miércoles, 25 de septiembre de 2013

Lucas Carrasco me contestó. Había completado todo lo que quería decirle pero esto que escribió ayer me da para comentar ciertas cosas


Cierto día ingresé en esta blogósfera.
A partir de eso conocí a muchos de quienes llevaban un sitio y se enlazaban a través de los blogrolls.
A algunos así, virtualmente. A unos cuantos, personalmente.

Comprobé como se habían acercado entre ellos en distintos grupos, que como siempre, se extendían por aquí, se acotaban por allá.

El epicentro era el proyecto que lleva a cabo el gobierno mas que nada desde la defensa ejercida para sostenerlo por el embate que sufriera en el 2008.
Aunque con algunos ya nos conocíamos de antes.

Para mí era una experiencia grupal más de las tantas que tuve. Con una adrenalina o energía bastante particular, eso si. Y más virtual que personal en tanto los viejos tiempos donde todo era cara a cara ya que no existía la Red.

Hace unos días quedé varado en esto de los que se fueron de este núcleo donde registrábamos cierta unidad, obviamente, con las diferencias que siempre se dan (y sano es que así sea).

A partir de lo cual comenzó el zanjarse lo que a esta altura parece irreconciliable.

En mi caso, la más pronunciada de estas diferencias se dio con Javier. Pero nuestra relación sigue igual en cuanto al respeto mutuo, en lo personal.
Luego entiendo seguiremos debatiendo las diferencias políticas que se han pronunciado cada vez más, aunque lógicamente ya nos relacionamos menos que antes.
Mientras sigamos en esto es de esperar que nos digamos todo lo que nos tenemos que decir, pero en el plano de las ideas y los posicionamientos.

Con Lucas Carrasco se produjo en cambio algo muy particular.
Nos hemos citado y respondido sin el conocimiento previo que tenía él con muchos de los blogueros con los cuales hoy se diferencia con una impronta cruel, persistente y en lo personal.

De parte de él hacia ellos, digo. Y con un silencio asumido y declarado como posición, de ellos hacia él.
Como en el caso de Gerardo Fernández, a quien sí conozco y entiendo está dolido -no es difícil suponerlo- por ello.
Supongo digo, porque no lo hemos hablado. Ni se lo habré de preguntar dada su decisión de mantener el tema en forma reservada, para sí.

Así se le está contestando mayormente a Lucas. Con silencio.
Y el silencio tiene su significado y también se lee.
La salvedad es la de Oscar Cuervo, con quien en tanto eran bastante amigos, hoy se dirigen el uno al otro más que nada con ironías.

Lo que me ha dado que pensar en todo esto, es que Carrasco era foco de atención de tantísima gente y ante este giro muy pronunciado de su parte, la gran mayoría de esa gente quedó indignada con él.
Algunas por el giro en sí y otras por el trato recibido.
Yo me incluí hace un tiempo entre los primeros y lo habíamos comentado en ese plano de enfado con algunos compañeros.

Carrasco nos denuncia por pretender que aceptamos la corrupción y lo que entiende como desvío hacia la derecha.
A su vez, Carrasco dice sufrir la soledad por ellos dispensada.

Esto ha sido un fenómeno llamativo en la blogósfera del que muy poco se habla, pero existe.

Yo viví esto cuando militaba y es doloroso.
Quiero decir; lo doloroso no es tanto la cuestión de las diferencias, las idas y venidas, sino las fricciones.
Había tipos con los que teníamos tensiones, a veces fuertes y ni sabía porqué. En general soy liviano para esas cosas, las dejo pasar pero he visto casos jodidos; tipos que en el mismo barco se agarraban mal.
Militar, comprometerse, intercambiar da también con eso.

Hoy, en este proceso que arrastró el kirchnerismo están quedando heridas graves.
Bueno, quería decirlo. Y cerrar de una vez mi opinión sobre el tema L. C.

Hay otros casos, como los misiles que van y vienen del sector se diría progresista K con tipos como Manolo y Omix con quienes supe desde el comienzo que jamás me pondría de acuerdo ya que hay una diferencia sustantiva de concepción que he registrado y de manera crucial en los '70.
De todas formas intercambio con ellos y no los estigmatizo por si acaso por aquello.

Yo no era peronista en los '70 porque la Triple A me borró de cuajo el entender como introducirme en semejante amplio arco.
Aunque sin embargo, por su doctrina sencilla, integradora y directa, sí me sentía peronista en tanto su concepción política.

Por esas épocas era adolescente y el peronismo fue crucial en mi vida como en la de la mayoría, lógicamente.

Cierta vez nos fuimos de mochila con cuatro amigos a la costa y los ideales nuestros rodaban y rodaban, con un futuro incierto.
Y más que nada escuchábamos mientras lavábamos nuestras ropas o hacíamos la comida, al mejor -para mi gusto- cantautor que tuvo la Argentina.
Un peronista. El Roque, quien nos hablaba de los ideales, de la ilusión, del proyecto, pero más que nada, de los compañeros...




Y porqué abrí la cosa con Carrasco que en principio ya había cerrado?
Porque me tocaron los tuits que rodean al post que hice sobre él y del que ayer opinó.
Me hicieron volver justamente a aquella época. Me pareció escucharme a mi en esas palabras hablando desde allí.
Y ahora qué? Me he transformado en un conservador, cuatro décadas después?
No lo creo. Espero que no sea así.

Pero porqué Carrasco que manda un mensaje tan emotivo, es luego desde la misma emoción tan despiadado e ingrato con algunos de aquellos que fueron sus compañeros de ruta en estos años? Con quienes además lo sostuvieron?

Hay entre ellos quienes anuncian que comienza una nueva etapa en estas relaciones.
Hay rencor amasado.
Hay silencios que dicen mucho.
Hay heridas que quizás no cierren.
Hay la oportunidad en cada uno de hacer su propio trabajo interno en ver el qué y el porqué de todo esto.

Quizás me arrogo la libertad de opinar sobre esto porque he estado alejado del núcleo más visible de la militancia bloguera K. Por tanto no hablo desde ese dolor.

Vaya a saber como seguirá todo esto...

/Los tuits se leen de abajo hacia arriba en orden a su correlación/


  1. Sentirse aparte, apartado, solo, marginado del mundo, sentirse solo y vencido, son etapas, de buenas gentes, los buenos pierden.
  2. No me ayudes a ser conservador. No me calmes, stand up de los procesos lentos. No me obligues a madurar, no me des como ejemplo tu fracaso
  3. no sé, probablemente no sea un grupo donde yo esté, pero el pesimismo de la inteligencia y el optimismo de la voluntad
  4. La vida con aplausos, con premios, todas esas traiciones a las ideas, a ver: ser libre, pensar, soñar, luchar, vivir ¡algún día venceremos!
  5. Pero ya estoy viejo y no quiero aprender: no creer en las personas es vaciarse, comprarse un alma fría y calculadora, para ganar. Funciona
  6. Y conozco la historia, la teoría, los resultados. Creer en las personas, contra las iglesias, gobiernos, empresas, ejércitos, es errarle.
  7. Son peleas que ya no quiero dar. Cosas que ya no me interesan. Al final siempre termino creyendo en una especie humana que no existe

Esta vez si, chau a este tema. Que sea lo que sea y que cada cual pueda salir adelante de esta encrucijada que mucho tiene que ver con la derrota en las PASO, de la mejor manera.

18 comentarios:

  1. hace rato que es claro que Lady Carrasco esta facturando para Perfil, su pelotudez verborragica bloguera no es ad honorem

    ResponderEliminar
  2. Daniel, esperaba no leer nunca mas en este blog, ni en ningun otro, temas relacionados con el pibe que se cayo al abismo. Porque siempre sospeche que Carrasco era borde y hoy confirmo que no pudo conservar mas el equilibrio y se fue de cabeza, problemas de él.
    Entiendo que necesites esta despedida del tema, lo respeto y lo comparto
    Un abrazo
    Marta

    ResponderEliminar
  3. Resulta curioso Daniel como un extenso proyecto político, innovador e inclusivo, inédito teniendo en cuenta nuestros últimos 50 años de historia, y al cual se lo debe evaluar en su totalidad, puede provocar que ciertas categorías políticas pierdan sentido dialéctico de cara a la realidad. Sentenciar que este Gobierno ha dado un giro conservador literalmente mueve a risa. Puede que haya puntos a discutir dentro del fragor del debate, pero endilgarle esa generalidad deviene de una lectura histórica sumamente equivocada. (Hablo de la parte por el todo). Poner como argumento la parte que me conviene para mimetizar el todo que me abruma. Temo que determinadas individualidades militantes nunca dejaron de serlo muy a pesar de ese énfasis colectivista que se suele exponer desde la retórica. Mire mi amigo, yo no estoy de acuerdo con muchas cosas, pero sabe qué, el promedio me da y hasta le diría que me sobra. Si uno ha decidido pertenecer a un colectivo político debe empezar por entender, como decía el Tano Porchia:" que quién se queda mucho consigo mismo se envilece".
    De todos modos ya lo manifesté en su momento. El kirchnersmo nunca engañó a nadie. Jamás nos habló desde la izquierda. Siendo un tipo de izquierdas nunca podría sentirme defraudado políticamente por no haber sabido escuchar.

    Quizás el problema sea de aquellos que pusieron sus deseos delante de la realidad. El kirchnerimo es peronismo y nunca lo va a dejar de ser, con todo lo que eso implica.

    Acaso desde estos espacios no hemos leído criticas muy duras hacia José Pablo Feinmann cuando afirmó que si el Kichnerismo deseaba transcender históricamente debía ser un colectivo superador del peronismo pore fuera de él.


    Entró por la ventana, les dieron 15 minutos y ya llevan una década de reformas por entonces impensadas. Acaso por veteranos sabemos cuánto permite esta sociedad a favor de las reparaciones colectivas. Un Profesor que tuve en Filo, trosko él, me comentó en cierta oportunidad, hablo de principios de los ochenta, que el límite revolucionario de nuestra sociedad era la pila de cuarzo del reloj. Nuestra sociedad ama la salud y la educación cubana, las pondrán como ejemplo cotidiano. Eso sí jamás hará políticamente nada, desde el compromiso revolucionario y la militancia política, para que ambas cosas se den en el seno la Patria. Acaso por viejos sabemos que lo “imposible” (utopías, ideales) siempre será lo que nos va a sostener ideológicamente como seres sentipensantes, pero no es menos cierto que en el campo de lo políticamente posible es donde se dirime la realidad de una sociedad que en muchos aspectos no disimula para nada sus esquizofrenias y egoísmos.

    Disculpá la extensión Daniel. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. basta de lucas carrasco por favor ! quien es este tipo? a quien le gano? que se vaya con tnbaum o larrata que le gustan tanto, que se deje de joder ,no le den mas pelota!

    ResponderEliminar
  5. lucas carrasco siempre me pareció un tipo demasiado interesado en hablar de minas, lo demás era relleno.

    ResponderEliminar
  6. Advertencia preliminar: le tengo mucho cariño a Lucas. En una oportunidad le dije que debía ser consciente de que aún sin proponérselo, él se habia transformado en un referente para muchos y que eso le había cargado una mochila de responsabilidad talvez no querida por el mismo. Que debia tratar de asimilar esa carga y proceder en consecuencia. Me parece que lo superaron los acontecimientos...

    ResponderEliminar
  7. ¡Fuerza Dani!¡Ya casi es una novela de Corín Tellado!¡No aflojés!

    ResponderEliminar
  8. El tal Lucas relojea la impronta del periodismo lanatista y ve un filón. La figura del K arrepentido garpa en este fin de ciclo y la guita le resulta buena venga desde donde venga.Su única militancia es la de sus vicios cada vez más caros de financiar.

    ResponderEliminar
  9. "Ser libre, soñar, pensar, vivir". Además de que se suma al club de los que piensan la política desde dilemas existenciales exclusivamente propios (me hacen acordar al capítulo 90 de Rayuela)...

    Además, acá creo que en planteos como ese lo que hay es una extorsión, que hay que limpiar del camino. Casi ni busca disfrazarse. ¿"no me des como ejemplo tu fracaso"? ¿¿?? ¿Y el contraargumento lógico, cual vendría a ser: "no me des como ejemplo tu éxito"?.

    Ajá. Así que todos seríamos predicadores del ejemplo (cosa que no somos, por si hiciera falta aclarar) pero la diferencia es que Lucas no sería un "fracasado". Entonces ¿quién le quiere vender algo a quién acá? ¿Quién está poniendo lo que es sólo un modo de elección puramente subjetiva, personal, privada, por sobre la de otros?

    Además ¿Cuál "éxito"? "Ser libre, soñar, pensar, vivir". ¿¿??

    Básicamente, él sería (¿quiere vender que es?) un "librepensador", que "cree en las personas", mientras el resto del mundo (¿o sólo el resto del kirchnerismo?) serían unos arriados deshumanizados frívolos...

    ¿Y eso vendría a ser una postura "humana", que "cree en las personas"?

    Más bien se parece bastante a un intento de manipulación. Fría, inhumana, calculadora, conservadora. Es decir, todo lo contrario de lo que dice que es.

    ResponderEliminar
  10. El tema me disparó un post, al que le interese: http://desperdiciotemporal.blogspot.com/2013/09/la-h-de-mas.html

    ResponderEliminar
  11. que lindo tema Daniel. Digo, Roque Narvaja. En cuanto a carrasco, ya sabe, amo como escribe y me parece una bosta.
    Nosotros, los que nunca fuimos peronistas ¿por que no vamos a pelear? Escuchemos a Narvaja: hoy no me pidas nada, hoy soy una amante de carton : aguanta, aguanta........

    ResponderEliminar
  12. Nilda;
    y también llevábamos el que fue el álbum anterior a este, donde está esa canción, para mi impresionante que dice:

    -"Cuidate, cuidate que no se puede en este teatro, abrazarnos, ser humanos. Cuidate, cuidate que está prohibido haber vivido con este amor desesperado"

    ResponderEliminar
  13. Me pasó conocer a lucas, me pasó que me cayó bien el tipo, que me gustara su estilo de escritura (no siempre lo que decía) y me pasó percibir que para más de uno, el gusto por Carrasco era más afecto que otra cosa, notable porque era gente que lo "conocía" tanto como yo, o sea, poco y nada fuera de la pantalla del monitor.
    Me pasó ver el efecto que la defección, traición (como prefieran llamarlo o sentirlo) de Lucas produjo en algunos - la cosa creo que es simple y serratiana, "entre los tipos de la bloguería nac&pop, hay algo personal". Unos más, otros menos, otros nada.
    Los caminos se abrieron, las miradas cambiaron y quizás lo que corresponda sea dejar que el "fenómeno" Carrasco, sencillamente se extinga, se termine, ya no hay mucho (o nada) en común, que los lastimados cicatricen y chau; no va a ser ni el primero ni el último chasco en la vida de nadie. Ni en la de él, claro.

    ResponderEliminar
  14. Cuán generosos hemos sido con cada boludo, y en tu caso, creo que lo seguiste siendo hasta el final de este post.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  15. Alfre, no es mi intención defender a Carrasco, pero sos una máquina de decir gansadas. Fijate lo que escribís porque solo se sostiene si sos binario y unidimensional.
    Una sugerencia: date una vuelta por un analista, porque me parece que te hace falta.

    ResponderEliminar
  16. ¿Que yo te contesté en twitter?
    Uh, flaco...
    No, no fue así. Igual, entendé lo que quieras. Ya llevás como tres post despidiéndome. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Si, esperaba que dijeras eso. No está bien dicho que contestaste. Pero introducir el post en medio de ese correlato en twitter es una manera de contestar.
    Tampoco te despido a vos. Digamos que despido el tema de los posicionamientos. Que porqué ahora estás en esa, que porqué antes. No más que eso.
    Abrazo.

    ResponderEliminar