jueves, 23 de mayo de 2013

“Somos gente normal, que quiere un país normal”

Declaró la diputada Nacional PRO, Soledad Martínez, para la presentación del libro "Estamos"


- Estamos cagando a tiros a los internos del Borda porque ellos son locos y nosotros normales, vio.

- Estamos haciendo pelota los hospitales públicos de la ciudad porque se nos llenan de negros y total los normales ya tenemos prepaga, vio.

- Estamos cagando la educación pública porteña porque los normales estudiamos en el Cardenal Newman como mínimo, vio.

- Vinimos a presentar este broli que ni siquiera leímos porque como dijo un milico encumbrado de la dictadura, el ejercicio intelectual es nocivo. Con Alejandro Rozitchner que es un tipo de lo más normal, vio.


Y aquí la diputada normal rodeada de gente que quiere un país normal


14 comentarios:

  1. El hachero inundador citadino, bien podría ir pensando en el libro que otro le escriba cuando esté preso.
    Sugiero que el titulo siga la linea del que tiene en la mano "Estoy en cana" podría ser.

    ResponderEliminar
  2. Arranquemos diciendo que sobre la palabra "normalidad" podrìamos hablar ocho horas seguidas nada màs que para fijar los primeros paràmtros del debate.
    No hay nada "normal", lo que hay es una legitimaciòn de una u otra cosa y por lo general, la expresiòn "normal" usada en este contexto se refiere al sentido comùn de la clase dominante aplicado a las relaciones sociales y a la selecciòn de tipos ideales (los de Weber no los de CARAS) que son reconocidos como pares o semejantes por los que aluden a la "normalidad"
    La "normalidad" es una peticiòn de principio (en este àmbito, insisto) en donde determinados atributos son establecidos como deseables y otros, rechazados.
    Entonces, pedir un "paìs normal" en realidad significa, un "paìs para nosotros que somos normales", esto es, poseemos los atributos que nosotros consideramos legìtimos.
    Justificaciòn circular, por otra parte, como todo en el neoliberalismo que tan bien practican, incluso un intelectualoide como Rozitchner, cuyo padre, un crìtico punzante y lùcido, debe estar revolvièndose en su tumba.

    ResponderEliminar
  3. Afortunadamente "mi normalidad" es diferente a la de ellos. A mí no se me ocurrirían cosas como desalojar el Parque Indoamericano a los tiros, ni arrastrar de los pelos a una embarazada en un desalojo ni atacar a los internos del Borda, aunque ellos vengan dispuestos a todo y justo se den vuelta cuando la macripolitana se defiende así consiguen lñs veinti pico de balazos en la espalda...
    Decididamente NO ES MI NORMALIDAD... pienso en el pobre Leon Rozitchner ¿Cómo se habrá sentido al ir descubriendo "la normalidad" de Alejandro?
    Abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ja! Pasó de normalmente trotskista a normalmente liberal conservador. Una dulzura el pibe.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo soy anormal y quiero, como quiere la mayoría, un país anormal, cuando más anormal mejor.

    ResponderEliminar
  6. Si "normal" es el panorama que se está viendo últimamente en el mundo desarrollado, me quedo con nuestra anormalidad, gracias.

    ResponderEliminar
  7. Pero no seas así, mirá la foto de los PRO; toman mate, se ríen. Después viene Doña Rosa y le trae una pastafrola...

    ResponderEliminar
  8. Es que precisamente ese es el problema de la oposición. Un abanico de "normalidades", todas ellas excluyentes, cuyo mayor terror es que la cosa "se politice", o, en otras palabras que, los diferentes (ellos)logren mediante el diálogo y la negociación, lo que los "normales" pretenden imponer por la fuerza bruta desde su minoría selecta.
    El problema es que cada grupo "normal" lleva tan al extremo los atributos deseables para pertenecer a su "nosotros" que deslegitima cualquier intento de homogeneizar un rejunte que va desde los milicos de los 70 a la izquierda,pasando por la cúpula eclesiástica; desde los troskos, pasando por los restos de la socialdemocracia a los desechos del neoliberalismo, desde la vieja oligarquía hasta los sindicalistas anti y ex kirchneristas, pasando por el mediopelo TNizado y desagradecido, con ínfulas de clase alta
    Cualquier norma que normalice tales tipos ideales, sería tan amplia que convertiría el "nosotros" en una palabra impronunciable para cualquiera de los que componen la caja de Pandora opositora.

    ResponderEliminar
  9. Demasiado anticuado el "Cristo vence" unificador y normalizador para estos cruzados de la nueva Unión Democrática, Atilio.

    ResponderEliminar
  10. uh uh, esto me suena a la normalidad que pregonaban en la dictadura,y el slogan "los Argentinos somos derechos y humano" . DEJAME CON MI ANORMALIDAD!!!!!!saludos,Gaori.

    ResponderEliminar
  11. Ojalá que sea como el famoso hoy estamos, mañana no estamos.
    Porque estamos dejando que el subte sea una mugre espantosa para que los simpáticos bondis reinen en la 9 de julio, hoy metrobus-vía, ídem en Ramal 1: se extenderá a lo largo de la avenida Roca y será recorrido por la línea de colectivos 91 en toda su extensión, mientras que en algunos tramos lo utilizarán las líneas 28, 115, 188, 44, 76, 80, 101, 114, 117, 141 y 150.
    Ramal 2: correrá sobre la avenida Fernández de la Cruz y será recorrido en su totalidad por la línea 143, mientras que en tramos segmentados circularán también las líneas 150, 101, 6, 23, 36, 46, 76 y 114, desmantelando todo el arbolado y plazoletas.
    Estamos por demoler varias manzanaz para "extender la diagonal sur, uniendo la nada con la nada, para revalorizar los aledaños al ex mercado del plata en aras de pingües negocios.
    Y ya no estamos escuchando a traves de teléfonos pinchados, pero estamos "viendo", por que como dijo el patroncito, los dos que en la encuesta no me vieron presidenciable, sabemos quiénes son.

    ResponderEliminar
  12. gustavo atilio: perdón, pero tu redacción es un poco confusa y no termino de entender si con el "nosotros" estás describiendo a la oposición o al peronismo.

    ResponderEliminar