viernes, 18 de octubre de 2013

La incongruencia actual en el debate y el caso "la plata de los jubilados"



En momentos pre-electorales surgen de manera asidua los debates.
Mientras no se pare la pelota para imponer reglas sensatas donde se establezca una premisa básica para los mismos, la cosa seguirá enviciada y el componente principal seguirá siendo el efectismo para este tipo de encuentros.

Para el caso, si se va a hablar de Anses, debería establecerse que estamos ante un organismo que recauda dinero compuesto en un 44% de impuestos generales y un 56% de aportes y contribuciones con el cual se genera un Fondo de Garantía de Sustentabilidad cuya estrategia es establecer inversiones a fin de que ese dinero se manifieste en obras, beneficios sociales, genere trabajo y se reproduzca productivamente.

Derecha e izquierda coinciden en que dicho dinero debería permanecer estanco en una cuenta evitando férremente se lo toque. Y sometido de esa forma a un evidente deterioro financiero.

Entonces tenemos a Gabriel Solano, candidato a diputado nacional por el FIT, en CN23 ayer por la noche recurriendo una y otra vez a aludir a "la plata de los jubilados".
Allí es donde habría que detener el debate aludiendo a que no existe tal cosa. Porque de otra manera partimos de una base de discusión errónea para que todo lo que de allí se derive navegue hacia un destino falaz.

Luego, sería propio aludir ya en debate, a que bajo impulso del actual gobierno ingresaron 9 de cada 10 sujetos de la población pasiva al sistema previsional de reparto.
Considerando además, beneficios plus como el de jubilación de ama de casa, donde algunas mujeres han obtenido por esa vía, dos ingresos.
Por supuesto que hubiésemos conseguido más recursos de dejar a esa enorme porción de pasivos sin ingreso alguno, en estado de parias por no haber sido depositados en forma sus aportes en el pasado.
En todo caso, la responsabilidad le correspondería a los anteriores gobiernos, donde se estableció un marco de instrumentaciones de las relaciones laborales tan drásticamente salvaje que cada cual quedó liberado a su suerte.

De esta manera, quien condujera ayer el debate del candidato del FIT con la candidata a legisladora porteña de Alternativa Popular, Fernanda Vallejos, se vio desbordado absolutamente en base a un temario que había pre-establecido, para que el evento se convierta en lo que generalmente nos hemos acostumbrados a ver; una suerte de chillidos espasmódicos y la negación con la cabeza a cualquier cosa que exprese el oponente.
Ni hablar de Pino en el debate de senadores por TN, cuando copó la parada, utilizó arbitrariamente el tiempo de todos para sí a fin de gritar consignas desarticuladas reducidas en meros enunciados como "Chevrón", "Barrick Gold", "Lázaro Báez", "Mentira", de manera compulsiva e irrefrenable.

Por el lado de Vallejos, tampoco se avino a discutir en forma la problemática de la precarización laboral, remitiéndose una y otra vez al logro del gobierno en haber hecho descender unos 15 a 20 puntos el trabajo en negro para la década.
Se la podría ayudar diciendo que ese índice sería aún mayor considerando el amplio porcentaje de desempleados que pululaban en aquellos días, pero Solano le recordó con propiedad que es indisimulable que exista trabajo precarizado en el mismo Estado hoy, después de años de sostenido crecimiento sin solución de disminución siquiera en los parámetros en que se produce. Y que incluso se sostenga esta práctica en el mismísimo Ministerio de Trabajo.

Muy poco se lleva el espectador de estos debates. Muy poco para que luego esto sea confirmado en la puntualización que suelen hacer los medios por un error o una frase infeliz de alguno de los expositores. Cuando la materia necesaria de análisis debería ser la sustancia de lo desarrollado ante cada punto.
Mucho grito mezclado, mucha compulsión cruzada, mucha interrupción y superposición de temas, mucho irse por las ramas, da con que cada cual acuda a intentar fortalecer su posición prefijada por si tal candidato fue mas sagaz que el otro, o a confundirse aún más si su deseo era intentar asimilar algo sustantivo de haberse sentado a escuchar con la más abierta predisposición.

32 comentarios:

  1. Una corrección Daniel: el Fondo de Garantía de Sustentabilidad son los activos (bonos, acciones en empresas, plazos fijos) transferidos al Estado desde las AFJP. Con eso se sostienen programas como Procrear o la tarjeta Argentina, o préstamos para inversiones productivas como Atucha II. Eso no integra el presupuesto nacional, ni se usa para pagar jubilaciones y pensiones. Estas se pagan con los recursos corrientes de la ANSES que son los del 44 % de impuestos (más o menos, es variable) y el 56 % formado por los aportes personales de los trabajadores y la contribución patronal de los empleadores. Esa plata sí se destina en un 100 % a pagar los beneficios previsionales, todos los meses. La zoncera común confunden una y otra cosa bajo el rótulo "La plata de los jubilados" que es inexacto porque la plata en todo caso es de los trabajadores, que el día de mañana cuando sean jubilados, cobrarán su jubilación con la plata de otros trabajadores.

    ResponderEliminar
  2. Gracias amigo; justamente esto es lo que hace falta.
    Que alguien se anticipe en el debate a dar una explicación tan rigurosa y específica como la que traés sobre el objeto del que se va a discutir.

    ResponderEliminar
  3. La Corriente me gano de mano. Acerco un link a una muy buena explicación de por que es un mito eso de "la plata de los jubilados" (un articulo corto con varios detalles que vale la pena leer):

    link al articulo sobre la plata de los jubilados

    Dejo otro link de un suplemento económico sobre el mismo tema, ahora con una contextualización más histórica y técnica:

    link al suplemento

    ResponderEliminar
  4. Mas info:
    Dejo un link a un documento (PDF) de un informe sobre el uso de los fondos de pensión en diferentes países del mundo:

    clic para descargar el PDF

    ResponderEliminar
  5. El quid de la cuestión, más alla de la equívoca referencia a "la plata de los jubilados", cuya objeción comparto, está dado por la enorme deuda intraestatal que ha acumulado el Estado con el Banco Central, siendo dable señalar en tal sentido que dicha deuda asciende al día de hoy a la exorbitante suma de U$S 51.308.000.000 (si con todos esos ceros), que explican en gran medida el nivel actual de las reservas, las dificultades para que repunten y las perspectivas proyectadas en tal sentido, que son alarmantes, dado que la deuda acumulada en estos años no será saldada por este gobierno, porque éste entiende que las deudas internas son de mentirita, a diferencia de las externas. De ello se colige que a este ritmo, cuando termine su mandato Cristina, el que la reemplace se encontrará con un Banco Central con reservas a los niveles del 2001 y con una fenomenal deuda intraestatal, con el plus de que parte de los fondos adeudados ni siquiera fueron afectados a causas de utitlidad pública, sino privadas (ustedes me entienden Boudou, Baez y Cía.). En fin, mientras este país siga siendo gobernado por multimillonarios codiciosos, rodeados de funcionarios y empresarios inescrupulosos que no pueden justificar sus dineros malhabidos (como es el caso del vicepresidente), este país seguirá carreteando en la pista de aterrizaje sin poder despegar. Cocho.

    ResponderEliminar
  6. Hoy por lo menos las cosas son así. Les estoy borrando todas las pelotudeces que postean y no tienen que ver con la entrada.
    Justamente donde ponemos el acento en ser específicos con un tema vienen a hacerse los chistosos (entre paréntesis, no pueden hacer reír a nadie).

    ResponderEliminar
  7. Creo que más interesante que hacer debates para "ganar" (o para ver quién gana) sería aclarar posiciones buscando puntos de acuerdo posibles, yendo de lo general a lo particular y concreto. Más en relación con lo que debería ser la tarea legislativa para la cual se postulan.

    Lamentablemente, creo que ninguno escapa al bobo duelo de chicanas.

    ResponderEliminar
  8. Muy falaz tu comentario, Cocho.
    No es que la cosa sea "de mentirita".
    Esa deuda es con nosotros mismos, y la vamos a cobrar con intereses.
    Es transferir dinero de los organismos a la cuenta corriente y no tiene que ver necesariamente con las reservas donde se produce el mismo mito de los fondos estancados para que los veamos desde una vidriera crecer a un interés bajísimo y por lo tanto, contraproducente.

    ResponderEliminar
  9. Sí, una "fenomenal" deuda de un Estado que se debe a sí mismo.
    Obviamente, es lo mismo deber dólares que pesos y tener la maquinita de imprimir esos pesos, Hubiéramos sido taaaaaan felices y despreocupados si un genio como chupete hubiera tenido una precaución parecida, o si el cabezón hubiera dicho algo cierto como que "el que fugó dólares, recibirá dólares; el resto que se cague".
    Tenés razón, cocho, lo veo en la cara de mis hijos, todos estos años aumentando esa "fenomenal deuda intrafamiliar", no duermen, pobrecitos.

    ResponderEliminar
  10. Para cocho es lo mismo deberle a tu vieja que al usurero del barrio. Sera que su vieja acostumbra mandarle quebrar las piernas cuando no le paga...

    ResponderEliminar
  11. Eso de interrumpir y sobreponerse sobre el adversario, hacer gestos es muy PRO. Lo más curioso(?) es ver al fit avalando lo hecho por mm en la ciudad mostrando las estaciones del metrobus.Y si unís ambos hechos, se comprueba como la izquierda se une a la derecha.

    ResponderEliminar
  12. Esa deuda intraestatal Cocho, es la compra de deuda externa, que permite que si es necesario refinanciar no se requiere seguir un programa de ajuste, como establecería el garante de la refinanciación ante los tenedores de deuda externa, que habilitaria a las calificadoras a autorizar la nueva deuda, y que no es mas ni menos que el FMI con sus requisitos de políticas internas, como ser metas de inflación, que significan restricciones monetarias, que por supuesto no involucran a los que la provocan sino a quienes la sufren, y todos nos acordamos de precios libres y salarios congelados, y en determinados casos rebajados, como plantea en España y Grecia.
    Con respecto a "la plata de losa jubilados", siendo un jubilado con haberes bastante altos, y coincidiendo con el detallado comentario de "La Corriente" y Agustinteresa, si hay que ser estricto, la única plata es la que se obtiene de aportes y contribuciones, porque la que se obtiene por impuestos ademas corre peligro por los juicios planteados por los infames gobiernos actuales de Santa Fe y Córdoba, porque esa es otra de deudas de la "famiglia judicial", no poner en su lugar a la sarta de lúmpenes y cuervos que pululan por los estrados obteniendo sentencias que no resisten ningún índice, y que conste que conste que nunca inicié un juicio en tal sentido que podría triplicar mi alto haber actual.
    Nosotros somos Ella, abrazos

    ResponderEliminar
  13. Fe de erratas:
    Pido disculpas por uno de los links, el segundo, ya que lleva a la misma página que el primero.
    El link correcto al suplemento económio (Cash):
    link suplemento

    saludos.

    ResponderEliminar
  14. Ahora por lo menos se puede discutir sobre los fondos que financian el sistema jubilatorio. Antes no, porque esos fondos no estaban.
    Calculo que sería un buen punto para destacar.
    Ahhh, además, que las AFJP se estaban yendo al tacho, sifoneando los fondos jubilatorios a paraísos fiscales (ya que está de moda Seychelles) o invirtiendo en bonos sobrevaluados (¿les suena?).
    Claro, ahí la guita de los jubilados estaba muy segura. Tanto que, los primeros jubilados del sistema privado, además de las escasas decadracmas que depositaba la AFJP cobraban un plus de ANSES para completar el sueldo que la administradora no cubría aludiendo "baja rentabilidad" en las inversiones. Eso sí, el porcentaje por esa pésima administración lo cobraban puntualmente.
    Disculpen este dislate de memoria, pero me pareció necesario hacer notar que la discusión actual es posible porque hay fondos. Ni más ni menos.

    ResponderEliminar
  15. Esa PLATA DE con que se llenan la boca, es la que van a manotear los seguidores del flautista de hamelin, si acceden al poder, ya avisó que va a abrir nuevamente las "jubilaciones privadas" las que a la fecha de la reestatización de las malditas afjp, eran pagadas en un alto porcentaje por el estado nacional, última garantía de aquellos jubilados.
    Hoy la daia le pide aclaraciones a pino, la michetti intocable, pero también tergiversó.

    ResponderEliminar
  16. Un argentino del medio18 de octubre de 2013, 15:19

    “ Leandro dijo...
    Para cocho es lo mismo deberle a tu vieja que al usurero del barrio. Sera que su vieja acostumbra mandarle quebrar las piernas cuando no le paga..”
    Leandro, deberle al usurero o a la vieja es lo mismo. Es “más conveniente” deberle a la vieja si no pensas pagar tu deuda.

    Se desprende de esto que en caso de no poder pagar para Leandro también es más conveniente aplicarle una quita a los jubilados.

    Dormidano, el dislate de la memoria te impidió recordar que el sistema de AFJP estaba diseniado de forma tal que los primeros que se jubilaran bajo ese sistema recibirían parte de su suelde de las AFJP y parte de la ANSES. Esto era así porque no porque las AFJP hubieran hecho nada malo sino porque esos jubilados habían contribuido durante décadas al sistema de reparto antes de entrar a las AFJP. Por cómo funciona el sistema de reparto la ANSES no tenía el dinero que le hubiera correspondido a cada jubilado disponible para depositarlo en las correspondientes cuentas de las AFJP. La solución a la que se llego fue que la jubilación la pagara en parte las AFJP y en parte la ANSES.
    Los primeros jubilados con sueldos 100% pagados por las AFJP hubieran llegado muchas décadas más tarde. Cuando aquellos que durante toda su vida laboral estuvieron contribuyendo a una AFJP

    ResponderEliminar
  17. Mamita, sigue el saqueo.... ¿no aprendieron nada?

    El primero en depredar los fondos previsionales fue el general Perón, el desastre finaciero fue total ¿la consecuencia a largo plazo?: La miseria total de los jubilados.

    Los K muestran una vez más que siguen al pie de la lerta la tradición criminal peronista.

    ResponderEliminar
  18. No, argentino del medio, la situación no fue exactamente como la describís, comenzando por un error de tiempo (¿cuántas décadas trabaja una persona hasta el momento de jubilarse?), siguiendo porque las AFJPs eran restrictivas en cuanto a quién "aceptaban" (aceptaban a trabajadores que no estuvieran próximos a jubilarse sino a aquellos que iban a aportar durante años, tal que les tocaría pagar jubilaciones después de un período largo) y terminando con cómo funcionó el sistema, que está contado con claridad en el segundo enlace que dejó Agustinteresa y que pego de nuevo aquí:

    http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/17-6472-2012-12-10.html

    ResponderEliminar
  19. Perdón, en el comentario anterior me olvidé de firmar, soy Esther.

    Daniel, me encantó que trataras este tema; mil gracias a los aportes de información de todos los anteriores comentaristas, ¡ah, qué útiles me serán para discutir el asunto de "la plata de los jubilados"!

    Regresaré intentando aportar algo con respecto a este tema y lo que se hablaba en otros blogs sobre la batalla cultural. Si es que logro armar algo coherente, eso sí.

    Saludos.
    Esther

    ResponderEliminar
  20. La mayoría de las veces trato de no contestar las burradas, que convengamos Daniel tienen categoría de insulto, del Medio Pelo, el Medio Estúpido si lo miramos de perfil, ahora confunde la llamada prestación universal que determinaba esa máldita ley que me robo el 50% de mi jubilación para beneficiar a los mismos cuatro ladrones que siempre defiende, con el adicional a ella que tuvo que ponerle el Estado a los primeros jubilados de dicho sistema para que llegaran al haber mínimo.
    Y cualquier actuario le hubiera dicho que los aportes necesarios para un retiro aceptable, que en ningún caso hubiera llegado a representar una proporción aceptable del último haber, eran necesarios entre 30 y 40 años, y que en Chile donde el sistema funciona como el quiere los retiros son miserables y no saben como hacer para solucionarlo, y eso que las "coimisiones" que cobran esas son mucho menores que las de nuestras famosas AFJP. Si alguién no llegaba a un haber decente, no era la ley que se lo asegurara, era que la AFJP por supuesto lo había estafado para inscribirlo.
    Nosotros somos Ella, abrazos
    Nosotros somos ella, abrazos

    ResponderEliminar
  21. La rutilante aparición del tal alcides acevedo y su habitual rosario de burradas, insultos y descalificaciones, instintivamente inspira a mandarlo al quinto infierno y la mierda más profunda.
    Pero hay gente, por suerte, como Mendieta, que todavía puede gastar tiempo y paciencia en responderle de mejor modo al subnormal.

    "Alcides: vos no sabés la pena que me das. En serio. Cada agresión tuya, cada boludez que me escribís, en vez de hacerme enojar, hace que crezca en mí un sentimiento de compasión hacia tu alma. Debés ser una persona muy infeliz y muy triste Alcides.

    PD: sembramos desde que llenamos las bañeras de tierra para plantar ahí Alcides. Lo hicimos justo después de levantar el parquet para hacer asado y justo antes de comernos un bebé al horno. Abrazo."

    Dice Mendieta, claro, que es más generoso que uno.

    ResponderEliminar
  22. Regresé, nomás.

    Me gustó mucho el primer enlace a Página 12, sobre todo porque aprendí que el IVA contribuye, y eso permite "meter en el escenario" a todos y no solo a los trabajadores que aportan.

    Massa sabe todo lo que hay que saber sobre el sistema jubilatorio. Los medios hegemónicos también. Lo que dicen y lo que ocultan lo dicen y ocultan deliberadamente.

    Pero ¿qué es lo que saben las personas de a pie? Como decía en otro blog, lo que me preocupa es la idea de que la batalla cultural es un desafío en el seno de la sociedad, no únicamente en la disputa con políticos y periodistas. Así que, ¿cómo ven las personas de a pie al sistema jubilatorio? Dependiendo de cómo lo vean es cuánto o si creerán o no el discurso de "con la plata de los jubilados". Parto de la hipótesis de que a los más jóvenes no les interesa mucho el tema (¡falta tanto para llegar a viejo!); que sí empieza a preocupar más adelante, no sé, digamos, a los treinta y pico o cuarenta, pero que el conocimiento que muchas personas tienen es casi nulo.

    Lo que todos sabemos es lo siguiente: para jubilarse hay que tener tal edad y tantos años de aporte (más algunas especificaciones que dependen del sistema específico).

    Tengo la sospecha creciente de que para muchas personas eso, que sería sólo las condiciones para acceder a la jubilación, es también una forma de imaginar cómo funciona el flujo de dinero en el sistema jubilatorio.

    Que el no saber es reemplazado por una vaga idea de "a mí me descuentan durante tantos años tanta plata y luego, cuando me jubilo, me la devuelven como jubilación". Como si uno ahorrara dinero en una caja fuerte o en una cuenta de ahorro bancario o debajo del colchón, pero en vez de poner uno mismo los billetes todos los meses, para luego de jubilarse ir sacándolos de a poco todos los meses, lo hace el Estado.

    Entonces, cuando te dicen: "el gobierno le está robando la plata a los jubilados", eso se transforma en: "me están robando mi dinero (el mío) y cuando llegue el momento no tendré jubilación". En otras palabras: creo que muchas personas no llegan a visualizar que lo que aportan como trabajadores en actividad en el 2013 va a parar al bolsillo de los que ya están jubilados en el 2013, y que si ellos se jubilan en el 2020 cobrarán su jubilación en el 2020 gracias a los aportes de los trabajadores en el 2020.

    Si tengo razón, entonces estamos ante una lectura, quizás generalizada, no solo incorrecta, sino también inversa ideológicamente a la realidad: lo que es una trama social que reúne en tiempo y espacio a trabajadores activos, consumidores de cualquier cosa que tenga IVA y jubilados se transforma en una suma de eventos individualistas: mi plata, mi aporte, mi jubilación; tu plata, tu aporte, tu jubilación. No hay nuestro: o es mío o es tuyo.

    Si hay un sistema donde la trama social es una densa red es el jubilatorio: yo pongo dinero hoy para que le paguen la jubilación a los de la generación anterior, esperando que cuando deje de trabajar la generación que viene detrás de mí ponga su dinero para mi jubilación.

    Y eso es una idea potente, muy potente. Es una idea que, en aras de modificar el imaginario social (la batalla cultural) es poderosísima.

    (Continúo, Esther)

    ResponderEliminar
  23. (Sigo)

    Por otro lado, si se logra cambiar ese imaginario por lo que sucede en la realidad, entonces y recién entonces (no antes, no antes) aparecerán las cuestiones fundamentales, porque recién al desarmar la idea de "dinero en depósito" podré ver que mi futuro como jubilado depende de las políticas de estado actuales y también de las futuras. Porque necesitaré, cuando me jubile, que:

    a)Haya muchos trabajadores que aporten. Haya muchas fuentes de trabajo. Necesito políticas de Estado que aumenten la generación de empleo y que sostengan esa generación de empleo en el futuro.
    b)Que esos trabajadores estén en blanco. El trabajador en negro no sólo pierde su propio futuro: también pierde el mío. No es su culpa, claro está: la responsabilidad está en los empleadores y en las políticas de estado.
    c)Exista un Estado con políticas de inclusión no sólo laboral sino también sociales y educativas, que permitan que los sectores más vulnerables puedan, en el futuro, tener la posibilidad de ingresar al mundo del trabajo.
    d)Existan políticas de estado que tengan en cuenta al jubilado como a un ser humano con derechos y no como el excedente de un sistema económico perverso. Porque, si no es así, simplemente los fondos se van a derivar a otros lados.

    Pero para comprender todo esto primero necesito (yo, vos, aquel, el otro) comprender que no se trata de mi plata (mis billetes acumulados durante un cierto número de años) que luego será mi haber jubilatorio.

    Mmm… ¿Cuál es el imaginario de quienes nos rodean?

    Saludos.
    Esther

    ResponderEliminar
  24. Argentino:
    Esther le respondió con mayor solvencia que yo.
    Por otro lado, insisto, lo único que siempre hicieron puntualmente las AFJPs fue cobrar su comisión.
    Y perder guita, en forma amañada. Cosa que también está probada.
    Creo que Chile es un buen ejemplo del camino al que íbamos de cabeza:

    http://www.cnnchile.com/noticia/2013/04/18/la-actual-crisis-del-sistema-de-afp-en-chile

    http://www.cambio21.cl/cambio21/site/artic/20130201/pags/20130201163623.html

    http://www.inap.uchile.cl/columna-de-opinion/857-afp-30-anos-de-mentiras-parte-dos.html

    ResponderEliminar
  25. «Alcides Acevedo dijo...
    Mamita, sigue el saqueo.... ¿no aprendieron nada?

    El primero en depredar los fondos previsionales fue el general Perón, el desastre finaciero fue total ¿la consecuencia a largo plazo?: La miseria total de los jubilados.

    Los K muestran una vez más que siguen al pie de la lerta la tradición criminal peronista.
    18 de octubre de 2013 17:04»

    Alcides, simplemente me dejaste estupefacta, ¿el general Perón fue el primero en depredar los fondos previsionales? Perdoname, pero no logro entenderte, me resulta imposible, ¿cuál es la historia de tu familia para creer eso? Porque en mi historia familiar, y en la de todos los que me rodean, recién lograron ingresar a un sistema laboral con derechos para el trabajador con Perón. Antes, nada de derechos laborales, ni jubilación ni ninguna otra cosa.

    De verdad, te leo y es como si vinieras de otro país.

    Saludos.
    Esther

    ResponderEliminar
  26. Esther;
    Alcides vive en un estado de compulsión gorila permanente. Es un síndrome jodido, entendelo.

    ResponderEliminar
  27. Don Daniel algunas cositas:
    1) Menos mal que cambió la foto superior del blog

    2)Impecable la data sobre los fondos y es verdad, cansa la bajeza de la perogrullada opa de la opo sobre su uso y demás, agrego que los hoy desarrollados "timbeaban" a lo loco los fondos de pensión financiando todo lo que diera algún interés pero orientado a industrializar sus países.

    3) Me gustaría agregar algo que dijeron con muy buen criterio los cumpas Norberto y guido en un comentario en el blog de Abel.

    Y el tema es la crítica de medidas que son buenas y perfectibles quizás, como todo, pero que de la forma en la cual se realizan en lugar de proponer mejoras lo que hace es realimentar prejuicios generando un sentido común que atenta contra la existencia de la misma.

    Y cito textualmente esos comentarios:
    Norberto:
    “Se proponen cosas absurdas incitando pobres contra pobres
    Guido:
    ”(...) exacta definición. Con globos de colores y todo, una campaña construída sobre los miedos, prejuicios y pequeños odios de la gente. Que tiene derecho a tenerlos, que duda cabe, la cuestión es querer construír desde ahí
    En este caso se hablaba de la propuesta del vecinalista exitoso con respecto a las jubilaciones

    El tratar al fondo de pensiones como "la plata de los jubilados" que, por supuesto, se chorea o mal gasta, no sólo es mal informar sino que propicia generar una sensación de que el sistema es malo y en gente inclusive que ha sido beneficiada por esta decisión de estatizar las AFJP.


    Que critique de esa manera el gorilaje indica impotencia para justificar la existencia del régimen anterior, pero lo alarmante es cuando la vanguardia esclarecida de izquierda utiliza los mismos argumentos en su loca carrera de radicalización que la hace pararse junto a la derecha.

    En fin, será que los muchachos por fin consiguieron algún numero entero en los porcentajes de votos que los hizo desbocarse

    Saludos

    PD: una muy buena decisión la suya Daniel de filtrar los comentarios, el boludaje de chicaneo a flor de piel no es lo que se necesita.

    ResponderEliminar
  28. A veces se sentencian “verdades”, “razonamientos lógicos” que no son otra cosa que falacias-
    El argentino demediado hace un razonamiento que parece de sentido común:
    Dice: “Leandro, deberle al usurero o a la vieja es lo mismo. Es “más conveniente” deberle a la vieja si no pensas pagar tu deuda.”
    Mirá que cosa, te voy a poner un ejemplo personal:
    Mi hija necesita 30.000 para un arreglo en la casa. Se los voy a prestar y me los va a reintegrar en 10 cuotas de 3.000.
    El banco le cobraba 60 cuotas de 1.900. Estoy seguro que va a cumplir, como también que cumpliría con el banco. La diferencia son los 84.000 de intereses que se ahorra.
    Ahora, ante un improbable incumplimiento o atraso el banco le cobraría punitorios, podría iniciarle un juicio con gastos judiciales, etc y en mi caso lo postergaría sin costo.
    Y estamos hablando de un banco, no de un usurero, aunque en la práctica las diferencias sean mínimas.
    Llevado al país, es lo mismo deberle al BCRA que al FMI o un fondo buitre.
    Satamente lo mesmo, mesmo.
    Y , con respecto a las benditas AFJPs (a quienes nunca les di un sope), es un sistema absolutamente inviable para tener jubilaciones decentes.
    Si hoy aún las mismas distan de ser lo que pretendemos, ¿cómo van a ser mejores si hay un intermediario que se lleva el 30% de comisión y, aparte debe invertir esa guita?
    Y eso suponiendo que hacen inversiones rentables y que el aporte no lo reducen a un 9, 7 y aun 5% como hizo Cavallo en la agonía de la Alianza.

    ResponderEliminar
  29. OTRO MAS PARA LA CENSURA..

    LA DECADENCIA SE EVIDENCIA EN LA CONVOCATORIA DE LEALTAD A CRISTINA.

    Y AHORA SE PONEN A HABLAR DE TECNICISMOS Y NO HABLAMOS DE POLITICA, BIEN ES CUESTION DE ESPERAR.

    LOS STALINISTAS LLEVARON MAS GENTE QUE LOS K.

    SI NO SE DIERON CUENTA AUN DE LO QUE PASA ES O PORQUE SON BOLUDOS O POR QUE LES PAGAN PARA OCULTAR LA VERDAD.

    FALTAN LAS FOTOS DE LA PLAZA DE MAYO EL 17 DE OCTUBRE, A VER SI RESOLVES ESA CARENCIA.

    ResponderEliminar
  30. poco para aportar después de todo lo leído, pero es bueno empezar a hablar con precisición, una cosa es el sistema de capitalización, otra el de reparto. Un comentarista, ya no me acuerdo, hablaba de las deudas internas, pero no mencionó que el fondo de sustentabilidad es cada vez mayor, está cerca de los 300.000.000.000 de pesos, vieron cuantos ceros? Y eso que se gasta en boludeces, según el comentarista. El tema es que, como bien explica Esther, en el sistema de reparto, cuantos más trabajadores haya en actividad, cuanto más consumo haya, mejores jubilaciones, como lo demuestran los dos aumentos que se dan año a año. Habría también que agregar las prestaciones del PAMI, que ayudan y mucho a que la jubilación te rinda más. Alcídes debe extrañar a Matilde Menendez o a Alderete.
    fernandobbca

    ResponderEliminar
  31. Daniel, habida cuenta del comentario del mayúsculo anónimo de las 21:54, te sugiero que hagas un posteo sobre convocatoria del 17 (a la que no fui).
    Asi, seguramente no dirá que opina sobre el sistema jubilatorio argentino.

    ResponderEliminar
  32. No Groucho, solo viene a postear boludeces erráticas, se las borro y llama a eso "censura".
    Podría probar, que se yo, en una obra de teatro, o en el cine, pararse y empezar a gritar incoherencias "revolucionarias" en medio de la función y por ahí se piensa que lo van a aplaudir. Que no lo van a "censurar".
    No duerme bien este muchacho, tiene problemas.

    ResponderEliminar