jueves, 6 de marzo de 2014

Maduro denuncia a Panamá por su participación "diplomática" en el golpe en curso


Maduro:
-"He decidido romper con las relaciones diplomáticas y comerciales con Panamá. Nadie va a conspirar contra nuestro país"


Puede leerse apresurada la decisión, pero es claro que Panamá se pone a la cabeza de las exigencias a la O.E.A. para escarmentar a Venezuela hacia una legitimación de la intervención. Todo esto después de numerosos esfuerzos por parte del gobierno venezolano acudiendo a la diplomacia panameña para que cese en sus intentos de colocarse como punta de lanza para actuar en Washington en pos del accionar destituyente.
Por supuesto que la CNN y sus satélites apelan al viejo chamuyo del aislamiento y la paranoia que reproducen por aquí todo tipo de actores consecuentes con su desestabilización.
Obvio en la derecha y consecuente en algunos grupos de izquierda que a través del tiempo nunca se han hecho cargo de sus lamentables caracterizaciones para restarle apoyo a nuestros gobiernos jaqueados como en el caso de Venezuela, por tantos actores diversos (todos apadrinados desde Miami, claro) por lo que pareciera que a esta altura no queda mucho más que el cuerpo de marines desembarcando para una acción efectiva en una perspectiva bizarra, como bizarro, pero altamente criminal, es todo el enorme montaje desplegado contra nuestra hermana Nación.
Estamos llenos de Gurkas, pero estemos atentos a que se cocina desde siempre en Panamá, enclave histórico privilegiado por los Estados Unidos para sus acciones de contrainsurgencia. Ayer refugio del adoctrinamiento de la plana mayor de los milicos torturadores y asesinos que asolaron nuestros países, hoy empeñado en encabezar diplomáticamente la actividad solapada del golpe blando reptante en Washington.
A que se cocina en Colombia y fundamentalmente en el sur de los Estados Unidos.
Solo en lo que fue El Salvador, los yankys se patinaron 1.000 millones de dólares. Imagínense.
El venezolano Carlos Peñaloza que enlaza Westonzuela (Florida, USA) con el espíritu de lo que fuera Fuerte Gulik (Panamá) es una de las cabezas visibles de la conspiración.

Solo Argentina, Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua han desistido del envío de personal militar, policial o civil a la ex Escuela de las Américas, hoy Western Hemisphere Institute for Security Cooperation.
Panamá dispone de un número alto de efectivos en ellas y lo de Colombia es escandaloso, aportando 836 efectivos.

La pantalla pseudo democrática de los estudiantes manifestando, y que han provocado numerosos actos de violencia callejera, está comprendida dentro de la acción de golpe blando (ya no tan blando) en manuales de teóricos reconocidos a tal efecto como Gene Sharp.
Resta ver los efectivos que actúan infiltrados y como ocurriera en el golpe de 2002 -donde se movió activamente y a la cabeza, Efraín Vázquez, graduado en la Escuela de las Américas- siendo quienes ejecutaban a los propios manifestantes para endosarle el fardo al gobierno (en documentos filmados).

 
Aquí, un fragmento publicado en "Rebelión" sobre la acción de los medios en el montaje del golpe a Venezuela, el mismo sitio que em el 2010 advirtiera sobre el accionar destituyente desde Panamá y la falta de reacción para entonces del presidente Chávez en actuar en consecuencia:

-"Manuel Rosales está utilizando el territorio de Panamá para evadir los controles de la Interpol y viajar ¿clandestinamente? a Estados Unidos. En diciembre estuvo en Panamá contactando –entre otros- a Gassaiv Almaz, empresario y banquero venezolano, financista de actividades contra el gobierno constitucional venezolano, y a banqueros defraudadores fugados del país..
En Panamá realiza reuniones con dirigentes opositores venezolanos quienes viajan expresamente a ese país para reunirse con Rosales, entre ellos Alberto Federico Ravell y Pablo Pérez, Milos Alcalay y el exgeneral Ochoa Antich, entre tantos otros.
Venezuela puede denunciar esto, y no lo ha hecho."


Los medios de comunicación y la ideología fascista claves para entender la guerra sucia contra Venezuela.

Los medios de comunicación siempre han tenido un papel destacado en las guerras encubiertas de Estados Unidos especialmente en América Latina. En tanto que conglomerados de empresas que comparten los mismos intereses generales que el imperio no han tenido ningún reparo en ponerse al servicio de la propaganda imperial. Pero si la guerra encubierta se ha convertido en la forma hegemónica de hacer la guerra también los medios de comunicación han adquirido un protagonismo mayor y han sufrido transformaciones en su forma de operar impulsados por el desarrollo tecnológico.
Con las Nuevas tecnologías de la comunicación y la información se ha añadido una mayor potencia contaminante a la capacidad de los medios tradicionales que ahora se servirán de las imágenes y mensajes de los ciudadanos de a pie para hacer propaganda. La supuesta democratización de los medios masivos gracias a Internet ha sido la oportunidad para que cientos de ciudadanos se conviertan en un ejército de propagandistas con tweets y hashtag que , siempre que estén en la línea adecuada, serán replicados y amplificados por los medios tradicionales. Así, las redes sociales están siendo utilizadas a modo de drones para bombardear nuestras conciencias.
Las imágenes falsas y manipuladas sobre los conflictos en las calles en Venezuela que han inundado Internet estos días han circulado mayoritariamente a través de las redes sociales. Algunos medios tradicionales también las han usado pues la inmediatez, la urgencia y la credibilidad que se otorga a los supuestos testigos directos siempre es mayor que la que puede aportar un periodista contratado por un medio que puede ser acusado de tener una ideología. Los activistas sociales a través de las redes se convierten en la tapadera perfecta para que los medios utilicen estas imágenes sin necesidad de contrastar ni verificar las fuentes. Porque, en realidad lo que importa es que estas imágenes circulen e inunden Internet ya que reforzarán la matriz previamente creada por los medios masivos. Si se trata de imágenes o noticias falsas no importa ya que sirven igualmente para reforzar los mensajes adecuados.
La buena voluntad, los buenos sentimientos y las emociones que provocan estas imágenes son utilizadas en contra nuestra para provocar repulsa hacia el gobierno venezolano y para justificar, en última instancia, el derrocamiento de un gobierno democráticamente elegido y con el apoyo mayoritario de su población.
La guerra en cualquier parte del mundo necesita la rapidez y versatilidad que ofrecen las nuevas tecnologías. No es casual que junto con la reducción del número de soldados la Administración Obama se plantee destinar mayores recursos a las amenazas de Internet. Además de replicar las imágenes y mensajes que refuerzan la línea de las editoriales los medios masivos se servirán de la publicación de los comentarios a sus noticias que apoyen la línea correcta creando la impresión de que existe una opinión pública ya formada en contra de la cual será muy difícil situarse. Sin duda hay empresas e individuos pagados que hacen determinados comentarios en los blogs de los periódicos y en las redes formando parte de un nuevo ejército no regular de propagandistas.
Los medios masivos continúan cumpliendo su tarea en los golpes de Estado al preparar las condiciones subjetivas. En realidad, son ellos, previa orientación, quienes eligen a la oposición –preseleccionan al candidato que tiene mejor imagen- le dan la forma correcta, silencian su peor cara, preparan, en definitiva la opción de salida. Se nos puede acusar de fomentar la teoría de la conspiración si no fuera porque los cables de Wikileaks donde se publican los correos de agencias de espionaje y embajadas de Estados Unidos encontramos comunicaciones en las que los medios de comunicación antigubernamentales son contenidos habituales de dichos mensajes. Por ejemplo, en diciembre del 2011 Wikileaks publicaba varios cables de correos entre miembros de la empresa Stratfort (tapadera de los servicios de inteligencia USA) donde aparecían artículos de El Universal recogiendo los planes de Leopoldo López de abrir a empresas extranjeras las inversiones en el petróleo venezolano, o la promesa de purgar las agencias de policía.
Pero la figura de Leopoldo López como plan B en caso de que no resultara la opción de Enrique Capriles viene de más atrás. Ya en el 2008 los cables de Wikileaks mostraban a López como una opción para desestabilizar al gobierno venezolano. Se le mencionaba al menos 77 veces y, en uno de ellos, cuando se da cuenta de la visita del senador estadounidense Ron Wyden, se señala que: "el senador y su equipo discutieron posibles estrategias de medios con López y métodos para trasladar de manera eficiente su mensaje al público en EE.UU." En otro cable se informa de la reunión de la embajada de EEUU con la asesora legal de López en la que se explica que convertir a López en víctima de las maquinaciones del chavismo estaba haciendo que su popularidad aumentara. Así pues, todo a punta a que la guerra sucia contra Venezuela tiene una dirección a distancia situada en territorio estadounidense y que el mapa de vuelo ha ido cambiando según la coyuntura.
En relación a los golpes de Estado los medios masivos se han adaptado a las nuevas formas de intervención del imperio y al cambio de coyuntura, especialmente en América Latina. La deslegitimación de la derecha latinoamericana, las experiencias de los gobiernos neoliberales, el fracaso de todas las promesas liberales y capitalistas y el triunfo de gobiernos progresistas en toda la región ha dado lugar a una derecha fragmentada, enfrentada y debilitada. En los golpes de Estado tradicionales el papel de los medios de comunicación se dirigía principalmente a la difusión de la propagan y reforzamiento de las élites. Una parte importante de los ejércitos, formada en la tristemente famosa Escuela de las Américas, era golpista, y las élites contaban con una base social amplia.
Ahora los medios tienen que ser mucho más activos pues junto con la construcción del liderazgo opositor tienen que crear una base social que ha quedado muy disminuida en la mayor parte de los países con el empobrecimiento de las clases medias. Tienen que construir una realidad inexistente y si los esfuerzos por persuadir a la población venezolana de que han de votar a la oposición no dan sus frutos necesitan acrecentar el bombardeo hacia la opinión pública internacional. En el caso de Venezuela, con las informaciones de que disponemos de los cables difundidos y por el seguimiento sistemático de las noticias de los medios masivos en las campañas electorales, los medios parecen haber asumido la tarea de unir a la oposición, de construir el liderazgo político y de convertir a grupos acomodados de venezolanos en “el pueblo venezolano”. Por eso estamos viendo unas formas de mentir, de tergiversar, de manipular tan agresivas, tan violentas y tan claramente subordinadas a las directrices imperiales. Si los SEAL tienen licencia para matar los medios tendrán licencia para engañar.
Los periodistas están actuando como “para-periodistas”, funcionan como los mercenarios a sueldo sin ninguna restricción ética o profesional. Sin duda hace tiempo que la función de los medios masivos no era informar sino hacer propaganda pero el nivel ha subido tantos decibelios que es difícil pensar que se trata de una casualidad.
Los medios masivos señalan los objetivos y marcan la estrategia de la guerra las redes sociales disparan. La ideología que está detrás de esta nueva forma de guerra masiva y permanente coincide en rasgos básicos con una ideología fascista.
El fascismo nunca ha sido enemigo del capitalismo, todo lo contrario. Pero el fascismo italiano y el nazi eran fuertemente nacionalistas y esto representaba un peligro para la expansión global del capital. Ahora, el fascismo como ideología sirve a intereses globales, no tiene una esencia nacionalista. Ha dejado de ser una ideología sin más para ser una opción de poder necesaria para la continuidad del capitalismo. Parece como si desde las instancias de poder se contemplara esta opción ideológica como la mejor para acabar con la democracia en aquellos países en las que sus poblaciones hayan elegido inadecuadamente. Presentado como un movimiento de masas y desprovisto de rasgos ideológicos que pudieran ser rechazados por la opinión pública internacional, asimismo tratarán de justificar las imágenes de violencia como algo inevitable dada la represión gubernamental.
De ahí que se alimente desde los medios la idea de que es el pueblo venezolano en las calles quien pide el derrocamiento del gobierno y se oculten las imágenes más violentas de quienes promueven y alientan estas manifestaciones que no tienen nada de pacíficas. Se reinterpretan los actos violentos y se trasfiere la culpabilidad al gobierno en vez de a la oposición.
Ante el recalentamiento global que hace surgir multitud de movilizaciones en todo el planeta, ante la posibilidad de que proyectos soberanistas e independientes se hagan con el poder Estatal se alimenta el fascismo y los medios deciden cuales sí y cuales no son las movilizaciones legítimas.
La guerra encubierta para derrocar gobiernos necesita presentarse como movimiento de masas. Estas masas violentas necesitan: recursos materiales y cobertura mediática.
Las imágenes de movilización social, las calles, no las imágenes de los militares, son las que permitirán legitimar simbólicamente el derrocamiento de un gobierno “los pueblos no se equivocan” dirán los intelectuales. Así, frente a las imágenes clásicas de golpes de Estado con los militares ocupando las sedes parlamentarias, incendiando, disparando… en vez de los bombardeos a la Casa de la Moneda en Chile tendremos las imágenes de ciudadanos corrientes ocupando las calles, haciendo barricadas, disparando y ocupando las sedes de las instituciones. En estos momentos el discurso de la institucionalidad, de la legalidad y de la democracia están dejando paso al discurso de “las calles” hablan. Los medios no utilizarán el término golpe de Estado sino “cambio de régimen”, porque los ciudadanos no dan golpes de Estado. La legalidad pasará a un segundo plano como defiende Obama en sus discursos.
Para que todo esto funcione primero se han sembrado las ideas, después, cuando surge la crisis, es el momento de impulsar la salida política correspondiente. La multiplicación de mensajes tóxicos durante los momentos de crisis producirá un colapso sensorial que paralizará la razón y el entendimiento, generará impotencia y el reclamo de una salida.
Friedman el ideólogo de los “Chicago boys” y del golpe de Estado en Chile dirá en Capitalismo y libertad: “Sólo una crisis –real o percibida como tal- produce un verdadero cambio”. Y “cuando sucede una crisis así, las medidas que se emprendan dependen de las ideas sembradas y cultivadas hasta el momento. Y esa, creo yo es nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, y mantenerlas vivas y disponibles hasta que lo políticamente imposible se convierta en políticamente inevitable”.
Las consignas de ideología fascista que han ido sembrando los medios masivos en Venezuela tienen cuatro ejes: crisis económica (escasez), violencia (del gobierno), juventud reprimida (estudiantes) e injerencia extranjera (cubana).

19 comentarios:

  1. Y uno empieza a entender la carta de Rubén Bladés. Un tipo como él, con contactos políticos dentro de Panamá no podía no saber esto.

    ResponderEliminar
  2. "Todo esto después de numerosos esfuerzos por parte del gobierno venezolano acudiendo a la diplomacia panameña para que cese en sus intentos de colocarse como punta de lanza para actuar en Washington en pos del accionar destituyente." (Daniel dixit)

    Por favor Daniel, ilustranos en qué fuentes irrefutables te basás para aseverar que Maduro agotó todos los recursos diplomáticos antes de decidir contar relaciones con Panamá.

    Maduro es bueno y patriota, Panamá y los EE.UU. son malos y despóticos¡¡¡

    La verdad que los complots maquiavélicos que fabulan Maduro y cía me tienen sin cuidado en tanto no se materialicen, ya que lo único palpable y comprobable es la miseria en la que se encuentra inmerso el grueso del pueblo venezolano, con una inflación sin precedentes y una inseguridad sin límites.

    A quién que tenga dos dedos de frente le pueden preocupar más los intringulis chingulis que denuncia Maduro desde la comodidad de su palacio, que la situación por la que atraviesan los venezolanos inmersos en el más absoluto desahucio y completamente desprotegidos????

    Parece que para algunos vale más el sosiego de un tipo que la vida y el bienestar de millones de venezolanos. Que va a hacer...

    Saludos, Jorge Manfredi.


    ResponderEliminar
  3. " los complots maquiavélicos que fabulan Maduro y cía me tienen sin cuidado en tanto no se materialicen,..."

    Ja ja...

    Y sí, por eso a muchos los hechos "los pasan por arriba", no entienden un carajo de nada y hablan boludeces...

    Con razón la IV Internacional sigue debatiendo...

    Saludos don Daniel

    ResponderEliminar
  4. Además de preservarse por la indisimulable ayuda del gobierno panameño a los golpistas, la ruptura de relaciones pude llegar a complicar económicamente a los garcas venezolanos que fugan divisas utilizando ese país como paraíso fiscal.

    ResponderEliminar
  5. Un Argentino del Medio6 de marzo de 2014, 19:17

    Como ya todos sabemos la culpa de todo la tiene la CIA, Panama, Colombia y la secta masonica.

    No importa que la inflacion sea del 854655488%, que los homicidios sean la orden del dia, que haya grupos armados para-policiales disparandole a los manifestantes, que Maduro hable con los pajaritos, que no haya ningun tipo de independencia entre los poderes del estado, que no existan medios de comunicacion independientes del gobierno, ni nada de todo eso.

    Como esta mas que claro la culpa es de la CIA... Cuanto falta Daniel para que la culpa de lo que pasa en Argentina tambien sea de la CIA y la secta masonica?

    Hasta ahora la culpa era de la oscura mano del mercado, Magnetto y los mismos de siempre...

    Evidentemente aca hay mas de uno que sigue viviendo en 1973. Hay algunos que no se enteraron que termino la guerra fria o que estamos en el siglo XXI.

    ResponderEliminar
  6. En su segundo reporte del día, informó Radio Miami.

    ResponderEliminar
  7. Que opa que sos "Un Argentino del Medio".
    De onda, no podrías asignarte otra nacionalidad. Preferentemente que no sea latinoamericana. No por lo tilingo de tus comentarios, sino porque das vergüenza ajena.

    ResponderEliminar
  8. Mientras tanto Maduro le sigue vendiendo petroleo a EEUU, que interesante.

    ResponderEliminar
  9. Ja...

    Y si, la bajada de línea de no hace mucho hecha por The Nation diciendo que el golpe del '55 se debió a las horrorosas políticas populistas, tilingamente hoy se recicla el discurso por uno de los más conspicuos idiotas (del medio of cors)

    Y otro muy inquisitoriamente mostrando la GRAN contradicción del Socialismo del SXXI inquiere tilinga y medio pelo-mente:
    "Mientras tanto Maduro le sigue vendiendo petroleo a EEUU, que interesante."
    ¿Y? ¿Qué tiene de interesante?

    No deje de nunca de juntar boludos don Daniel

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Vos la tenés clarisima Silenoz; sos el mas vivo de la cuadra.

    Naaaa, era una jodita. Sos un terrible pajerto que no le gana ni a su propia sombra. A vos te parieron en una chacineria, porque sos un tremebundo salame.

    Andá a tomar la chechona que te llama tu mamá.

    ResponderEliminar
  11. Para los caídos del catre, Panamá es un territorio yanqui, aunque haya testaferros constitucionales que convaliden la farsa, era una provincia colombiana que el Tío Sam con diplomacia y garrote "independizó"en 1903.Para el canal,¿vio?
    Acá hay una fuente que es bastante benévola con la historia:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Separaci%C3%B3n_de_Panam%C3%A1_de_Colombia

    A ver, por un boleto gratis para mirarle el orto a mirta legrand, ¿alguno tiene dudas que los yonis también juegan?

    ResponderEliminar
  12. Aca estan estos son los guerrilleros de sillon.

    ResponderEliminar
  13. Un Argentino del medio7 de marzo de 2014, 1:45

    Panama es malo, la CIA tiene la culpa de todo y Silenoz cree que vivimos en 1969. Mientrastanto Maduro tiene miliciasqadas, presos politicos y mata manifestantes a diestra y siniestra.

    Alguien me podra recordar las caracteristicas de un regimen facista?

    ResponderEliminar
  14. Un Argentino del medio7 de marzo de 2014, 1:45

    Panama es malo, la CIA tiene la culpa de todo y Silenoz cree que vivimos en 1969. Mientrastanto Maduro tiene miliciasqadas, presos politicos y mata manifestantes a diestra y siniestra.

    Alguien me podra recordar las caracteristicas de un regimen facista?

    ResponderEliminar
  15. UN REGIMEN REPRESOR Y DEMAGOGICO COMO EL VENEZOLANO NO NECESARIAMENTE ES UN REGIMEN FASCISTA.

    ResponderEliminar
  16. ANÓNIMO DE LAS 20.17 DICE... Mientras tanto Maduro le sigue vendiendo petroleo a EEUU, que interesante.

    Tiene razón. Igual que él, que sigue disfrutando de los subsidios de la kretina.. ¿o ya renunció?

    andaaaaaaa... moralino

    ResponderEliminar
  17. ¡yo soy bueno! me va mal porque las corpos son malas, no me dejan expresar mi habilidad.

    Los K quieren mi voto para ayudarme, lo aprendi en 678 con una canción.

    ResponderEliminar
  18. La única habilidad que se te conoce es escribir boludeces en los blogs, la mayoría de ellas, archirrepetidas y que pretenden ser irónicas (???). Triste e infeliz.

    ResponderEliminar