domingo, 3 de marzo de 2013

El opereitor de rango mayor, Fontevecchia no tiene freno



















El fabulador compulsivo, CEO de Perfil, larga como de costumbre, un título catástrofe que representa en si una enorme mentira. Otra más de su quehacer periodístico, que es una enorme y repugnante mentira en si misma.

Para eso acude a una supuesta investigación efectuada:

-"Según un relevamiento de PERFIL" en supermercados y casas de electrodomésticos, y "de acuerdo con mediciones del sector privado"

La verdad que es un tanto curioso que el consumo disminuya cuando los precios se frenan. Sería una contraposición histórica de un fenómeno de mercado, única. Pero bueno...

-"Entre los empresarios hay reticencia a confirmar una caída de ventas porque podría irritar al secretario de Comercio, Guillermo Moreno",
dicen.

O sea, uno debe creer que el Señor Coto, que suele hacer y deshacer lo que se le canta -vendiendo por ejemplo, comidas hechas con cualquier porquería que le sobra del montón, o colocando en góndola frutas espantosas a precio completamente arbitrario-, se va a hacer mayor problema por el humor de Moreno.

Un artículo armado, en definitiva, con fuentes descritas como:

-"contó el encargado de un local de Once que pidió el anonimato"

-"reconoció un vendedor también off the record pero de la zona de Flores"

-"algunos fabricantes de electrodomésticos"

Es decir; gentes que se refugian en el  anonimato por miedo a las represalias del Jefe de la Gestapo emplazado en Comercio por el Régimen K.


En tanto, el diario BAE nos asegura que
LAS ALIMENTICIAS APOYARON EN BLOQUE EL ACUERDO,
mientras Perfil afirma que los supermercadistas (gentes que suelen remarcar al porcentaje que se les canta) "aseguran no tener espalda para absorber los aumentos de costos"

Y que, el sector supermercadista,
TUVO UN REPUNTE NADA DESPRECIABLE DEL 5 % EN LAS VENTAS A PARTIR DE LA DECISION DE FRENAR LOS VALORES, puntualizando que:
-"la decisión de la industria es un gran alivio porque el temor a los mayores costos se diluirá".

10 comentarios:



  1. ¿O sea que si a la gente le terminan saliendo más baratas las cosas, compra menos?
    Parece que los est@s muchach@s de Perfil necesitan urgente asesoría para mentir con algo de lógica (podrían tomar clases con algunos de los miembros del staff de La Nación, por ejemplo). El chiste de la mentira es que no se note que es mentira, que cumpla con su objetivo de horadar en lugar de hacer reír.

    ResponderEliminar
  2. Ojo que estamos en presencia de uno de los operadores más perversos que no escatima caer en bajeza alguna con tal de ensuciar a alguien.
    Si el trastorno que denunció tenía Cristina hubiera sido real, no habría podido gobernar, lisa y llanamente.
    Pero consiguió que medio país se lo crea y repitiera como loro que lo padecía.
    Estamos hablando de gentes que se dicen medianamente inteligentes. Que suelen colocarse a si mismas por sobre nosotros en ese aspecto y deslizan su vida entre la desinformación y la insensibilidad para hacerse eco de esas cosas.
    Después lo ven llorar a Robert de Niro porque el hijo de su amigo director lo padece, y se conmueven.

    ResponderEliminar
  3. Es muy real lo que comentan, por eso es que todos los platos, sean tortilla, pastas, tartas o asado al horno, tienen gusto a vinagre. Esto cualquiera puede comprobarlo, no es algo secreto o misterioso. Y todo lo que se abomba va para las empanadas.

    ResponderEliminar
  4. Fontemierda está desatado, y eso que le salié le reclamo por la pauta para esos 74 metros de papel guadaña berreta que él llama "diario" y "revista noticias"

    ResponderEliminar
  5. Una vez compré pollo con papas fritas en Coto y los tuve que tirar.
    El pollo tenía gusto a buey del siglo XIX y las papas estaban fritas con aceite de ballenato en estado de putrefacción.

    Revista Noticias es pura tapa, Pibe. Las notas explicativas interiores de lo que anuncian pueden venir escritas en Esperanto que da igual.

    ResponderEliminar
  6. Seguramente lo ridícula prohibición de publicar publicidades repercutió favorablemente en las ventas...

    Gracias al gobierno queda al desnudo una de las mentiras más grandes del capitalismo moderno: para vender hay que hacer publicidad.

    Es como yo digo: cuando Coca-Cola hace publicidad seguramente está lavando dinero ya que la publicidad tiene incidencia nula en las ventas ¿o me equivoco?

    Una pregunta ¿por qué los partidos políticos gastan fortunas en publicidad durante las campañas electorales?

    ResponderEliminar
  7. Si, eso es lo que dice el muchacho loco que escribió la nota desde su laboratorio experimental de evaluaciones.
    Porque de agencias que hayan hecho relevamientos en calle; nada.

    ResponderEliminar
  8. Interesante argumento con el cual ya me he topado. Más interesante aún, que muchos de los que lo esgrimen son los mismos que dicen que los medios (los privados con posición dominante, por supu) no tienen influencia en la opinión de la gente.

    A ver...

    ¿La publicidad influye?

    Sí, por supuesto.

    ¿Eso quiere decir que si prohibimos la publicidad la gente dejará de consumir azúcar, carne, verduras, etc, o, incluso, algún electrodoméstico, por más que sea de público conocimiento (eso también entra en el terreno de la comunicación) que esos productos mantendrán precios estables?

    Y, no. Al menos, no necesariamente.

    ResponderEliminar
  9. Este tío es un perverso y más maligno que envase de agroquímico abandonado en el campo...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  10. Y te quedás corta, Hilda.
    Abrazo.

    ResponderEliminar