viernes, 6 de diciembre de 2013

Mandela



Luego de padecer las peores condiciones de reclusión en tanto un preso político era considerado por el régimen infinitamente más peligroso que un delincuente común, Mandela sale en libertad para trabajar por la reconciliación nacional.

El se erigió en símbolo para que concluyera el Apartheid.

 

Finalmente la humanidad toma referencia en aquellos que han logrado el trabajo interior. Y lo irradian como superación de la violencia y el sufrimiento.

 

Si alguien con semejante cercenamiento de su libertad, alguien a quien le han robado impiadosamente la mitad de su vida, alguien que antes de ello tuvo que luchar contra las peores injusticias, sale al mundo con una sonrisa, con las manos abiertas, con el abrazo trascendente, se transforma en un imprescindible.

 

El mundo podrá movilizar sus rencores, su egoísmo, su corta visión, su sed de revancha, su frustración, su arrogancia, su obsesividad, su maldad, su cortedad, su torpeza, su agresividad… pero se rinde a los pies de aquel que voló muy alto por encima de las miserias del espíritu.

Y entonces lo hace guía, necesariamente. Lo construye como faro.

 

La no violencia activa es victoria en Mandela.

 

Como todos, tuve desavenencias, discusiones, enfrentamientos con mi padre, sin embargo los recuerdos fuertes, los que me ayudan, los que me dan su cuota de claridad están asociados a lo mejor de él. A todo lo bueno que me dio. Incluso en hechos y sensaciones puntuales que actúan como plena referencia.


La humanidad es sabia en enterrar en el olvido; lo oscuro, lo retorcido, lo amargo, lo resentido…

Entonces Mandela se graba en su memoria como uno de sus padres. Y su recuerdo se llena de lo mejor que entregó.
Ese es el activo de los líderes, de los referentes; lo mejor que nos han dejado.

El resto, lo tenemos que hacer nosotros.

21 comentarios:

  1. LOS K COMO SIEMPRE COLGANDOSE DEL PRESTIGIO AJENO.

    ResponderEliminar
  2. Cuanta falta le haría a Palestina de un equivalente a Mandela, en momentos que la brutalidad sionista/israelí supera ampliamente la desplegada por los gobiernos segregacionistas sudafricanos.

    ResponderEliminar
  3. Qué comentario pelotudo, Mayúsculo 09:34.
    Todos volamos bajo respecto a semejante referente, pero lo tuyo es reptar por los sótanos.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor que leí sobre Mandela por lejos.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  5. Por momentos pienso que los cambios sucedidos en Sudafrica fueron en vano. La poblacion blanca sigue siendo dominante y la negra, salvo pequeños grupos, siguen viviendo en una pobreza extrema.

    Pero despues pienso que eso lo pienso desde BsAs, y que debio haber sido extremadamente duro para la poblacion originaria de sudafrica el apartheid, y este tipo fue el lider que necesitaron y pudieron tener.

    Ejemplificando esto, en una discusion con unos amigos, uno, mas radicalizado, decia algo asi como: "al final este tipo busco la unidad a traves del rugby que es un simbolo del colonialismo y las clases dominantes". Pero hace poco me entere que por ejemplo en Nueva Zelanda el futbol es el deporte de elite y el Rugby es altamente popular.

    En fin, reflexiones que tal vez no sumen mucho, ja!
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Bueno el post Daniel....¡buen enfoque!

    ResponderEliminar
  7. No se preocupe Daniel. A juicio de algunos escribas vernáculos Mandela también hubiera sido acusado de derechizarse por haber tenido la obligación política de moderar sus discursos y metodologías a favor de encontrar los senderos adecuados para obtener la igualdad de derechos de su raza. Así y todo nadie hizo más que él en pos de ese objetivo. Respeto a King y a Malcom X pero lo de Mandela fue superior ya que incursionó sobre los terrenos de las decisiones políticas la comprometerse en la reconstrucción de su país como Presidente. No se quedó en el testimonio. Hizo política de la que sirve. Excelente post

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno el post y la sintesis de Gustavo Sala!

    ResponderEliminar
  9. Por estos días, Mandela va a estar de moda, se murió y, me van a disculpar que lo diga medio a lo bestia pero, eso lo transforma en negro de la mejor clase, el negro muerto.
    Habrán actos, ceremonias, discursos, plegarias, caras y caretas serias, compungidas, "dolidas" y fotos, afiches, pancartas, notas en diarios, radios, teles, también remeras, pines, llaveros, libros que se escribirán y libros ya escritos que esperaban el día justo - ayer, hoy - para salir a pasear en los quioscos.... o sea, Mandela se murió y una enorme maquinaria se pondrá en marcha para pasteurizarlo, aclararlo, buscarle los defectitos y defectotes, los errores, los aciertos (que siempre serán "relativos").
    Cierto, tampoco van a faltar los troskos en versión argie que lo hubieran hecho mejor, de acuerdo al manual y con resultados con garantía. Es decir, lo típico.
    Se murió Mandela, el viejo "terrorista" mientras hay tanto terrorista gozando de excelente salud y, casi seguro, discurseando mentiras sobre el muerto ilustre.

    ResponderEliminar
  10. Repito el análisis que vengo rumiando desde que Mandela murió: es una figura inmensa, y su trabajo contra el apartheid inobjetable, pero no es indiscutible.
    El riesgo que se corre es pensar que Sudáfrica es un paraíso y que los problemas culminaron solo por llevar adelante una política de diálogo y consenso.
    Hay mucho más para desmenuzar, y más que nada, hay que resistirse a la tentación de convertir a Mandela en una estatua de bronce.
    Sin duda estas objeciones pueden parecer intempestivas, inoportunas, pero me descompenso cuando veo que por todos los medios serios discurre una imagen edulcorada de Sudáfrica que no se corresponde con la realidad.
    Cosa extraña, el único medio on line en donde encontré un artículo en el que se iba un poco más allá de lo obvio es en Ambito Financiero en donde trabajan sobre la política exterior de Sudáfrica. Como será la laguna...

    ResponderEliminar
  11. Por supuesto. Pero justamente por eso soslayé el tema rescatando la figura del hombre.

    ResponderEliminar
  12. La figura del hombre es enorme, de Mandela hombre es inmensa.
    Porque sostuvo una ética de resistencia y fidelidad a sus principios que le granjeó el apoyo de gran parte del mundo (no de todos porque siempre hay alguno a los que el apartheid les sigue pareciendo magnífico)
    No quebrarse en los momentos en que intentaban quebrarlo, sostener la Carta de Libertad (http://descontexto.blogspot.com.ar/2010/04/la-carta-de-la-libertad-sudafrica-1955.html) en los peores momentos y luchar por ella merecen todo nuestro reconocimiento.
    Obviamente, Ud. ya me conoce Daniel, no puedo quitarme el entripado entre lo que es actualmente Sudáfrica y los principios de la Carta. Aún cuando comprenda los avatares de la realpolitik.

    ResponderEliminar
  13. SALA NO EMITI NINGUN JUICIO SOBRE MANDELA, NI TENGO NADA DE QEU ACUSARLO, PERO ES NORMAL LO DE VALORAR A ALGUIEN UNA VEZ MUERTO SOLO PARA SACAR UN POCO DE LUSTRE A LOS LAURELES PROPIOS, QUE EN EL CASO DE LOS K BASTANTE MARCHITOS ESTAN.

    ResponderEliminar
  14. Don Mayúsculo:
    Acá se fue a los caños.
    Cordialmente
    Yo.

    ResponderEliminar
  15. Siempre lo valoré. Está de más mayúsculo el querer aclarar, porque oscurece.

    ResponderEliminar
  16. El mayúsculo lo que tiene muy oscurecido ¡Es el marulo!....Pobre....

    ResponderEliminar
  17. Me causa gracia como Mayúscula habla de acusar. Como si él tuviera la potestad y el don divino de hacerlo como y cuando le venga en gana y por cualquier tema que pase por delante de sus narices.

    ¿Quién carajo sos?

    Debatí, proponé ideas, salí de la lógica troscocarriotista. Laburá con el marote, salí de tu permanente estado de vacación mental.

    ResponderEliminar
  18. Daniel, muy buen artículo. Esa es la cuestión: en el medio de tanta cloaca, es imprescindible saber que existen los Mandelas. Con sus claroscuros, como todo ser humano, porque no fue un marciano ni un dios ni un mago. Sin embargo, ahí está él, diciéndonos que sí es posible superar los abismos propios y ajenos a fuerza de ideales y de resistencia, de no dejarse vencer. Siempre me pregunté cuántas veces debe haber dudado, cuántas veces en su largo calvario debe haber deseado ser otro o dejar de ser él, cuántas veces se habrá atormentado pensado en que se había equivocado. Hay soledades tan profundas en los líderes de verdad, en los Hacedores, soledades y miedos tan devastadores… Qué fuerza de convicción, qué ideales para soportarlas y seguir adelante…

    Como decís, Luciano, no convirtió a Sudáfrica en un paraíso. ¿Podría haberlo hecho? No. Imposible. Pero lo que sí hizo fue mucho, tanto, tanto…
    Me llamó la atención esto que contás:
    «Ejemplificando esto, en una discusion con unos amigos, uno, mas radicalizado, decia algo asi como: "al final este tipo busco la unidad a traves del rugby que es un simbolo del colonialismo y las clases dominantes"».
    Intenté encontrarle la vuelta al razonamiento y sin éxito. Si Mandela hubiera pensado así hoy nadie lo recordaría, ni sabríamos que existió siquiera, porque no hubiera logrado ni una pizca de lo que logró. Con ese razonamiento, aplicado a nuestro país, tendríamos que el idioma, la carne, la agricultura, los ferrocarriles, el fútbol y cualquier otro deporte, la ciencia y la tecnología, el rock, todas las constituciones nacionales y provinciales, los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, incluso la propia idea de república, nación y estado son símbolos del colonialismo y/o las clases dominantes.

    Saludos.
    Esther

    ResponderEliminar
  19. Estoy de acuerdo Esther. Traje la anecdota porque me parecio muy clara esa postura.

    Sinceramente yo nunca me puse a pensar en Mandela y Sudafrica mas que en los datos de color de su vida preso y etc, digna de revista Viva. Ahora que murio me di cuenta de eso y de que desconocia su historia. Que el tipo fue comunista, estuvo con Fidel, intento llevar adelante procesos de lucha armada, etc.

    Simplificando, entiendo que era uno de los buenos, que hizo politica y llevo adelante la politica que pudo en su momento historico como bien dice Daniel.

    Pero tal vez, en estos casos gana el odio que genera que estas personas se transformen en simbolos de la derecha despues de lavarlos de toda su potencia, historia y por supuesto ideologia.

    Saludos!

    ResponderEliminar