miércoles, 8 de octubre de 2014

Debatir en muchos casos no sirve



Ayer por la noche, el Gato Sylvestre presentó uno de esos debates que suele armar desde su buena fe sobre que de ellos saldrá algo constructivo.

Debatir no resulta algo constructivo ni menos interesante cuando las partes en pugna carecen de la disposición indispensable para exponer y atender al otro desde el mejor lugar interno, instancia ésta que debería ser natural (pero ete aquí que ninguna construcción humana lo es y ahí nos las vemos con todo fenómeno cultural como importante pero cuestionable).

El caso es que la mayoría de los debates de estos tiempos se desarrollan desde el peor lugar interno que pueden ofrecer los que se prestan a participar.
No todos ellos, claro, pero si un número suficiente como para que la cosa se haya instalado casi definitivamente (al menos por un tiempo considerable) en el mismísimo barro.

Y en que le sirve esto a la platea que invierte parte de su tiempo en la esperanza de encontrarse con valiosos conceptos y datos para su metabolización?
Por ahora, en ser desplazada su demanda por la de una platea ávida en ganar el partidito de cada día, pretendiendo que la posición que superponen resultará triunfante solo por el hecho de gritar más fuerte, de intentar borrar al otro.
Todo lo que parte de superponer el deseado triunfo (como si tal cosa existiera) de la propia posición a la de los argumentos.
Así es que concurren a debatir estableciendo de antemano que habrán de invalidar de hecho todo lo que el contrincante habrá de argumentar.
Y peor aún, si alguien con buena fe se ofrece a intercambiar sobre argumentos deberá encontrarse de seguido con réplicas que los interpretan sesgadamente para luego contestarlos de manera falaz.

Una diarrea completa.
Mientras tanto, la realidad prosigue.

Ayer exponían el Subsecretario general de la presidencia, Gustavo López; un dirigente del massismo, Adrián Pérez, uno del Partido Obrero, Marcelo Ramal, Eduardo Buzzi por la Federación Agraria y otro del Frente Renovador; Guillermo Nielsen.

Obviamente la cosa resultó en un todos contra uno en base a la fobia al populismo que une y amalgama hoy día a todo opositor.

Fobia que seguramente traduce en envidia la inutilidad de unos y la cobardía de otros por no poder aplicar las medidas que el populismo suele aplicar y que saben confrontar con los que el resto no sabe, no puede o no quiere confrontar en busca de beneficiar a las mayorías.

El tema es que cuando se ofrece ese momento en donde los participantes intercambian entre sí para lanzar preguntas y réplicas unos sobre otros, se suele provocar el mismo escenario que ayer por la noche se presentara.
Ese en que los mecanismos automatizados pueden más que una digna voluntad de comunicación recíproca.

Así es que Adrián Pérez tomaba la idea de que López concurría a resaltar logros del pasado cuando el enfoque debía hacerse desde el presente hacia el futuro (lo que constituyó solo una parte del discurso de López) y es así que ante la respuesta de López, superponía Pérez su voz para redundar (creo que lo hizo unas cinco veces) indefinidamente en la misma apreciación.

De lejos fue la exposición de López la más destacada en ofrecer datos y cifras concretas en cantidades.
Todo ello para que Marcelo Ramal lo interrumpiera apenas hecha una pregunta que López se avenía a contestar, desviando entonces el tema de la pregunta que él mismo realizara, a la que López sin embargo se aprestaba a contestar para que Ramal desviara nuevamente el tema de la segunda pregunta que hiciera desviando el tema de la primera, para desviarlo en este caso con un tercer tema, lo que volvía a repetir por cuarta vez hasta que la confusión generada resultaba tal que ya no se sabía de que corno se estaba hablando, enardeciéndose Ramal para irse por las ramas en una interrupción permanente.

Para que puedan darse una idea y solo como ejemplo; Ramal pregunta por el tema deuda externa, López comienza a responderle, entonces Ramal interrumpe aludiendo a que porqué no se atendió el tema ferrocarriles antes a lo que López pasa a responderle, pero cuando esboza las primeras palabras Ramal le echa en cara el conflicto de Lear, por lo que López apenas alcanza a hacer una mueca para que Ramal, ya indignado y agitándose en la silla lo increpe por el penal que Vigliano le cobró mal a Gago en el superclásico del domingo y entonces, ya cuando López no puede siquiera asomar un mísero gesto en su rostro, Ramal hace cargo al gobierno de que los bizcochitos de grasa ya no tienen el gusto que tenían antes...

Sin embargo hago acá una crítica directa a quien se supone moderador de este debate, siendo tan sencillo detener el mismo para decirle a quien interrumpe: -"Mire, usted acaba de hacer una pregunta, aténgase pues a que se la contesten para luego proseguir en réplica".
Pero no; ahí naufragaba la cosa como para que tome el control remoto y me dirija a una comedia donde los protagonistas regresaban en el tiempo a la década del '80. En Estados Unidos y cuando gobernaba Reagan.
Regresar en el tiempo acá, mucha falta no hace ya que nuestro periodismo se empecina en hacer pasear por los estudios de televisión a cadáveres vivientes tipo Domingo Cavallo o Fernando De la Rúa, los que portan un idioma harto difícil de dilucidar que remonta a épocas bizarras que pretenden reinstalar en una osada y enfermiza pretensión como mejores que la actual.

Todo muy surrealista.

20 comentarios:

  1. a mi me parece que "titanes en el ring" que era mucho mejor !!!

    ResponderEliminar
  2. Desde ya, uno veía mucha más nobleza en la actitud de un Tufi Meme enfrentando al Caballero Rojo, sin ir más lejos.

    ResponderEliminar
  3. No se que te extraña Daniel, los mencionados son el ejemplo clásico del critico pero no puedo, y el de Ramal lo tenés minuto a minuto aquí en diversos comentaristas saltando de tema en tema cada vez que ven que hay respuesta al previo.
    Nunca menos y abrazos

    ResponderEliminar
  4. 3 massistas + un po + un fpv. Equilibrado el debate.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Hace rato que vengo sostiendo que los debates son un trampa dialéctica que no aportan nada y sólo apuestan a favor de un show televisivo.
    Si vos tenes 5 tipos que están al unísono haciendo campaña contra un sólo objetivo no hay debate, hay una operación con todo el condimento de una celada.
    Los únicos debates que importan son los que se dan dentro del marco legislativo, pasa que en ese momento la oposición prefiere abstenerse.
    En lo personal prefiero leer los diario de sesiones y sin mediadores ni traductores; posición en la que suele ubicarse el periodismo.
    En estos programa predomina el criterio de Schopenahuer en El Arte de la Controversia

    ResponderEliminar
  7. Daniel, muy perspicaz tu post.

    El problema no es del orden de la racionalidad sino que reside en las emociones.

    La mayoría de la gente que sale en TV, o la mayoría de la gente en general, solo busca confirmar y exaltar pensamientos preconcebidos y en oposición.

    Esto está determinado por una posición emocional que el sujeto no puede controlar. Por lo tanto, toda su razón se convierte en una racionalización.

    Por eso casi no existen los debates, puesto que para que los haya se necesita libertad mental, de la que carece la esclavitud emocional.

    Lo bueno de esta época es que las opiniones personales o individuales o la suma de ellas no mandan en la realidad, cualesquiera sean las creencias de los individuos. El "espíritu" de la época es el que manda, a favor o en contra de las creencias de éstos.

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo pueden esperar debate en un medio como la TV argentina?
    Craso error. Es el ámbito menos adecuado para ello.
    No hay la suficiente dosponibilidad de tiempo ni real interés de conductores y participantes de que se dirima cuestión alguna.
    TV=show, sanata.
    Si les gusta la simulación y el hacer como que, consúmanlo y sientanse integrados, queridas ovejitas.

    Post inútil como cenicero de moto.

    ResponderEliminar
  9. Por favor, que alguien le explique al tal Julio que el valor del dólar presupuestado es mayor porque hay un esquema devaluatotio que se sigue desde el 2003 y que se hace de a poco como para permitir la existencia de una economía que funcione; tal vez a él le preocupe que el ministro no sea el bobelli de TN pero sería medio complicado vivir con las peripecias ilegales y saltimbanquis del "blue" y los dramas de lecto escritura del susodicho "experto".
    Daniel, a mí me tocó estar en una discusión con un prócer trosko, una preciosura, tiraba espuma por la boca el especímen, y es literal. La hidrofobia troska, el coso ése, ramal, todavía está tiernito...

    ResponderEliminar
  10. Anoche cuando escuchaba a Ramal pensaba si no era uno de los que anda siempre por acá...." Un Argentino del medio".."Manfredi" o más de un "anónimo"....Digo que me parecían por el mismo tipo de razonamientos...Bueh! quiero decir: Eso que decía el tal Ramal.

    ResponderEliminar
  11. Oti:
    Captaste la escencia no solo del post sino de este blog mismo.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Usted no se priva de nada, Ram. Y en vivo y en directo, jaja.

    ResponderEliminar
  13. Bueno, habló la voz de la sabiduría lumpen. ¿O será bobelli en gangosa persona?

    ResponderEliminar
  14. A mi me parece que en el fondo los debates no se pueden dar porque este proyecto, con todos sus defectos, tiene tanto impacto positivo en gran parte del pueblo que si debatieran honestamente debería pasarse un 60% o más del debate diciendo: "Y si, la verdad que sí", o "tenés razón", etc. Y automáticamente son etiquetados de Kirchneristas o tibios o lo que sea y sacados del circuito de medios. Un ejemplo podría ser Moreau.

    O sea, mi hipótesis es que no debaten porque no les conviene, no por cuestiones de forma, de capacidad, etc.

    CK
    PD: Ahora que hace calorcito, ¿Alguien sabe cuánto falta para que EDESUR haga estallar el verano?

    ResponderEliminar
  15. Ahí borré al tal Lumpen no se cuanto ya que su mecanismo de respuesta es demasiado parecido al de nuestro héroe, el Entrecomillador quien fuera expulsado del blog.
    Ya les recomendé que usen el ingenio en la invención de personajes (mi preferido es Manfredi, hasta saluda al final del párrafo!).

    ResponderEliminar
  16. Daniel,

    La propuesta de C5N me parece muy interesante. Más o menos en la medida de mi tiempo sigo
    el programa. Hasta donde conozco es el único programa en donde van candidatos y funcionarios
    de las diferentes vertientes políticas y económicas.
    Celebro tener acceso libre y gratuito (TDT) a esa opción televisiva.
    En cuanto al post no estoy en un todo de acuerdo. El gato hace lo que puede en este tipo
    de cruces de ideas, posiciones políticas, vanidades, ego y candidatos que van a venderse
    (quizá) con el clásico está todo mal.
    Los participantes, en general, respetan los tiempos de los otros. Y al contrario de tu
    sensación, me parece que Sylvestre a veces es menos permisivo con representantes de la
    izquierda que con otros, a los que no modera cuando hablan unos sobre otros.
    Más interesante es que algunos temas se tratan primero aquí que en la televisión, también
    se discute de la misma forma. De alguna manera la interacción de medios hegemónicos y la
    contracultura ha conseguido formatearnos, me parece. Claro está que hay un sector reaccionario y
    conservador que nunca tuvo ni tendrá la más mínima intención de ceder algún espacio, sea
    de poder o de cultura. Al contrario siguen apropiándose de banderas y consignas para camouflarse.

    ResponderEliminar
  17. Creo que el gato Silvestre es muy tiernito, le falta madurar un poco y dotarse de gente que lo acompañe y lo ayude a ordenar los debates, el solo no puede y no los pichi que tiene en el programa. Algunos de ellos sirven para programas de la farandula.

    Pedro

    ResponderEliminar
  18. Gustavo López, funcionario de De la Rúa...

    ResponderEliminar
  19. Daniel: Es imposible debatir con quien no tiene el mas mínimo interés en hacerlo.

    Y menos en televisión. ¿Como respondés a 20 acusaciones de corrupción y de país "hecho mierda y en el infierno" en 3 minutos?.

    Los debates en TV están para amasijar a cualquier oficialista que se cruce.

    Los debates, si hay verdadero interés, se deben hacer en un medio gráfico o en un foro en internet, ya que ahí tenes el espacio y el tiempo para responder a todo de lo que se te acuse.

    Un ejemplo: El debate que se realizó en la década del 30 entre Lisandro de la Torre y Monseñor Franceschi. Debate que quedó plasmado en un libro hoy totalmente desaparecido de las librerías.

    Tatincito.

    (Desde la clandestinidad a la que me obliga esta "diktadura")

    ResponderEliminar
  20. Cyborg K: muy interesante tu argumento.

    Pero a mi se me ocurre que el dilema no es o confirmar las ideas preconcebidas del oficialismo o de la oposición.

    Creo que hay problemas reales a los que hay que aportar soluciones, primero en la concepción y, después, en la acción.

    Los opositores, si son leales y no están al servicio conciente o inconciente de intereses espurios, en una posición emocional y racional correcta, podrían decir: "Sres. del oficialismo, Uds., bajo el liderazgo de CFK, aciertan en la dirección de la estrategia y los objetivos, pero no se muestran lo bastante capaces de resolver varios de los problemas que surgen mientras se camina en esa dirección. Nosotros, si el pueblo nos vota, vamos a resolver esos problemas porque somos más capaces que Uds.”

    En tal contexto, el debate debiera consistir en cómo la oposición demostraría esa supuesta superior capacidad.

    Ahora bien, el contexto en que se da la lucha entre oficialismo y oposición no es ése. Hay una lucha muy fuerte entre intereses, diríamos, “de clase” contrarios. Hay oligarquías muy poderosas que reaccionan constantemente contra la dirección que, a favor de intereses populares más amplios, el gobierno quiere imprimirle al Estado.

    Esas oligarquías no necesitan mucha astucia para manipular las ambiciones de los políticos opositores. Y es aquí donde las agendas de aquéllas se mezclan con la de éstos. No pocos de estos políticos creerán que aprovechan los recursos mediáticos que les proveen los intereses oligárquicos a fin de potenciar sus candidaturas. Pero no hacen más, en realidad, que promocionar los intereses oligárquicos y socavar el proceso de gobierno.

    ResponderEliminar