sábado, 12 de octubre de 2013

Cuando el Estado que persiste en tener trabajadores en negro, precarizados, tercerizados, dibuja un fraude con los índices de desempleo. Cuando los privados cultivan el cinismo y negrean sin límites. Cuando los sindicatos toman actitudes cuasimafiosas. Cuando la izquierda combativa oculta su desinterés por el otro con una falsa cara humanista



Total de trabajadores asalariados: 12.236.181

8.003.394 son trabajadores registrados

4.211.409 son trabajadores no registrados

1 de cada 3 (34,4%) se encuentra en situación vulnerable a causa de la precarización. 

3.109.914 trabajadores están tercerizados.

Con diversos contratos laborales devenidos de precarización o fraude laboral.

Jorge Duarte:
-“La precarización es un fenómeno que se presenta en el mercado laboral pero que se extiende a todos los niveles de la vida de los trabajadores que se encuentran imposibilitados de cubrir sus necesidades básicas. Por lo tanto, precarizar el trabajo, es precarizar el acceso a la salud, precarizar el acceso a la educación, precarizar el acceso a la vivienda y termina imposibilitando la realización de los trabajadores como individuo. La precarización muta en tercerización o en trabajo no registrado, en definitiva son diferentes formas fraude laboral”.

Tercerización y trabajo en negro persisten en TODAS las administraciones del Estado.

El Estado evasor pierde así condición moral para zanjar en el tema.
Un privado que evade puede aludir tranquilamente a eso.
Y? Qué hacemos?

Pongamos que no alcanza el dinero para un blanqueo laboral completo en el Estado.
Supongamos que esto se hubiera sincerado dejando de tomar trabajadores en la administración pública.

El índice de desempleo volvería entonces a los dos dígitos.
Solo se me ocurre que esto podría haberse compensado trabajando duro en imaginar y crear empleos.
Si algo saliese mal, como salió mal la intervención en Massuh, donde se dilapidaron 500 millones, esto debe suplirse con consultorías no necesariamente viciadas de afán por el acierto (lo que aumentaría el costo por consultorías).

Pero si el IVA está extendido, desde el 10,5 al 21 %, lo que menos puede hacerse es devolver su recaudación en trabajo digno para los más necesitados que lo erogan hacia el fisco sin la menor posibilidad de eludir un solo centavo.

Alguien tiene idea de cuanto se evade en la actividad privada?
Ni quieran saberlo.

Es claro que este gobierno generó una cifra récord de puestos de trabajo, pero hace rato es hora de pensar como ir emergiendo hacia una situación laboral acorde a una corriente en administración que se dice progresista, nacional y popular.
Y la deuda en ese ámbito es grosera. No podemos seguir jodiendo con esto.

Puede haber errores, pero considerando procurar la inserción por otra vía que la fracasada.

Por ejemplo: se genera una cooperativa o una Pyme. No funciona bien. Se la recicla entonces y se dispone la gente para otra actividad.
Hasta que se acierta.

Si alguien no tiene voluntad de laburo, se lo despide. Esos son los menos.
Pero lo apunto exactamente aquí porque es ese un factor que atenta también en el éxito de un emprendimiento, donde uno boicotea al resto de sus compañeros.

No es cuestión de soportar gente que jode como vi joder gente en la administración pública (siendo que nunca trabajé en el Estado), donde a partir de meras visitas, comprobaba como había tipos que gastaban toda una mañana claringuilleando y boludeando por demás.

El afán de la derecha es generalizar, universalizar ese tipo de conductas.
Para demostrar que eso es falaz no basta con discutirlo, hay que abocarse en la búsqueda de actividades realmente productivas, con una actitud sinceramente productiva.

Si se tiene voluntad y no tantos recursos; si se quiere, se puede.
Otra vez;
suplantar y superar al Estado negrero.

Es imposible entender como a esta altura de las cosas, por todo lo que se lucha, exista gente en negro, precarizada, tercerizada y maltratada en el Estado.
Desde allí, nada puede reclamar ese Estado en lo moral.
Desde allí, un privado que hace lo mismo se autojustifica.

Luego, uno sabe que es difícil combatir el negreo en la actividad privada.
El privado suele levantar el argumento cínico de que de otra forma no puede tener empleados. De los que suele jactarse declamando que "les da de comer y viven gracias a él".
Es simple la cosa; si no podés tenerlos de otra manera, arremangate y hacé el trabajo que ellos hacen, vos mismo. Y si no podés, jodete.
Pero esta farsa tiene que parar.

Y por otro lado tenemos la farsa de aquellos que percibiendo un buen salario, acuden a figuras mentirosas para parar servicios esenciales a la comunidad.

Cierta vez acudí de urgencia al Hospital de San Martín. Allí por el 2000. Y estaba de paro. Pero completo. La guardia estaba de paro!
Te podías morir ahí mismo, sin exagerar.
Y si algo grave ocurre, acuden a la defensa corporativa. Un asco.

Eso no es una conducta de reivindicación laboral. Esa es una actitud criminal.
Hay sindicalistas y gente que los sigue a quienes no les importa nada.

El factor humano en esa gente jamás es puesto en consideración por aquellos que ejercen una representación a ciegas. De manual.
Generalmente, la izquierda combativa sabe muy poco de productividad porque le suele huir al tema como si fuera un tabú.
Si se sinceraran en importarle el otro y pusieran más el acento en sus funciones laborales, podrían dar un salto de calidad que resignan en hacer politiquería barata donde hacen puré cualquier índice serio manejando consideraciones falsas en todo indicador.

Cómo se puede denunciar que un tren sale supuestamente con los frenos jodidos de taller si son ellos los que controlan la salida de los trenes de taller?!

Todo este tema es una cosa de locos.
Cada cual cuidando su ranchito. De terror.

11 comentarios:

  1. Cuidado que estas a un paso de ser un arrepentido k

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, 12 de octubre de 2013 11:32

    Cuidado! una cosa es ser un arrepentido k y otra muy diferente es
    discutir adentro del movimiento criticando las actitudes erradas
    y/o miserables de los que están en la cocina de las decisiones.
    Fácil, bien fácil es que cuando amenaza tormenta, hacerse el boludo,
    "buscar otro techo", desconocer lo que sostuviste hasta ayer y salir
    a revolear mierda poniendo cara de engañado.

    PD: Daniel, muy buenos post.

    ResponderEliminar
  3. Es una de esas cosas que duelen y duelen más aún porque uno se siente parte de una sociedad hipócrita que critica el negreo pero lo practica impunemente. Yo conozco casos en mi propia familia de gente que repite el sonsonete de "yo le doy laburo" para justificar que pagan una miseria de sueldo a sus empleados, y en negro, y tienen "la chica que me ayudo" y el pibe que "me da una mano". Pero del empleo en negro la culpa es del Cristina (dicen).
    El estado debería dar el ejemplo (sí, es difícil, sí tiene costos, no garantiza votos, pero patear la pelota para adelante lo empeora), aún a riesgo de no ser imitado.Lo veo difícil...

    ResponderEliminar
  4. Bueno, es que el ADN K es jodido y la gente, pobre, tiene que protegerse, hace un ratito, pasó el sodero: "aumentó la soda", "es que aumentó todo, el gas el 11%".
    Y es la "inflación descontrolada" que los obliga - de nuevo, pobrecitos - a aumentar el 33%, así de un saque, el triple del único aumento de costo que pueden justificar.
    No hay que hacerse drama, se viene la rebolución, un obrero al poder, pitrola al gobierno y los helicópteros al suelo con algunos K adentro, así hay "justicia", tal como pide este monaguillo de las nobles causas.
    Reconozcamos, Daniel, nuestra inmoralidad básica en este valle de justicia y decencia y devolvamos el país y disolvamos este estado, de malestar, obvio de toda obviedad, que para ser bueno, es de ellos, los buenos, castos y puros... como la mierda, vió?, que es tan pura y casta....
    Y el sodero que reparte está en negro azabache.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno, Daniel.
    Es una crítica fundada y válida.
    El tema del empleo estatal es muy importante en el NOA, donde las municipalidades de ciudades pequeñas y pueblos funcionaron muchas veces como amortiguador de la exclusión neoliberal antes. Eso, por supuesto, no justifica el negreo laboral en absoluto.
    Un déficit éste que elaborás, compartido además por la dirigencia sindical, preocupada por el vértice de la pirámide de laburantes en blanco y que no se preocupó jamás por los laburantes en negro.
    Se hacen cosas para promover el blanqueo, pero no sólo es difícil por cuestiones culturales sino que se pone en la balanza también las consecuencias de ir con los tapones de punta y afectar actividad y consumo...
    Es complicado, pero uno de los desafíos mas importantes que tenemos por delante.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. No se cuántos trabajadores en negro tendrá el estado, los sobredos..., los soderos... mi pava, cuendo empecé a comprar agua en bidón autoservice, se empezó a poner reblanca, con sarro, o sea , gastaba mi plata y mis deseos de agua mineral, en agua de la canilla , con suerte, del sodero. Aysa, hoy, me da mejor agua que el sodero.
    Creo que el momento para reclamar por quienes estén con algún contrato, y habrá algunos que rogaron por ese contrato, y no porque no haya trabajo, es despues del 27 si estamos de acuerdo en que esta administración es la mas cercana a nuestros ideales. sino hagamos como los españoles, elijamos a quienes ya están anunciando que nos destruirían para"salvar" a los bancos.

    ResponderEliminar
  7. Si don Daniel, la verdad que desconozco el manejo/rosqueo del empleo estatal, pero no creo que la razón se deba a cuestiones de plata, independientemente del nivel, desde el municipal hasta nacional.

    Es más, arriesgaría que blanquear a esa gente no es motivo de inflación. Tampoco lo sería mejorar los sueldos de aquellos en blanco inclusive.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. No entiendo qué de combativo tiene esa izquierda inútil

    ResponderEliminar
  9. Es verdad, le puse la denominación de memoria. Lo único que pueden combatir son las cucarachas de los comités.

    ResponderEliminar
  10. A mi no me engañás, hiciste el post para sintonizar con Luquitas, pobre negreado por el aparato de prensa K.

    ResponderEliminar