viernes, 31 de mayo de 2013

Asesinaron, nos hundieron económicamente, hicieron desaparecer personas, torturaron, entregaron bebés de mujeres secuestradas en cautiverio, cortaron toda libertad y además...


Abusaron sexualmente de las víctimas con todo el bagaje de su perversión sin límites

Aquí

Entre las mega estrellas, artífices de estos hechos aberrantes, Santiago Omar Riveros,
ya sentenciado a cadena perpetuas por -entre otras numerosas barbaridades-
el empalamiento del adolescente de 15 años Floreal Avellaneda

Campo de Mayo: sigue el juicio con denuncias de casos de violaciones sexuales durante la dictadura

El juicio oral y público por delitos de lesa humanidad cometidos en la jurisdicción de Campo de Mayo, que se le sigue al represor Santiago Riveros y otros tres imputados, reveló "numerosos y escandalosos casos de violaciones" sexuales".

Así lo señaló en diálogo con Télam, Jorge Briozzo, abogado querellante por la Asociación de ex Detenidos Desaparecidos, al referirse a los testimonios ofrecidos por sobrevivientes y familiares de las víctimas ante el Tribunal Oral Federal 5 de San Martín.

Desde el 15 de abril, el ex comandante de Institutos Militares Santiago Omar Riveros, el ex jefe del Arsenal Naval de Zárate Sergio Buitrago, el prefecto Servando Ortega, y el ex comisario Juan Fernando Meneghini, son juzgados por secuestros y torturas durante la dictadura cívico militar en perjuicio de 29 víctimas en la causa caratulada "Buitagro, Sergio y otros".

Campo de Mayo fue uno de los más grandes centros de torturas y exterminio del conurbano bonaerense durante la última dictadura cívico militar
En el proceso ya declararon dieciseis de los veintisiete testigos y, según Briozzo, se estima que las audiencias testimoniales finalicen en junio y la sentencia se conozca en agosto.

Entre los sobrevivientes secuestrados en los primeros días del golpe cívico militar y que prestarán testimonio figuran el ex intendente de Zárate, José Bugatto; su hijo Julio Armesto, diputado de la provincia de Buenos Aires por el PJ; su hijo Luis María, que era militante peronista; Luis Clemente Jorge, ex funcionario del Ministerio de Trabajo, y Daniel Lagarone, ex secretario político de la Juventud Peronista.

Aunque en la elevación a juicio no fueron contempladas las denuncias por violaciones sexuales como delitos en sí mismos, el abogado querellante confía en que los testimonios ofrecidos en las audiencias sean tenidos en cuenta por el tribunal.

Además, se tiene en consideración que a fines del año pasado, la Procuradora General de la Nación, Alejandra Gils Carbó, instruyó a los fiscales de causas por violaciones a los derechos humanos que investiguen como delitos de lesa humanidad los casos de abusos sexuales cometidos en el marco del terrorismo de Estado.

Campo de Mayo fue uno de los más grandes centros de torturas y exterminio del conurbano bonaerense durante la última dictadura cívico militar con 5.000 hectáreas, y allí funcionó una maternidad clandestina y tres lugares de alojamiento de secuestrados.

Se calcula que por los tres centros clandestinos que había en el lugar pasaron unas 4 mil víctimas, de las cuales sobrevivió sólo un diez por ciento.

A esa guarnición eran llevados secuestrados de la zona 4 del Ejército que abarcaba San Miguel, Vicente López, Tres de Febrero, Pilar, Escobar, Tigre, San Fernando, General San Martín, Exaltación de la Cruz, Zárate, Campana y San Isidro.


Se entiende que son violaciones a los Derechos Humanos ejecutadas desde un sitio de poder comprendido en el Estado? Para los que se llenan la boca bastardeando y tergiversando el sentido de los mismos, muchos de los cuales han sido cómplices de estas hienas?

4 comentarios:

  1. Campo de Mayo fue tan siniestro que la Esma pero con menos fama, es que ahi casi no hubo quien sobreviviera para contarlo

    ResponderEliminar
  2. Que se pudran todo estos hijos de puta! Amigo Daniel, un placer volver a leerte, últimamente anduve con muchos quilombos (nada gave) y apenas tuve tiempo de postear. Aguante el rojo y que gne mañana el calamar! Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Los vemos caer presos uno a uno. Que mueran tras los barrotes viendo como se desarrolla la democracia que querian sus torturados...

    ResponderEliminar
  4. Vida en prisión perpetua en cárcel común...
    Pero vida laaaaaaaaaaaaarga y lúcida.
    Y, de ser posible, que no muera así de fácil como murió Videla.

    ResponderEliminar