domingo, 29 de septiembre de 2013

Nunca le vemos la cara a un juez pero lo épico fue el caceroleo bancando a la "justicia independiente"


La trucha de este psicópata está reemplazando a la del portero Mangeri en los noticieros. Pero nunca vemos la de un juez, de esos que se tomaron tan a la liviana las múltiples denuncias que llovieron sobre este sujeto.

Como si fuera poco, alguien dentro del juzgado violó la confidencialidad de la declaración de sus hijas y las expuso frente a la opinión pública.

En esto la "prensa libre" tampoco se hará cargo si en un futuro este tipo queda libre como hoy lo está el múltiple asesino y cacerolero Barreda.

Pero lo importante es seguir dando manija al tema de la inseguridad en este país superpoblado de cínicos que la juegan de republicanos.


7 comentarios:

  1. Lo irónico es que los jueces tampoco tienen tan buena fama, fuera de la protección mediática que reciben.
    Le puedo asegurar que conozco gente que putea contra los jueces casi tanto como contra Cristina. Más allá de que hablen de "justicia independiente" cuando fallan en contra del estado nacional.

    ResponderEliminar
  2. Pepe Ingenieros dice:
    La justicia es el equilibrio entre la moral y el derecho. Tiene un valor superior al de la ley. Lo justo es siempre moral; las leyes pueden ser injustas. Acatar la ley es un acto de disciplina, pero a veces implica una inmoralidad; respetar la justicia es un deber del hombre digno, aunque para ello tenga que elevarse sobre las imperfecciones de la ley.

    La perfectibilidad social se traduce en aumento de justicia en las relaciones entre los hombres. Esa creencia ha embellecido las inquietudes que en todo tiempo agitaron a los núcleos más morales de la humanidad, y es de augurar que cada generación las renueve con creciente fervor en el porvenir. El mayor obstáculo al progreso de los pueblos es la fosilización de las leyes; si la realidad social varía, es necesario que ellas experimenten variaciones correlativas. La justicia no es inmanente ni absoluta; está en devenir incesante, en función de la moralidad social.

    Todos los ideales melioristas tienen la justicia por común denominador y todos anhelan desterrar de la sociedad algún desequilibrio. La justicia tiende a orientar la estimación hacia la virtud, el bienestar hacia el trabajo, la honra hacia el mérito; y es, por eso, la cúspide imaginaria de la moralidad, que sólo puede admirar esos fecundos valores sociales. Cuando por ello se mida a los hombres, habrá justicia en los pueblos; y no es varón justo el que no contribuye al advenimiento de esos valores en la medida de sus fuerzas.

    24. Los intereses creados obstruyen la justicia. Todo privilegio injusto implica una inmoral subversión de los valores sociales. En las sociedades carcomidas por la injusticia los hombres pierden el sentimiento del deber y se apartan de la virtud. El parasitismo deja de inspirar repulsión a quienes lo usufructúan y encenaga a las víctimas en la domesticación. Los hombres viven esclavos de fantasmas vanos y la honra mayor recae en los sujetos de menores méritos. La justicia enmudece y se abisma.

    Cuando en la conciencia social no vibra un fuerte anhelo de justicia nadie templa su personalidad, ni esmalta su carácter. Donde más medran los que más se arrastran, las piernas no se usan para marchar erguidos. Acostumbrándose a ver separado el rango del mérito, los hombres renuncian a éste por conseguir aquél: prefieren una buena prebenda a una recta conducta, si aquélla sirve para inflar el rango y ésta apenas para acrecentar el mérito. Los hombres niéganse a trabajar y a estudiar al ver que la sociedad cubre de privilegios a los holgazanes y a los ignorantes. Y es por falta de justicia que los Estados se convierten en confabulaciones de favoritos y de charlatanes, dispuestos a lucrar de la patria, pero incapaces de honrarla con obras dignas.

    Loados sean los jóvenes que izan bandera de justicia para aumentar en el mundo el equilibrio entre el bienestar y el trabajo. Sin ellos las sociedades se estancarían en la quietud que paraliza y mata; la cristalina corriente del progreso que jamás se detiene, tornaríase mansa estabilidad de pantano que asfixia. Loados los que conciben más justicia, los que por ella trabajan, los que por ella luchan, los que por ella mueren. Son plasmadores del porvenir, encarnan ideales que tienden a realizarse en la humanidad.

    ResponderEliminar
  3. Mientras, en el mundo real, lejos de kirchnerlandia...

    "Como reveló una investigación de LA NACION, el empresario kirchnerista Cristóbal López y su socio, Carlos Fabián de Souza, a través de Oil Combustibles SA, compraron activos de Petróleos Brasileiros SA (Petrobras) en la Argentina (refinería San Lorenzo, unidad fluvial y 345 estaciones de servicio) y se apropiaron así de más de $ 1200 millones de impuestos que se dejó de pagar a la AFIP."

    Qué pícaros amiguitos, con nuestros pesitos hacen negocitos y se llenan los bolsillitos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Investigación de La Nación u operación de La Nación? Recuerde anónimo el protagonismo de La Nación en el caso Skanska. De todos modos abrimos la posiblidad de que el tiempo nos devele certezas. Lo que es seguro es que llama poderosamente la atención que Mata nunca haya sido ni tan siquiera investigado por la justicia de nuestras tierras. De todas maneras sabemos que si la investigación es cierta el grupo que usted menciona no tendrá el beneficio de una cautelar que dure 10 años. como tiene que periódico cercano a los intereses de Fayt. Claro, seguramente para usted, los dineros con los cuales La Nación hace pingues negocios no son "públicos", son solamente de un Estado que necesario eliminar.

    ResponderEliminar
  5. Además, que mierda tiene que ver con el post, el noticiero al instante que nos manda el cacerolo republicano del mundo real este.

    ResponderEliminar
  6. Che, anónimo, vos que sos taaaaan inteligente, ¿te fijaste en el tono que usó lalalanación para esa "investigación"? - ¿era de "periodismo serio" o vulgar envidia en el deporte de joder a la AFIP?.
    Mirá, pá mí que lo van a entrevistar al lópez ése, para ver si les da un cursito y mejorar su perfomance evasora, si no lo entrevistan, es la opereta número 13.903.
    Además, pobres, mirá si fayt crepa antes del 2015, los mata la "inseguridad jurídica".

    ResponderEliminar
  7. muy bueno, coincido totlamente con vos.

    ResponderEliminar