sábado, 22 de junio de 2013

Mi amigo Rick le da un broche a este asunto que ya me tiene particularmente podrido. Igual, si lográramos sumar el 66 % para modificarla dirían que ha sido inconstitucional, como esos fusiladores republicanos que se cargaron la Constitución del '49 siendo que ningún juez osó calificar su criminal toma del poder como inconstitucional

CONTRA LA CONSTITUCIÓN

Aquí
Bueno, ahora que ya lo/la tengo acá mirando -porque con ese título usté está acá leyendo como un clavo, le agarré la cara con las dos manos y no la/lo voy a soltar por un ratito. Antes de protestar por esto y por las cosas que vaya leyendo, lea por favor hasta el final, o abandone acá, porque esta reflexión -como todas en realidad- se va desarrollando, desenrollando como un papiro, sale una palabra, una frase, una idea, una reflexión detrás de la otra, una matiza a la anterior y así. Y encima está lo implícito, como en un iceberg. En fin. Ya lo sabe. No se enoje de antemano. Si quiere después. Pero no antes.

Mire, lo que yo le digo es lo siguiente: yo creo que esto con "reformas constitucionales" ya no se arregla. La constitución es algo que ya pasó a usarse como una especie de diez mandamientos que unos sacerdotes -usté ya sabe de quienes hablamos- interpretan a su gusto y conveniencia y lo que es peor, a gusto y conveniencia de los amigos/amados/amantes...AMOS de quienes ya sabemos.

Eso no pasa sólo acá. En España -disculpe la fijación, pero es que pasé media vida ahí- como "no figura en le constitución", las regiones no pueden convocar a un referendum para independizarse. En cambio, cuando Merkel torció una ceja, PSOE y PP en conjunto modificaron la constitución en 10 minutos para "prohibir constitucionalmente" el déficit público. Que es como prohibir llover. Pero que refleja exactamente lo que quiero decir: la constitución es fundamental cuando le interesa a quien le interesa, y cuando le interesa a alguien más grande, se modifica como si fuera el reglamento del estacionamiento de un pueblo chico. No problem.

Observe que escribí constitución con minúsculas. Es a propósito. Ya no merece mis mayúsculas.

A ver. Desde el principio. Constitución. ¿Qué significa? Es lo que constituye. Bueno. esto ya está constituido. Hace 200 años. sí, ya sé que la constitución tiene 160 años. Más a mi favor. La constitución pretende constituir algo que estaba constituido. Usté podrá decir que por algo la hicieron. Y sí. La hicieron para crear una determinada organización política, que de a ratos contenía a Buenos Aires y de a ratos no. Según el humor de Mitre y los mitristas. Según su capacidad de ejercicio de la violencia. Cómo hoy.

Después vino la del 49, su derogación. Golpes, golpes, golpes, incumplimientos de la constitución durante décadas. Y la cargada de la del 94, que con su verborragia descentralizadora sólo apuntó a una cosa: la "institucionalización del caos". Y las comillas están ahí porque institución y caos son incompatibles. Y a la vista está. Una puesta por escrito de la destrucción de los vínculos sociales que grita, ocultamente, el neoliberalismo. Una gigantesca revolvedora de ríos para que ellos, pescadores con redes gigantes, se llevaran todo.

Entonce la constitución, las constituciones, pretenden constituir algo que, o está constituido, o puede ser manipulado, o directamente incumplido.

Como cualquier biblia, según el cura que te toque.

Entonces, ya está bien. Creo que lo único que hay que constituir es una mayoría, una gran mayoría. Que exprese, democráticamente, una serie de acuerdos fundamentales sobre el tipo de sociedad en la que queremos vivir. Así como se hizo con la ley de medios, o las leyes de género(s), debates ejemplares dentro de la sociedad. Que enuncien una serie de derechos y obligaciones, que aseguren el poder vivir en esa sociedad.

O sea, si decimos que todas las personas que vivan en este territorio tienen derecho a comer, a estar bajo abrigo, a tener la mejor salud, a tener la mejor educación, a estar informado y comunicado. Y a partir de ahí legislar. Pero dejar bien claro que esos derechos están por encima de cualquier otra consideración. No hay "seguridad jurídica" que vaya por encima de esos derechos fundamentales. Que no pueda haber ningún Avellaneda que diga que "pagará la deuda con el hambre de los argentinos", ni De la Rúa que diga que "viviremos con lo nuestro" y después les quite la plata a jubilados y maestros y doctores y barrenderos.

Basta de que nos tiren con la "inconstucionalidad". Lo único que debe prevalecer son los derechos de las personas, entendiendo estos vinculados a los derechos de los demás, nunca "la seguridad jurídica" del que se aprovecha de la desgracia.

Y jueces, fiscales, abogados, sólo asegurar que se cumplan las leyes, y dirimir las diferencias entre personas. Qué se yo, cosas tan básicas con el ADN. Usté se preguntará qué tendrá que ver. Mire, debería ser obligatorio que todos dejáramos nuestro ADN, si el ADN son las huellas dactilares, es lo mismo. ¿Sabe cuántas personas que están en la cárcel estarían libres, y cuántos otros presos? ¿Cuántos recursos de todos se ahorrarían en lugar de pagarles a tanto abogado mediático-caradura, y cuánto sufrimiento se ahorraría de víctimas directas, y de las secundarias, como los presos inocentes?

Se la hago corta. Acuerdos fundamentales, ley fundamental, el nombre que a usté se le ocurra. Basta de "constitución". Muerta la constitución, muerta la "inconstitucionalidad" con la que siempre nos martirizaron los poderosos.

Parece fuerte, pero no lo es. Más fuerte es andar parcheando. Es como una casa. Un día se te cayó encima, porque de tanto remiendo no te diste cuenta que debajo ya no había nada.

Este gobierno avanzó en montones de terrenos, y se encargó de enunciar esos avances como derechos. Tenemos una base ahí.

Es imperfecto, sí.

Como todo lo humano. Comenzar por perdonarse las imperfecciones estaría bien. Porque la perfección no existió nunca. Los países "civilizados", "avanzados" amasijaron anteayer nomás a 60 millones de personas. Y no hay peros, eso hicieron, anteayer nomás, no hace 70 años aún, hay unos milloncitos de viejos que pueden ratificarlo personalmente. Criticar desde ese lugar es inconducente, sobre lo "imperfecto que es todo" cuando el marco de referencia es equivocado.

Entonces, desde aquí propongo, ferrocarrilmente, el retiro de la constitución.

Acordar, charlar, juntarse, pensar, cómo asegurar que esta sociedad sea hoy más democrática que ayer y menos que mañana.

Porque...

"Aunque me fuercen yo nunca voy a decir
que todo tiempo por pasado fue mejor

¡Mañana es mejor!"


Rick - Espacio Huinca

4 comentarios:

  1. Están endiosados, pero al fallar tan descaradamente han mostrado su verdadero rostro y eso no va beneficiar a su prestigio ante la sociedad. Como a los medios se les ha ido su aureola de imparcialidad.

    ResponderEliminar
  2. Sin duda que de a poco se le va sacando la sabana al fantasma...¡Es solo un poco más de tiempo!..."Más temprano que tarde" ¡Cristina!.-

    ResponderEliminar
  3. Rosas se negaba a escribir una Constitución porque pensaba que primero había que ponerse de acuerdo entre todos en cosas básicas, se terminó imponiendo una copiada de EEuu, que tampoco se cumplió jamás... Quizás ahora los pueblos estén maduros como para hacer una, porque la que tenemos no nos sirve para nada.

    ResponderEliminar