martes, 12 de noviembre de 2013

Ser periodista en Gaza

¿Qué existe más allá de una entrevista?...


-"Cada vez que me despido de alguien a quien acabo de entrevistar estoy segura de que va a estar triste – quizás llorará- durante un rato o puede que el resto del día. Y todo porque hice la maldita entrevista. Abrí la caja de Pandora, agité sus recuerdos y lo hice porque trabajo contando historias, historias tristes porque informo desde la Franja de Gaza.
Si nosotros los periodistas queremos informar, transmitir la tragedia que se vive en Gaza, entonces tenemos que sentarnos y hablar con un padre que ha perdido a su hijo, con una madre cuyo hijo con cáncer está encerrado en una prisión israelí, con un hermano que todavía recuerda cuando jugaba con su hermano mayor en el campo, con un agricultor cuyos cultivos han sido arrasados, con un pescador que ha perdido la mano.
Tengo dos hermanos y una hermana. No puedo imaginar perderlos. No puedo imaginar cómo sería si perdiera mi casa con todas mis pertenencias dentro. No puedo imaginar cómo sería vivir en una casa pequeña, compartiendo la habitación con todos mis hermanos, sabiendo que tengo una gran casa con un verde jardín en algún lugar fuera de la Franja de Gaza al que no puedo volver.
Ser periodista en Gaza significa dejar el micrófono para ayudar al entrevistado a levantarse del suelo porque acaba de desmayarse. Significa tener un nudo en la garganta o mantener los ojos muy abiertos para que se vayan las lágrimas que empiezan a asomar. No soy una persona débil, pero soy un ser humano que trabaja muy cerca de los demás.
Esto no me pasa cada día. En absoluto. Hoy escribo este post simplemente porque estas situaciones me están llevando a una esfera que no había expermientado antes y porque espero que aquellos que vean mis reportajes, o lean mis artículos, aprecien al menos el esfuerzo, energía, contención de sentimientos, furia o impotencia, y el horror que las entrevistas suponen a las víctimas. Las víctimas de la ocupación israelí, las víctimas del bloqueo israelí. Porque sin ellas no hay periodismo".
Paz



Recordemos que esto sucedió hace un año atrás:

Reporteros sin Fronteras (RSF) condenó hoy los bombardeos israelíes que alcanzaron las instalaciones en Gaza de diversos medios de comunicación, e insistió en que esas operaciones no son legítimas tampoco cuando se dirigen contra informadores próximos al movimiento Hamás que controla ese territorio.
RSF exigió “el fin inmediato” de esos ataques que dejaron heridos a ocho periodistas y han impedido ejercer su trabajo a diversos medios locales e internacionales.
“Esos ataques representan una obstrucción a la libertad de información”, subrayó el director general de la organización, Christophe Deloire.
Deloire precisó que las operaciones militares contra objetivos civiles “constituyen crímenes de guerra”.
ATAQUE AL ‘EDIFICIO DE LOS PERIODISTAS’
RSF indicó que a las dos de la pasada madrugada aviones militares israelíes lanzaron varios misiles contra la torre Al Shawa Wa Hassri en el barrio de Rimal de Gaza, en el que están instalados varios medios de comunicación locales e internacionales.
En ese momento había en el lugar una quincena de periodistas y fotógrafos identificados como “TV Press”.
Cinco de los proyectiles destruyeron los locales de la televisión “Al Quds” en la planta undécima, seis periodistas resultaron heridos, cuatro de esa misma cadena. Se temía por su vida de uno de ellos después de que se le hubiera amputado una pierna.
Unas cinco horas más tarde, el conocido como “edificio de los periodistas”, Al Shourouk, recibió el impacto de dos misiles y tres colaboradores de la televisión “Al Aqsa” que estaban en su interior fueron heridos de gravedad. El Ejército israelí aseguró que en esas instalaciones había un centro de comunicación de Hamás.

3 comentarios:

  1. A mi me parece que meterse en una guerra y quejarse de la falta de ética o código es por lo menos una mariconeada.
    Hay una especie de "no me peguen soy giordano" corporativo para sobrevalorar la "humanidad" periodística y un "como me sacrifico para que ustedes vean".Afectación.
    ¿Quieren el Pulitzer?
    Harto de ver tanto desastre no suma la queja, ni la opinión, ya lo sabemos; los judíos hacen un chiquero sangriento con los vecinos bajo el paragüas del holocausto.
    ¿Realmente necesitamos alguien que nos venda la morcilla de tanta sangre derramada?

    ResponderEliminar
  2. No quiero sonar muy HDP pero me cayó un poco para el orto eso de "que los lectores aprecien el esfuerzo del periodista" por contar las tristes crónicas del conflicto bélico. Es una PUTA GUERRA (o más bien un exterminio) Qué carajo hay que explicar con tanto detalle?

    ResponderEliminar