sábado, 9 de noviembre de 2013

El controvertido artículo de Carlos Ares en Perfil



A continuación, el polémico artículo que escribiera Carlos Ares en el que critica con bastante encono a medios oficialistas y opositores y luego, la respuesta que se le diera desde Página 12.

Aquí el artículo de Ares en Perfil

Medios pelotudos

Medios pelotudos, miramos la disputa de poder entre el gobierno y Clarín. Periodistas y políticos se llenan la boca con “la gente”, la “libertad de expresión”, la “república”, la “pluralidad de voces”. Son, en general, muñequitos a cuerda, a cámara, a micrófono, a buen salario, a obediencia debida. Pero, aún así, medios pelotudos, miramos.

Al ego y la vanidad de ciertos periodistas le sienta bien la épica. Hablo de los que se la creen, de los que libran cada día su heroica batalla por la independencia y luego llaman al patrón de la empresa para saber si está contento, o salen a pedir limosna, pauta publicitaria, por despachos públicos y privados. Hablo de los que ocultan o callan datos que pueden afectar a los auspiciantes, a su sector partidario, a los candidatos o funcionarios “amigos” y a la vez usan sus contactos con políticos o servicios de inteligencia para hacer “operaciones” contra los enemigos. Hablo de Página 12, de 6,7, 8 y de la basura de programas similares, políticos o de espectáculos. Hablo de todos los que cobran guita pública para defender intereses privados, pero también de los que sirven a empresas ‘periodísticas’, como el Grupo Clarín, para alabar, extorsionar o atacar a los funcionarios públicos según convenga.

Hablo de los que producen mierda, de los que malversan un oficio esencial para el buen funcionamiento del sistema democrático. El periodismo debe investigar o interpelar en nombre de los que no tienen voz y exigir información al poder - público, privado, político, económico - para retransmitirla de modo claro, completo y decente. Hablo, en suma, de los hijos de puta que resoplan mal aliento y cuando desempañan el espejo es sólo para regodearse en la imagen de su cara.

Muy pelotudos seríamos entonces si, en nombre de tipos que choreaban juntos, logran hacernos entrar en otra de sus sucias guerras. Fue Néstor Kirchner el que le propuso la sociedad al capo de Clarín, Héctor Magnetto. Te doy negocios, me das protección y títulos de tapa siempre a favor. Clarín lo hizo antes con Menem y en la suma de su poder amenazó a auspiciantes en otros medios, castigó a los competidores con el reparto de papel, hizo listas negras de políticos, de actores, de todos los que no se rendían o le daban primicias.

Pero pelotudos del todo quedaríamos ahora si pensáramos que el kirchnerismo aprobó la ley de Medios en defensa de nuestra. Con guita de todos, de los impuestos y de los jubilados, mantiene a Página 12, a Spolsky, a C5N, y una extensa red de canallas que sólo quieren seguir cobrando a cambio de reescribir la historia y el “relato”

Perdone el lector este tono desesperado, de panfleto, de grito, de insulto. No da el espacio ni el tiempo para más o mejor. En un país donde han robado y mentido tanto, donde la gente muere de viajar en tren, por un celular, por error, de paco, de hambre, de miseria, de maltrato, de mala praxis, de desesperanza, de desilusión, de nada, donde se muere sin sentido, sin haber vivido casi, hay que ser muy, muy hijo de puta, para hacer creer que la batalla por la imposición de una ley que reparte poder entre quienes hace ya muchos años que se lo vienen repartiendo todo, es decisiva para la construcción de algo mejor.

La condición miserable en la que se ejerce la profesión, con bajos salarios para el que tiene trabajo y siempre dependiente de que una empresa nos ceda un lugarcito, un espacio y una oportunidad para hacer nuestra tarea, no debería por eso degradar a los periodistas hasta la humillación y la indignidad de aceptar cualquier cosa por estar. Medios pelotudos seremos siempre hasta que no reaccionemos y discutamos la cuestión de fondo. Si este oficio es en verdad el “cuarto poder” del Estado, pues entonces que lo banque el Estado como al Ejecutivo, al legislativo y al Judicial. El Estado, no los gobiernos de turno. 

Mientras tanto, vemos, resistimos y seguimos, medios pelotudos, medios. 

*Periodista, coordinador de los medios públicos de la Ciudad.


Y aquí la respuesta de Pertot en Página 12
Insultos y repudios

El coordinador de Medios de la Ciudad, Carlos Ares, afirmó que los periodistas de Página/12, C5N y otros medios son “hijos de puta”, “canallas”, “basura”, “producen mierda”. Sus dichos fueron repudiados por diversos sectores de la oposición porteña. La legisladora Gabriela Cerruti tiene previsto pedir que se lo cite a la Comisión de Comunicación Social de la Legislatura para que explique sus palabras. “Después nos vienen a decir que la televisión pública genera discursos violentos, cuando el jefe de los medios públicos porteños escribe en esos términos”, señaló Cerruti. En el gobierno porteño lo confirmaron en el cargo, aunque indicaron que hablarán del tema en la reunión de voceros que tienen todas las semanas.
En una columnas titulada “Medios pelotudos” que publicó el periódico Perfil, el funcionario macrista que tiene a su cargo los medios de la Ciudad (Radio Ciudad, Ciudad Abierta y la web) insultó a los periodistas que trabajan en un sector de la prensa, con frases como éstas: “Hablo de Página/12, de 6,7,8 y de la basura de programas similares (...) Hablo de los que producen mierda (...) Hablo, en suma, de los hijos de puta que resoplan mal aliento (...) Con guita de todos, de los impuestos y de los jubilados, mantiene a Página/12, a Spolsky (sic), a C5N, y una extensa red de canallas”.
Ares es coordinador de la Unidad de Proyectos Especiales - Sistema de Medios Públicos. Tiene rango de director general: en 2011, los directores generales ganaban 14.025 pesos, que ascendieron a 17.531 en 2012. En la Secretaría de Medios no quisieron informar el sueldo actual de Ares, pero fuentes del PRO estimaron que no baja de los 20 mil pesos.
“Es lamentable que una persona que en su momento supo defender ideas progresistas sea empleado del macrismo. Y él fue el encargado de sacarle a Macri de encima a personas con ideas críticas o independientes, como Herman Schiller en Radio Ciudad. Fue su primera medida”, recordó Alejandro Bodart, del MST. “Ares no sólo insulta a periodistas que han asumido una posición política sino que va más allá en una generalización propia de un intolerante”, opinó Aníbal Ibarra, del Frente Progresista y Popular. “Es grave, porque está a cargo de medios públicos de la Ciudad. Se agravia del periodismo que, según él, construye un relato, pero no dice nada cuando Macri financia con fondos públicos su campaña presidencial”, indicó el legislador porteño.
El jefe del bloque del FpV, Juan Cabandié, estimó que “es una muestra de autoritarismo, porque no respetan las distintas opiniones dentro del marco periodístico. Uno puede no estar de acuerdo con un periodista y esto es lícito. Pero descalificar en esos términos es inaceptable”. “Hicieron una ley para preservar la libertad de expresión y el responsable de Medios insulta a periodistas”, advirtió Claudia Neira.

Tenemos entonces que Alejandro Bodart declara respecto al artículo:

-“Es lamentable que una persona que en su momento supo defender ideas progresistas sea empleado del macrismo. Y él fue el encargado de sacarle a Macri de encima a personas con ideas críticas o independientes, como Herman Schiller en Radio Ciudad. Fue su primera medida”

Lo cual comparto.
Atendiendo a mi prejuicio sobre lo que fue aquella publicación de los '80; "El Periodista" y a quienes incluía (entre ellos Ares) que solía censurar y/o recortar las cartas que le enviaran al correo de lectores, que solía mostrarse oficialista con argumentos muchas veces tirados de los pelos, debo decir que no se si está tan errado el hombre.

Este artículo causó repudio tanto entre oficialistas como opositores.
Digamos que casi toda la opinión pública y política del país lo repudió.
Sin embargo, me suenan constatables y atendibles muchas de sus apreciaciones.

Por supuesto que reniego del acudir al asunto de que hay paco, miseria; a que "la plata de los jubilados" y los lugares comunes berretas de todos los días, para empalmarle justificación al tema.
Más allá de que no tenga que ver una cosa con la otra, suena a justificación sensiblera barata, por si las moscas.

Si dijiste lo que dijiste, hacete cargo y cerralo allí.

Y nunca está de más acotarlo. Nosotros, todos nosotros, bancamos todo, no solo a los que laburan en el Estado. Por vía de impuestos o de consumo, bancamos a Todos. Y ni te digo cuando bancamos en constante y sonante por la guita que evaden o fugan los privados.
Habría que aclarar ya que contamos con los medios de una buena vez este asunto para quitar esa cantinela de los debates.

Por mi parte voy a renegar de una critica Ad hominem ya que si voy por ahí le cierro la puerta sin leerlo dada la adversión que me produce este periodista. Justamente en lo que cae Página en parte de su respuesta.

Sin embargo, lo leí y me parece que da con un punto que, nos guste o no en función de nuestro posicionamiento, deberemos tomar más temprano que tarde para hacernos cargo que así como están las cosas en la comunicación y el periodismo, habiéndose sancionado al fin completa la Ley de Medios, muy bien que digamos no vamos. Muchos somos los que pensamos que deberían barajarse las cartas para volver a ponerlas sobre la mesa.

Y lo que suena por demás llamativo es que desde haberse subido hoy a la tribuna liberal, Ares cierra la nota con este párrafo:

-"Si este oficio es en verdad el “cuarto poder” del Estado, pues entonces que lo banque el Estado como al Ejecutivo, al Legislativo y al Judicial. El Estado, no los gobiernos de turno".

Llamativo digo. Y muy.
Entiendo que esto sucede no más que en los regímenes socialistas donde el Estado se halla necesariamente anexado al Partido de poder.
Pero bueno, sería de aplicarse una experiencia única y agarrémonos, porque tendríamos entonces que dar batalla -casi que sangrienta- en cuanta corte internacional nos tiren por la cabeza. En cuanta barricada se levante aquí mismo desde donde se alzaría la confrontación en carne viva.
Irrealizable como es, a mi me suena bien, por supuesto entendiendo que es, absolutamente irrealizable.
No hay lugar por donde se pueda entrar para corresponder a semejante petición.

Nos queda entonces... la Ley de Medios.
Nada menos!

Nos queda entonces la porción que otorga la Ley al Estado, el que debe asumir una nueva forma de encarar la comunicación en función de un debate más elevado.

Nos queda el 33 % de las organizaciones sin fines de lucro a las que el Estado deberá apoyar necesariamente y con los mangos, para darle concretamente su lugar en las frecuencias.

Como sea volvemos a Ley de Medios, desde donde partimos antes dde encontrarnos con estos artículos y desde donde no deberíamos salir aún atendiendo a su demanda.

Esa y no otra, es la herramienta con la que hoy contamos y si debería algo ocuparnos es el concretarla y transformarla llevándola cada vez un poco más a la práctica. A fin de sentirnos cada vez, un poco más libres.

17 comentarios:

  1. El chabón fue a parar con Macri, por unos pesos de mierda ¿Cómo no nos va querer matar a todos? Imaginate que este pibe llega, la gente se mira y dice, este es uno de los alcahuetes de Macri. De Macri. Y este no es un argumento “ad Hominem” es “ad Teresum”.

    ResponderEliminar
  2. la gente que muere de asco,y algo de eso hay,lo leo a el y me dan ganas de morirme

    ResponderEliminar
  3. todos estos insultadores seriales me tienen los huevos al plato ,empezando por el gordo fumeta.

    ResponderEliminar
  4. demasiadas reuniones amarillo-globeras, te queda el cerebro así, formateado, mucho devolverle la sonrisa al larrete-larreta, lo único que no pudo internalizar fue la puteada puertas adentro,mmmhh, no
    respiró con ravi-ravi, le saltó la neurona como a durán-durán. qué será de nosotros con la miche y el colo senadores, otra que la roma antigua, y estos chapitas sueltos!

    ResponderEliminar
  5. "...miramos la disputa de poder entre el gobierno y Clarín..."

    Ahí paré de leer.

    ResponderEliminar
  6. Ares dice:

    "Hablo, en suma, de los hijos de puta que resoplan mal aliento y cuando
    desempañan el espejo es sólo para regodearse en la imagen de su cara."

    "Perdone el lector este tono desesperado, de panfleto, de grito, de insulto.
    No da el espacio ni el tiempo para más o mejor."


    -- Es la visión inconsciente de un futuro presumido el que puede hacernos
    sonreír con la imagen que el espejo devuelve.
    Aunque se vista de desesperado, Ares está enojado y la misma descripción
    del periodismo que -el- hace invita a creer que algún "sobre por debajo de
    la mesa" que el recibía se fue a otras manos. Ares, pobrecito el, que hablando
    de otros habla de el y de como percibe su futuro y de como su futuro es un
    no-futuro con el que ya no puede "regodearse en la imagen de su cara".
    Entonces niega todo lo que la ley de medios ya ha provocado y que no es ni
    más ni menos que democratizar la comunicación.

    Ares habla; embarra su profesión y se embarra el y a propios y ajenos.
    Embarrar, ensuciar, enmierdar, síntoma y símbolo que parece pertenecer a la
    "enfermedad" del acontecer de hoy.
    Embarrar, ensuciar, enmierdar, es la practica de los dueños de la tierra,
    de los medios productivos y de los medios de comunicación que dan batalla
    en todos los frentes, igual en lo económico, cuando disparan con la mejor
    arma que tienen, la inflación, siempre que la democracia les disputa los
    espacios de poder.
    Intentaron con los medios y la comunicación se democratizo, intentaron con
    el piquete y no obtuvieron mayoría ni destitución, intentaron con los
    candidatos y se pelearon entre ellos, intentan con la economía y no les va mal.

    Ares le pone nombre a los deshonestos, Página 12 y 6-7-8, pero el revés de la
    operación de Clarín en la CIDH, no le deja excusas para no incluir a Clarín
    entre los deshonestos. Sino incluyera a Clarín su "tono desesperado" estaría
    incompleto y se expondría a que la libertad de expresión de otros le demanden
    precisión.
    La ley de medios es perfectible, sobre todo en que debería ser más restrictiva
    y alcanzar a medios gráficos, también. El que tiene un diario en papel y/o web
    no debería tener radio y/o televisión.

    La libertad de expresión también estuvo secuestrada y ahora que la recuperamos,
    los que la tenían maniatada acusan de falsa épica, motivos obscuros y objetivos
    comerciales de los que la ejercen. Perversos, eso es lo que son, disfrutan mintiendo.

    Los conceptos de la CIDH a favor de la ley de medios y de la libertad de expresión
    es un voto de confianza por lo también logrado en el ámbito de los derechos
    humanos y la ampliación de derechos de las minorías, podemos sentir orgullo
    por un logro de todos pero no debería disparar la soberbia.
    La libertad de expresión para todos es algo poderoso. Para cuidarla es necesario
    ejercerla, en la acción la conoceremos.
    Hay que tratarla con respeto y como la libertad es una dimensión humana, también
    con amor, por lo mismo es necesario reconocer que aún amando en el ejercicio
    de la libertad nos equivocamos y cometemos excesos de palabra. Y es ahí en donde
    está el error, no en la ley que regula a los propietarios de medios.
    En lo que nunca estaremos equivocados es en reclamar que nos dejen ser humanos
    políticos y con libertad de expresión.

    ResponderEliminar
  7. Ares, no vale ni una puteada. De renegados esta estos hasta el tope. La redacción de Clarin tiene a Roa (ex jefe de redacción de El Desca)o varias camadas de ex izquierdas de todo tipo y color. Perfil lo tiene a Zunino o a Jose Antonio Diaz. Todos turritos... no resisten sus propios dichos.

    Salutte
    Rojo y Negro

    ResponderEliminar
  8. Está errado Ares cuando asevera que el gobierno sostiene con fondos publicos, a traves de pauta oficial, a medios como pagina 12, c5n, grupo 23 y programas como 678 y duro de domar? Está errado Ares cuando afirma que ese sosten economico incide en la linea editorial de esos medios? Por favor mencionenme algún programa o alguna publicacion de las mencionadas en las que se haya criticado alguna de las tantas flaquezas que tiene el gobierno y que se han tratado en este blog. Esos programas y publicaciones por ende no hacen periodismo sino que son simples lenguaraces adoctrinados por el gobierno a cambio de muchos billetes que no conseguirian en el sector privado por su notable mediocridad. Eso no quita que Clarin sea horriblemente parcial y mercenario y que esté cada vez más lejos de hacer periodismo propiamente dicho. Saludos de un Argentino del Montón.

    ResponderEliminar
  9. Lo primero que me produce leer esto (hoy estuve descolgada del mundo...) es mucha indignación por la violencia y la chabacanería de ese artículo.

    Sigo creyendo, empecinadamente, que el periodismo es una profesión y una profesión digna. No acepto esta nueva moda de convertir al periodismo en una suerte de cloaca que nada deja de bueno.

    Lo segundo, la eterna cantinela de que en este país nadie es oficialista por convicción. Los únicos que parecen tener convicciones son los opositores. Los oficialistas son mercenarios.

    Lo tercero, el que salga con una cuestión que es tan vieja como el periodismo: ningún periodista puede denunciar al que paga. ¿Descubrió la pólvora?

    Lo cuarto, eso del periodismo como cuarto poder, por favor, ¿todavía no se enteró que las empresas multimediáticas privadas son el primer poder?

    Lo quinto, una vez atravesado ese mar de insultos a troche y moche, me queda una pregunta: ¿será que el macrismo está siendo dejado caer por el grupos Clarín? ¿Será que ahora temen no tener palanque ande rascarse?

    Otro sí, ante estas cosas, creo que vendría bien marcar la cancha con claridad: el uso indiscriminado del insulto que quede solo de un lado. Y que se hagan cargo de eso.

    Saludos
    Esther

    ResponderEliminar
  10. Hay un indicio del desaire que asume el macrismo de parte de los medios que lo supieron apoyar cuando lo pone a Magnetto en el famoso círculo rojo.
    La avanzada massista los deja definitivamente afuera de cualquier proyección nacional y están que caminan por las paredes. Y ahora el brutal exabrupto de Durán Barba, que querés que te diga, no me suena -viniendo de quien viene- para nada casual.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, ¿qué puede decir un ex-progre devenido macrista?, devenido FUNCIONARIO macrista?
    Dice lo que supone que debe decir alguien como él; descalificar, insultar, menospreciar. Y además, decirlo porque sí, porque la de él es palabra santa y dueña de la verdad.
    ¿Quién sos vos, ares?, habrás tenido un nombre allá en tiempos de "El periodista" - pero ahora laburás de lenguaraz de un insuficiente político (de letra prestada por un apologista - y en público, si será anormal - de hitler. Muchachos, un poquito de delicadeza hipócrita....).
    Ni Página ni ninguno de los que laburan en 678, tienen que explicar semejante metamorfosis como la tuya, vos le vendiste el alma a lucifer, ellos no.
    Se vienen nuevos tiempos con la ley de medios y es natural que haya quienes quieran acomodarse, y para eso tengan que sobreactuar, ahí está leuco, "asaltado", por la división motochorros de la Cámpora y la KGB/Gestapo (escuadrón lucas metralleta), la pobre magdalena y su indefensión fiscal y joaquito lloriqueando guáshintón, la carrió barbuda, digo lanata, suplicando caceroleos que terminan sin cacerolos, ... ¿vieron que todavía
    no le pasó nada a sirven o majul?, el estalinismo K que apoliya, habrá que aplicar "correctivos" ahí.
    ares and company, no os preocupéis, la patada en el culo que van a recibir no será K, no, será por la "necesaria reingeniería ante nuevas realidades y necesidades, de las empresas contratantes".
    No lo hagás personal, ricurita, que si terminás con el clarín en el sobaco mangando un puestito, alguno de ésos de mal aliento y pelotudos, te puede dar una mano. ¿quién te dice?...

    ResponderEliminar
  12. Daniel, ¿sabe qué me olvidé mencionar?, lo más espantoso para estas almas sensibles.
    El derrumbe de estanterías aconteció cuando la diktadora hasta se dió el gusto de no estar ella; pasó durante la "presidencia Budú".... el horror más horroroso. Así cualquiera se paspa....

    ResponderEliminar
  13. Espere que quiero consultar que dijeron los caceroleros al respecto.

    ResponderEliminar
  14. Hay que construir el quinto poder..El poder que es capaz,
    en los ciudadanos, de analizar los medios,criticarlos y precisamente entenderlos.El quinto poder es la conciencia de que hay que criticar a los medios con argumentos...Ramonet

    ResponderEliminar
  15. Síndrome de Estocolmo, pensar que este tipo trabajo en la revista HUMOR

    ResponderEliminar
  16. Hoy a la noche , lo ví a Saiad entrevistado por este presonaje gris y la verdad se salia de vaina por manchar al peronismo. Saiad hizo mucho con us docencia y paciencia . Yo hubiese defendido con mas ahinco algunas cosas, pero este fuera de discución que es un hombre claro del espacio progresista. Ares sos una rata disfrazada de periodista !!

    ResponderEliminar