajada a coro, progresistas y liberales de toda latitud.

El Punto Fijo era no más que sostener en cual fuera la agrupación política triunfante en elecciones -la inclinada al centro derecha, o la que lo hiciera al centro izquierda- el mismo formato de base: hacer soportar en la población, sumergida muy mayormente en la pobreza y el analfabetismo, el peso de la enorme transferencia de riqueza hacia un sector de privilegio al servicio de los yankys.
Si hasta lo hicieron "constitucional".

El señor Binner se sentiría cómodo en constituir a su sector en ala progresista del monstruo que podría cobrar dimensión por aquí.
El Sr. Macri se sentiría cómodo en encarnar el liderazgo del ala conservadora, claro.

Sacrificar un Lozano en aras de sumar a la U.C.R. le resulta de interesante a ya indispensable.
Su ecuación daría más o menos:

17 - 1 + 11 = 27 %.

O sea y en función de resultados 2011; 17% del FAP, menos 1% que daría el lozanismo, más 11% de los radicales.
Considerando además que estos últimos hacen pie en cualquier región del país, lo que implica un potencial a no dejar de considerar.

Por su parte, el conservadurismo podría reunir:

8 + 6 = 14 %.

Siendo que el peronismo de Rodriguez Saá y el de Duhalde rechazan el giro al kirchnerismo de plano, habida cuenta de sostenerse en la vereda de enfrente movimentista.

Luego; la ecuación cierra con: 27 + 14: 41%, para una avanzada a lo Capriles, donde en principio, Binner se ubicaría necesariamente al frente.
Y las Dondas podrían votarlo, tapándose la nariz, en la necesidad de avanzar en una "vía democrática que conjugue la necesidad de abrir el campo político a la diversidad que niega por esencia el populismo", o algo así.

Para éste país donde tanto conservador se autocaratula de "centro-izquierda", está muy bien.
Es el añorado renacer de la Unión Democrática.
Aggiornada de la desfachatada alianza con la Embajada estadounidense a la mascarada seudoprogre.

Quien mejor que el cauto Binner entonces, para colocarse al frente. Ejemplo del camino de retorno a la República del "diálogo y el consenso" y sobre todo, de la vuelta a la "normalidad", enfatizada en toda alocución televisiva y en todo cacerolazo, con la mayor de las advertencias violentas más o menos permitida socialmente, para que no queden dudas.

14 comentarios:

  1. Bueno, tampoco la pavada. Binner no podría hacerlo de otra manera. Siendo como es un ortodoxo socialista argentino, debe atenerse a las mas caras tradiciones del Socialismo autóctono. Juan B. Justo, Alicia Moreau de Justo, Nicolas Repetto, Alfredo L. Palacios, Américo Ghioldi marcaron un camino recto. "El Socialismo va por un lado y el pueblo va por otro..."; "Todo acercamiento a la realidad del pueblo argentino debe ser condenado enérgicamente, ya que las masas ignaras no nos entenderán jamás; es una pérdida de tiempo."

    ResponderEliminar
  2. Si, muy ambicioso el proyecto, pero les sirve de guía para no pifiarle al rumbo.
    Cualquier cosa, invocan a la revolución francesa que lo parió y se les escapa un lagrimón como cuando cantaban La Marsellesa, desfilando contra la barbarie populista.

    ResponderEliminar
  3. Como dice Antonio, Binner es un clásico socialista argento. Apenas tuvo un inoportuno sinceramiento de ocasión,lo que no deja de resultar positivo, si era un secreto a voces que se identifica con el poder corporativo y la expoliación de recursos.
    Lo que sí sorprende, es el zig zag del erpianismo tuminista o la liebre Donda, entre otros, que no embocan una justificación de la "diversidad fafafapera" y quedan pegados a Capriles y demás.
    Altamira o el Chipi Castillo deberían convocarlos antes de que De Prat Gay los convenza acerca de los beneficios del neoliberalismo, creo.

    ResponderEliminar
  4. Es la naturaleza de las "Liebres". Saltan y saltan, se marean y se les confunde el destino.

    ResponderEliminar
  5. Es lo que vengo diciéndote Daniel, hace como 2 años y no me das bola: tenemos que ir a Santa Fe para conocer el socialismo antes de q se vaya Binnerd. Después nos vamos a lamentar. Este hombre es un revolucionario, un distinto un "uno en un millón", je. Eh?

    ResponderEliminar
  6. Casi que lo van a embalsamar en vida, Pibe, tan anémico como está.

    ResponderEliminar
  7. No pocos, quien más, quien menos, hemos visto, allá lejos y hace tiempo, a De Genaro y Lozano con simpatía. Algunos, incluso, los hemos seguido. Varos, todavía, nos preguntamos que carajo están haciendo con una construcción político-gramial que se remonta a los tiempos de la dictadura, o incluso antes. Algunos amigos hay que aún persisten en su degenarismo-lozanismo histórico. No pocas veces les hemos preguntado qué carajo harían cuando Binner arribara al punto en que pudiera plantear la discusión, de igual a igual, con la otra ala del Panradicalismo, definición que no sólo se refiere a un aparato político burocrático (a pesar de lo maltrecho que se encuentra) sino a una identidad social que tiene profundas raíces en la historia y, a pesar de los esfuerzos que hacen los dirigentes radicales a secas, se resiste a morir.
    O sea, que lo de Binner era perfectamente previsible. El tipo pertenece a un partido político que siempre se alió con los radicales (desde la universidad hasta la burocracia estatal, porque en otros ámbitos no se los ha visto demasiado). La novedad es que ese espacio que se me ocurre denominar panradicalismo, hace rato viene padeciendo una crisis que algunos verán como terminal, pero otros (Binner, en particular) ven como una oportunidad. O sea, lo de Binner, diez puntos.
    Ahora bien, ¿qué van a hacer los compañeros De Genaro-Lozanistas? ¿Se la van a comer y a entrar definitiva y formalmente en el campo del panradicalismo (no la veo), o seguirán solitarios esperando que el espíritu de Lula encarne en... ¿en quien? porque ahora parece haber varios candidatos al milagro.
    En otros tiempos hubiera dicho "Vuelvan, muchachos. Los extrañamos". Pero eran otros tiempos.

    ResponderEliminar
  8. Binner ya es una momia, Daniel. Y entre él y la patética nota de Altamira la izquierda argentina muestra que se va para el lado de los tomates. Que suerte que existe Rivas.

    ResponderEliminar
  9. Depende Prol; si quieren seguir pegados a una banca en el Congreso o silla en el Aparato FAP, silbarán mirando para otro lado. Si les agarra un ataque de rebeldía, volverán a P. S. a rezar por la resurrección de Pino.

    Ya sospechaba, Iris, que el hombre carecía de glóbulos rojos. O sea que era por momificación la cosa.

    ResponderEliminar
  10. Ojalá hagan esa aritmética.
    Qué fácil sería para nosotros...

    ResponderEliminar
  11. Pero de hecho, les cuesta horrores juntarse. Como añoran el caprilismo.

    ResponderEliminar
  12. Sabés qué, Daniel. En lo que se refiere a De Genaro - Lozano, yo creo que es algo muchísimo más grave que un atornillamiento al sillón. Si de eso se tratara, tuvieron una excelente oportunidad en los tiempos en que Nestor buscaba por todos los medios armar una transversalidad que, en aquella instancia, fracasó por variadísimos motivos, pero que, en mi opinión, tiene en los aludidos a dos de los responsebles principales. Si hubieran jugado de este lado, es mi impresión, habrían tenido la oportunidad de ocupar lugares centrales en el dispositivo kirchnerista (si los hubieran ocupado bien o mal, es algo de lo que nunca nos enteraremos, lo que puntualizo es que tuvieron la oportunidad y la despreciaron). En cambio, hicieron un curso acelerado de portugués brasileiro, se jugaron a interpretar la remake del PT en la Argentina y hoy andan boyando sin brújula por el mundo.
    No creo que desprecien la oportunidad de calentar una banca parlamentaria (tampoco la pavada), pero no me parece que resuman la política en el objetivo de hacerlo. Si así fuera, te digo la verdad, hasta serían más comprensibles.

    ResponderEliminar
  13. Prol, para decirlo en forma sencilla, ni binner ni el otro par de pròceres, en el preciso momento de comenzar a producirse los cambios, los de en serio, los de verdad, planteados por el proyecto K, fue el preciso momento del fin de la impostura de la "izquierda" progre, había que definir claramente dónde se ponía cada uno - bueno, los impostores tienen que estar en la vereda del frente y las excusas tienen que venir del trucherío porque son excusas indefendibles, ponga el ADN antiperonista y ya está. Listo.

    ResponderEliminar
  14. Binner es un fiel representante de la socialdemocracia ajustadora europea , esperemos a ver si parte el FAP porque si los LDS y el partidito de De Genaro o BAPT siguen con el tipo la verdad yo no entiendo nada a que juegan esos tipos , como si no aprendieran nada de la alianza que llevo a De la Rua al gobierno

    ResponderEliminar