sábado, 11 de mayo de 2013

Voto directo, reforma judicial, reforma constitucional, presidencialismo, para mí, siempre



El tema de designación de jueces indica que NO HAY FORMA bajo cualquier tipo de elección que fuera que no adquiera un cariz ideológico o hasta partidario, toda vez que todo designante es un sujeto ideologizado por constitución misma.

Entendiendo lo inexorable de esta premisa, esto es así lo efectúe un cuerpo colegiado, corporativo, asambleario o plebiscitario. Ni hablemos del Ejecutivo mismo. En ese sentido, la Ley de Democratización de la Justicia, reduce de plano la determinación de éste cambiándola nada menos que por la del pueblo mismo. Qué más querríamos entonces?
Traducido esto, da con que el desgarro de la oposición ante lo que anticipan el fin de la justicia independiente, es no más que una nueva opereta sin sustento.

Uno puede volcar sus preferencias por un sistema de gobierno, parlamentario -caso Zaffaroni, caso europeo- o presidencialista.
En mi interpretación, esto hace alusión -en la derivación misma de los contenidos conceptuales de apoyo hacia una u otra de estas figuras-, a cuanto más o menos incide la voluntad popular en la configuración de gobierno.
Si bien los parlamentaristas aludirán a que esta representación es exacta en su sistema, los pactos, alianzas y componendas inmediatamente abordadas por los miembros de ese parlamento alejan sustancialmente esa representación de lo que seguramente quiso decir con su voto el pueblo.

Me defino como presidencialista y ésto, al margen de las críticas que sobre ello pueden efectuarse en tanto a la figura de concentración de poder, da sin embargo y probadamente con la mayor y más directa aplicación de la voluntad popular en tanto lo inobjetable de lo que suponen vías más directas de representación en función del voto directo de la ciudadanía.

Desde allí es que apoyo indudablemente esta reforma y desde ya desconfío de las intenciones puristas de la oposición, para variar.
Luego, simplemente, hay que constatar como se eligen jueces en el resto de los países para tener una cabal muestra de la falacia que constituye la postura -que no la hay tal, entre paréntesis- de la oposición.

Como agregado final, entiendo a la Constitución Nacional como una herramienta susceptible a modificaciones permanentes reguladas por determinado plazo temporal en el que habría de convenir, pero que se limite a dar cabida concreta a una generación dada.
En otras palabras, para que mi generación, la anterior y la posterior puedan tener opinión e intervención en su armado, podría ser de unos veinticinco años aproximadamente. Y reniego entonces de la ponderación tabú de la liberal del Siglo XIX, que no deja de tener visión partidaria y se halla sobre todo, fuera de tiempo.

10 comentarios:

  1. Me parece bien la eleccion directa pero en listas especiales del poder judicial y con urnas diferentes de las elecciones presidenciales o legislativas

    Si lo jueces no s epueden afiliar en ningun partido y tampoco los funcionarios judiciales pueden , por ejemplo los secretarios o prosecretarios de un juzgado no se pueden afiliar en un partido . Entonces cuando haces una leccion de los jueces para el consejo de la magistratura , como haces para ponerlos en listas partidarias ? Para mi deberian haber listas de la justicia , si queres jueces nacionales y populares , jueces por la independencia judicial .
    Colegios de abogados retrogrados , colegio de abogados progres , y asi

    Otra cosa que no me gusta es definir cargos por mayoria y minoria , para mi siempre debe aplicarse el sistema Dhont para que siempre existan mas variedad partidarias y mas sectores representados , como la legislatura de la ciudad por ejemplo donde con 3% de los votos entran legisladores y son voces que existen en el sistema

    ResponderEliminar
  2. "Me parece bien la eleccion directa pero en listas especiales del poder judicial y con urnas diferentes de las elecciones presidenciales o legislativas"

    Apoyo. Y si se quiere, para preservar la independencia de los tres poderes, también podrían hacerse elecciones por separado del ejecutivo y el legislativo.

    ResponderEliminar
  3. Secretarios y Prosecretarios no son empleados, son funcionarios, cuando vas a un juzgado, salvo que seas alguien importante o un caso importante, solo llegás a entrevistar uno de estos funcionarios, que a su vez redactan y elevan las actuaciones y sentencias para la firma del juez.
    Nunca menos y abrazos

    ResponderEliminar
  4. Hay algo que dijo Javier y es que solo en un sistema parlamentario podría tener continuidad Cristina, cosa muy cierta. Me arriesgo a perderla por varias consideraciones;
    Si este proyecto no lo puede proseguir y profundizar alguien más, si no refleja eso la esencia de lo colectivo, estamos en el horno y dediquémonos a otra cosa.
    Como creo y me afirmo en la superación de lo viejo por lo nuevo, confío en darle paso a las nuevas generaciones para los cargos ejecutivos encumbrados.
    Prefiero por lo tanto arriesgarme pero no pecar de conservador.

    ResponderEliminar
  5. En mi provincia, Chubut, hace rato que hay representantes del pueblo en el consejo de la magistratura y como dice la nota que les dejo, la experiencia ha sido exitosa (al menos hasta ahora a nadie se le ocurrió anunciar un final catastrófico para la república y especies por el estilo):

    consejo chubut

    Por acá la elección de los consejeros es, digamos, mixta, respecto a lo que sería la elección del organimso federal. Les dejo un link al respecto dónde se describe el procedimiento de elección del consejo:

    eleccion consejo

    ResponderEliminar
  6. Otra cosa que ha tergiversado la oposición es el asunto de asimilar Reforma constitucional con Elección presidencial indefinida.
    Ahí tenemos que la centroizquierda que debería ser por esencia reformista le hace comparsa al conservadurismo que quiere sostenernos en la legislación de hace dos siglos atrás.

    La elección indefinida es un punto más a considerar y si bien muy importante no va con que todos los que nos posicionamos en el reformismo la avalemos.
    Pero no porque se antepone cínicamente nos veamos frenados a poner sobre el tapete y en discusión el resto de la Constitución.

    Personalmente creo que si el pueblo considera que lo mejor es que lo gobierne alguien que representa sus intereses así sea en forma indefinida; en principio le doy lugar, pero también es para mi importante como antes decía que cada generación tenga su oportunidad y para el caso, habría que darle paso a la siguiente. Por lo que no me queda claro que sea partidario de la reelección indefinida y en todo caso y de aceptarlo sería por no más de tres períodos, lo que equivale a dos de los de antes (caso Perón en el '52).

    ResponderEliminar
  7. Comparto practicamente todo lo que decís, salvo que "no me molesta" la reelección indefinida ya que si el voto popular así lo reclama es válido.
    Adhiero al sistema presidencialista pienso que en el parlamentarista se diluye la voluntad popular... Sabemos de las alianzas y los tejes y manejes por un espacio mayor de poder (pensando que los involucrados no están en venta ni en alquiler)
    Me gusta que presidan un ejecutivo con mandato popular (cosa que casi ni sabíamos cómo se hacía hasta el 2003).
    Que los jueces tienen ideología está descartado. Eso se nota al impartir justicia. No sé si tendrían que pertenecer explícitamente a un partido, se me ocurre que serían menos independientes...
    Abrazo

    ResponderEliminar
  8. Todo el mundo tiene partidismo, corresponda o no a un partido determinado. Esa es la verdad, Hilda y ésta reforma viene a sincerar algo de eso.
    Cosa que no tiene porqué ser compatible con que el tipo falle per se a favor de quienes comparten su franja ideológica o partidaria. Si se es realmente independiente y ecuánime se puede juzgar perfectamente en contra cuando las evidencias lo supongan.
    Nos asentamos en la cuestión ideológica para despejar dudas pero nos olvidamos porque todo esto lógicamente se politiza, que un juez se supone debe impartir justicia en base a evidencias y punto.

    ResponderEliminar
  9. Si uno tratara de mirar un poquitín más allá de la nariz, no debiera evitar pensar que aunque los esquemas, los libritos y los manuales sean muy lindos, las cosas bonitas se deben "traducir" a tipos de a pata (o tracción a Audi, que sirve igual) cuyo ámbito laboral es el Congreso (Parlamento, todavía no es) y cuya actividad, si nos remitimos a los opositores que son los entusiastas del parlamentarismo, portan una calidad de gestión entre paupérrima y desesperante.
    Un parlamentarismo a la bartola - hoy - no sirve ni para joda de tinelli - sí serviría para una creciente ingobernabilidad por parálisis, el sueño húmedo de esa derecha tan democrática que nos toca padecer...
    Si hay que afanarle algo a los tanos, que sean algunos tipos de pastas, algunas salsas y no esos sistemas estrafalarios que te pueden regalar un berlusca 1er. ministro y que por otro lado lo condenen por evasor, tratante de blancas o cualquier otra maravilla de las que lo engalanan.
    Y como se ve que a la "diktadora" no tienen nada decente con qué ganarle, encima quieren importar "soluciones".... laburar, nunca, no?.

    ResponderEliminar