sábado, 6 de abril de 2013

Es lógico (y la lógica se sostiene con cifras) que Independiente se vaya a la B


Hay tres cosas muy llamativas en lo que ha sido la actuación de Independiente a lo largo del Torneo Inicial y lo que va del Final de este Campeonato 2012-2013.

La primera es que los resultados no reflejan lo que ha sido el despliegue del equipo en la cancha.

La segunda es que los goles que le hicieron son una lógica consecuencia del sistema de contraataque que casi todos los equipos con que se ha enfrentado ha utilizado.
-Y esto siempre es así para todo equipo que se resuelva a atacar casi sistemáticamente (salvo en el caso de Independiente, en el último partido con Vélez, en el que todo el equipo se metió atrás y paradójicamente ganó)-
Pero increíblemente, los goles que el Rojo ha sufrido en su propio arco han sido pocos Es decir; no ha sido la vulnerabilidad defensiva, factor determinante cuando la experiencia lo determina como tal.

La tercera y más grave es que el equipo ha sufrido horrores ofensivamente, habida cuenta de la escasísima cantidad de goles convertidos no solo considerando sus pretensiones, si no tomando en cuenta la media de aún los peores equipos.

32 goles en contra es muy poco para 27 partidos jugados, considerando los 19 del Inicial, más los 8 transcurridos del Final.

1,18 por partido

Pero solo 21 goles convertidos en esos 27 encuentros, es una cifra alarmante por lo baja.
La que da un promedio de:

0,78 % goles por partido

Pero más alarmante aún es la performance de los delanteros (considerando como tales a los puntas y medio-puntas) de Independiente.
O sea, aquellos a los que se les confía la generación de juego para que se concreten anotaciones.
Solo hicieron 8:

0,3 % goles por partido

Y hay algo peor aún; Farías, Caicedo, Montenegro, Benítez, Villafáñez, Leguizamón, Vidal, Pizzini -algunos con todas las posibilidades, otros con pocas, más otros sin ninguna-, no contaron a la hora de sumar en este torneo, ya que el promedio de goles de delanteros para lo que va del mismo ha sido:

0 % goles por partido

Que puede hacer el técnico entonces cuando se para frente a los ocho delanteros y no consigue decidir, con toda lógica a quien poner, para que ayer en el transcurso del segundo tiempo, hiciera ingresar a un chico de las inferiores que haría su debut en medio de la tempestad?

Para colmo, a los pocos minutos de juego debió salir lesionado el Alma del equipo. Y el equipo se quedó definitivamente sin alma, y sin rumbo en este camino al descenso al que solo lo puede desviar un milagro.
Gracias Fabián Vargas, quedarás en nuestro corazón cerca de los grandes que ganaron todo, vos que estás perdiendo todo, pero entregando lo mejor que tenés y por demás.

Ni en mis peores pesadillas hubiera imaginado este presente, yo que tuve la suerte de haberme aburrido de ganar tanto. Tantas copas en tan poco tiempo, ese que estuvo surcado por el mejor, aquel Bocha inolvidable.

La crónica dice:
-"En 1982 Independiente estaba en crisis, hacía 4 años que no se consagraba campeón".

En crisis!!! por cuatro años sin campeonar?!
Y echaron a Nito Veiga por salir dos veces segundo, cuando el equipo jugaba bárbaro. Sin reconocer quizás que había dejado la base para que el Rojo se alce al poco tiempo con la copa del Mundo en Japón.

Esas cosas preocupaban al gran Independiente en esos tiempos. Si supieran lo que se iba a venir un cuarto de siglo después, muchos viejos hinchas habrían creído que se les estaba hablando de la peor película de ciencia ficción futurista.
Pero lamentablemente, es la realidad.

5 comentarios:

  1. El mayor problema es que para pelear el descenso hay que jugar a otra cosa. Con Caruso se salvaban como hizo San Lorenzo, pero no entendieron el juego ni lo que se jugaban. San Lorenzo que ya ha descendido una vez, lo tenía bien claro, si no gano, empato.

    ResponderEliminar
  2. No hay nada más lógico que la pena o castigo por patadurismo para los mismísimos Diablos Rojos sea descender un tiempo a los infiernos.

    Por supuesto que ni al Papa se le puede pedir ayuda para volver a alcanzar ese cielo que queda arriba de la libertadores, ya que no lo conoce.

    Arderemos

    ResponderEliminar
  3. No me afloje Daniel, mire la tapa que les dedica Cornetita Deportiva
    http://kiosko.net/ar/np/ole.html

    ResponderEliminar
  4. La lógica se entiende con cifras y también con la coyuntura.

    Esto no es de "hoy".

    Las cifras son reales. En 27 partidos, apenas ganaron 5. Hoy quedan 11 y para salvarse necesitan ganar 6. Si en 27 no ganaron 5, como hacer para ganar 6 de 11... todo un tema.

    Después, sobre los delanteros, los goles a favor, los goles en contra, etc... esto es mas simple, eligieron mal al DT. Gallego no es mal técnico. Pero no sabe "leer" necesidades. No sabe "sacar resultados" bajo presión. No voy a remitir los casos históricos del citado, pero con hacer un poco de memoria alcanza.

    Y digo que esto no es de "hoy", porque esto viene hace mucho. Por ejemplo, la decadencia y el descenso de river no vino el año antes de irse al descenso, sino una década atrás. Después de ganar todo, vender a sus joyas por mucha guita (la mitad de la teca quedaba en el camino entre comisiones y representantes), no tuvo recambio de "canteranos". Pa colmo, apareció en Boca un tal Carlos Bianchi... y si bien eran campeones, Boca les ganaba siempre. Estaban estigmatizados. Empezó a ganar Boca y en vez de volver a ser fuertes, pasaron a "correr a Boca". Por eso les iba como les iba. Boca seguía ganando y eso hacía entrar en apuro planes, transferencias, etc. Hablo de 2000 en adelante. Gastar mal, comprar jugadores que no les daba el pineé para vestir la camiseta... pero había que ganarle a Boca. Se gastaba mucha plata, se descapitalizaba el club (se iba Saviola joven, volvía Ortega a préstamo por un año) y bueno, desde que boca lo elimina en las semis del 2004 todo fué un caos. Aguilar necesitaba volver a ganar las elecciones y trajo 80 jugadores en 4 años. Todos nombres que hoy nadie se acuerda.

    Llegó un día que estaban jodidos con el descenso... no tenían ídolos en cancha, todos jugadores inexsitentes o viejos actores de reparto que alguna vez tuvieron un presente. Y el descenlase ya lo conocemos. Lo mismo le pasa a Independiente. Este equipo, este juego, el Tolo, la ineficacia de los delanteros... todo sería distinto si no estuvieran tan acogotados por el promedio, pero esto, producido por todas las causas que nombre, condiciona el juego de hoy.

    Es un proceso. Lento, parecía invisible para mucho, pero estaba.

    ResponderEliminar
  5. Y si, hay de todo eso sin dudas.

    -"Estado de coma" nos puso Olé. Lo parió.

    ResponderEliminar