jueves, 26 de septiembre de 2013

La reflexión de Gustavo



Blogger Gustavo Marcelo Sala dijo...

Resulta curioso como un extenso proyecto político, innovador e inclusivo, inédito teniendo en cuenta nuestros últimos 50 años de historia, y al cual se lo debe evaluar en su totalidad, puede provocar que ciertas categorías políticas pierdan sentido dialéctico de cara a la realidad. Sentenciar que este Gobierno ha dado un giro conservador literalmente mueve a risa. Puede que haya puntos a discutir dentro del fragor del debate, pero endilgarle esa generalidad deviene de una lectura histórica sumamente equivocada. (Hablo de la parte por el todo). Poner como argumento la parte que me conviene para mimetizar el todo que me abruma. Temo que determinadas individualidades militantes nunca dejaron de serlo muy a pesar de ese énfasis colectivista que se suele exponer desde la retórica. Mire mi amigo, yo no estoy de acuerdo con muchas cosas, pero sabe qué, el promedio me da y hasta le diría que me sobra. Si uno ha decidido pertenecer a un colectivo político debe empezar por entender, como decía el Tano Porchia:" que quién se queda mucho consigo mismo se envilece".
De todos modos ya lo manifesté en su momento. El kirchnersmo nunca engañó a nadie. Jamás nos habló desde la izquierda. Siendo un tipo de izquierdas nunca podría sentirme defraudado políticamente por no haber sabido escuchar.

Quizás el problema sea de aquellos que pusieron sus deseos delante de la realidad. El kirchnerimo es peronismo y nunca lo va a dejar de ser, con todo lo que eso implica.

Acaso desde estos espacios no hemos leído criticas muy duras hacia José Pablo Feinmann cuando afirmó que si el kichnerismo deseaba transcender históricamente debía ser un colectivo superador del peronismo por fuera de él.

Entró por la ventana, les dieron 15 minutos y ya llevan una década de reformas por entonces impensadas. Acaso por veteranos sabemos cuánto permite esta sociedad a favor de las reparaciones colectivas. Un Profesor que tuve en Filo, trosko él, me comentó en cierta oportunidad, hablo de principios de los ochenta, que el límite revolucionario de nuestra sociedad era la pila de cuarzo del reloj. Nuestra sociedad ama la salud y la educación cubana, las pondrán como ejemplo cotidiano. Eso sí jamás hará políticamente nada, desde el compromiso revolucionario y la militancia política, para que ambas cosas se den en el seno la Patria. Acaso por viejos sabemos que lo “imposible” (utopías, ideales) siempre será lo que nos va a sostener ideológicamente como seres sentipensantes, pero no es menos cierto que en el campo de lo políticamente posible es donde se dirime la realidad de una sociedad que en muchos aspectos no disimula para nada sus esquizofrenias y egoísmos.



11 comentarios:

  1. Has sido demasiado generoso conmigo Daniel. En tiempos de absurdas fugas y recodos individualistas te mando un abrazo compañero..

    ResponderEliminar
  2. https://fbcdn-sphotos-c-a.akamaihd.net/hphotos-ak-ash4/q71/181430_372734026166678_172432264_n.jpg

    ResponderEliminar
  3. "Entró por la ventana, les dieron 15 minutos y ya llevan una década de reformas por entonces impensadas. Acaso por veteranos sabemos cuánto permite esta sociedad a favor de las reparaciones colectivas."

    Clarito, clarito!

    SH

    ResponderEliminar
  4. Como siempre, muy bueno lo de Gustavo.
    Nosotros somos Ella, abrazos

    ResponderEliminar
  5. Mamita, debo insistir: si envasamos y exportamos la que se fumó el señor Sala superamos la restricción externa.

    No deja de sorprenderme la capacidad de "comerse" la sanata que tienen algunos, cierto infantilismo "ontológico"... Ja Ja...

    Sépanlo: en poco tiempo se termina la comedia, y los que fueron menemistas ayer y kirchneritas hoy serán massistas o scilistas mañana, que siga el baile....

    ResponderEliminar
  6. Si, porque el espacio "panradical" es una llanura de entendimiento, progresismo, claridad ideológica y proposiciones.

    ResponderEliminar
  7. Acevedo es inimputable, Gustavo, no se enrosque. El tipo tiene una mala historia por estos lados. No sólo adolece del sujeto, del verbo y del predicado, hasta ahora no le pudimos sacar ni una idea, ni siquiera con exprimidor. Lo suyo va por otro lado.

    ResponderEliminar
  8. No hay problema; Gustavo ya tuvo un "tête a tête" con Alcides, a raiz del cual Acevedo decidió instalar una ferretería en Indio Rico en sociedad con qwert, otro catecúmeno de los blogs...

    ResponderEliminar