sábado, 12 de abril de 2014

Al gran Alfredo



Hoy es fácil con la tecnología a mano, pero en aquel tiempo para una adorable película como "Boquitas pintadas", ésta escena la realzaba especialmente



De las cosas que suman en la memoria a ese enorme intérprete de aquel a quien soñaba Nené en la novela de Manuel Puig y que Torre Nilson llevara así a la pantalla grande.

O al atormentado Erdosain de los Siete Locos entre otros tantísimos personajes, algunos de los cuales podemos ver aquí



Un sentido post le escribió ayer el Amigo Mancu. Léanlo por aquí, donde cuenta en que circunstancias llegó a conocerle para encontrarse al instante con un tipo profundamente sensible.

7 comentarios:

  1. Ayer recibí un correo electrónico de un querido amigo que resumió la grandeza de Alfredo Alcón con esta sencillez: "Cuando salía de un teatro después de ver una obra con Alfredo, sentía que yo era una mejor persona."

    En otro sentido, mirando diferentes portales para leer crónicas de su funeral, tuve la mala idea de leer algunos comentarios de lectores de La Nación, lo que me sacó de la unción por las honras al insigne muerto y me revolcó en el barro del odio feroz e insoportable que siempre campea por allí.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. A esa gente le sale el resentimiento por las orejas, Tilo. No pueden con su genio.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. la escena de boquitas pintadas me hizo llorar otra vez, que pelicula hermosa,y alcon, que maravilla de actor ,siempre fui fanatica de el, por su don de bien y por seriedad, qepd .

    ResponderEliminar
  4. Tapa del diario Pagina/12: La muerte de Alfredo Alcon ocupa todos los titulares.

    ¿Por que usan la muerte de una actor para ocultar la caida de un pais?¿

    ResponderEliminar
  5. Ano 20.42...¿porque saliste tan pelotudo? se preguntan tus viejos...

    ResponderEliminar
  6. Me emocionó mucho el testimonio de un actor que compartió con Alcón su última noche. Contó que se juntaron todos a eso de las nueve y la reunión terminó pasadas las dos de la mañana. Contaron anécdotas y también callaron, conmovidos y sin mirarse.

    Este actor volvió a su casa y soñó con Alcón. Soñó que se levantaba de la cama y le decía: "Ojo que estoy escuchando todo..."

    ResponderEliminar