miércoles, 1 de abril de 2015

Axel López y la necesidad de haberlo destituido


A esta altura de los acontecimientos el tema del denominado garantismo creo que ha sido bastante maltratado.
O quienes lo sustentan no se han explicado suficientemente respecto al marco conceptual que determina dicha postura o la sociedad no ha alcanzado a comprender de que va la cosa y en parte lo ha bastardeado, pero en parte también lo ha contrastado de buena fe por su inoperancia, como peligroso.

Y por qué peligroso? El juez Axel López, ratificado ayer en sus funciones es un ejemplo viviente de hasta que punto una doctrina, por más sana se diga la fe que la inspira, puede caer en el riesgo de la monstruosidad.

Hay quienes presuponen que para adherir al Frente para la Victoria deben tomarse determinados contenidos en paquete porque es así en función de las coordenadas que se entiende derivan de la causa mayor de los Derechos Humanos en la que sin dudas todos coincidimos.
Y comprendido entonces que el denominado garantismo es parte de la bajada de esa premisa superior se aborrece de cuestionarlo, no ya en su concepto sino por sus ejecutores.

El garantismo entiende que los derechos individuales deben ser resguardados celosamente de toda arbitrariedad del Estado.
Si lo aproximamos a una concepción política emparentada con la definición deberíamos hacerla con la del liberalismo.
Sin embargo, la derecha argentina -que suele ser más conservadora que liberal- que levanta las banderas de la mano dura, suele ir con los tapones de punta contra esta posición y quien se apresta a defenderla concurre en el arco ideológico desde la centroizquierda hacia la izquierda.
Lo cual se emplaza con las circunstancias históricas que está transitando la izquierda democrática a la que se denosta con el mote peyorativo de populismo, que observa en esta etapa de su evolución un sano corrimiento hacia concepciones de amplitud humanista.

Parece lejano y hasta irreal afirmar que esa misma izquierda condenaba en plena década del '80 a la homosexualidad y apostaba a marginar socialmente a los "maricas". Cosa que llegué a escuchar en un encuentro de psicólogos adherentes al partido comunista en consonancia con toda una corriente que sin embargo en una parte pugnaba -hay que decirlo- ya entonces por superar semejante concepción medieval.
Dicho esto para atender donde se paraba entonces un espacio político que ha experimentado un cambio saludable luego de una necesaria autocrítica, modificando sustancialmente aquellas posturas entre las que presentaba una visión de singular dureza en relación al tratamiento general de la delincuencia.

Por lo menos ello es lo que queda sellado en nuestro Continente. En otras latitudes las cosas no son tan fáciles.

Lo que tengo para decir es que si el tema es atender los derechos de los delincuentes en reclusión, podríamos empezar por direccionarnos hacia la sustitución completa del sistema carcelario actual, desde lo conceptual hasta lo edilicio.
Tirar abajo las cárceles actuales, construir establecimientos modelos con todo lo que ello implica y adoctrinar a los directivos de las instituciones en una concepción de basamento humanista.

Pero el caso aquí que complicó al juez Axel López hacia una situación en mi opinión insostenible, es el del desentendimiento -bajo un pretendido manto de garantismo- de lo que habría de operar un recluso en la calle por efecto de la libertad que irresponsablemente le otorgara.

Ayer fue ratificado el citado juez en funciones. Personalmente hubiese votado sin el menor atisbo de duda por destituirlo.

Axel López se ha dado el lujo de pasear erráticamente por los influjos de la doctrina a la cual responde de manera fundamentalista, como fundamentalista digo es su mentor Raúl Zaffaroni más allá de su demostrada capacidad jurista.
Y yo aborrezco de los fundamentalismos. Por sobre todo por su característica intrínseca de choque con la realidad efectiva y la apertura que ella exige de continuo hacia el debate y la puesta en situación fáctica de las ideas.

Las cosas no son como solemos forzar a que sean, unos más otros menos. Las cosas son como son y Axel López liberó irresponsablemente a:

- Juan Ernesto Cabeza:
condenado a 24 años de prisión por cuatro casos de violación.
Quien un mes después de su liberación en el año 2012, en Resistencia, Chaco y con documentación apócrifa, mató a la joven Tatiana Kolodziez.
Un dictamen del Cuerpo Médico Forense que el juez desoyó advertía en forma concluyente sobre "un serio riesgo de reincidencia".

- Fructuoso Alvarez González:
asesino de la familia Bagnato, quien jamás se arrepintió de ello y en su lugar realizó públicamente amenazas sobre la vida del único sobreviviente de la tragedia, Matías Bagnato.
Quedó en libertad en 2011 porque López no cumplió con los procedimientos y erró en la contabilización de la pena.

- Ernesto Gabriel López:
condenado a 16 años de prisión por el asesinato de Miguel Lecuna, marido de la acriz Georgina Barbarrosa, en el año 2001 quedó libre en el 2011.

En relación al tema de la libertad condicional, Axel López sostiene:
"La libertad condicional no es, en realidad, un período del régimen progresivo, sino un histórico instituto previsto en el Código Penal cuya concesión depende de la intervención jurisdiccional y al que, según las circunstancias, no todos los internos pueden acceder no obstante su positiva evolución criminológico".

Pues los citados condenados no deberían haber accedido la libertad que López le otorgó. Una simple observación psicológica lo determinaba. Y Tatiana Kolodziez estaría hoy con vida.

Federico Paruolo, defensor del juez junto a Raúl Zaffaroni, declaró:
"Estamos satisfechos, pero no conformes. No hubo decisión unánime, y nos parece importante que hubiera sido una votación acordada por todo el cuerpo. Este resultado va a traer que los que firman una libertad lo hagan con mucho cuidado; y los que no se cierren por miedo. El juicio mismo, ya lo dijo Raúl (Zaffaroni), hacerlo ya provocó daño."

Por mi parte, no solo sostengo, no provocó daño alguno el juicio a Axel López sino que visibilizó un alerta sobre la determinación de un proceder que debería requerir de una firme y entendida observación toda vez que se apreste un juez a firmar la liberación condicional o absoluta de determinados reclusos.

Para mí queda clara por tanto, la diferencia entre un marco doctrinario y su estiramiento hacia un extremo de interpretación fanatizado.

Espero que al menos haya servido el juicio de Axel López, para la apertura hacia un inexorable debate sobre lo que esencialmente es y representa el garantismo. Pero en mi opinión, su destitución hubiera sido justa y necesaria.

25 comentarios:

  1. Daniel,

    Estoy muy de acuerdo con tu comentario.
    Soy partidaria del garantismo, en tanto protege al individuo del abuso estatal en cuanto es el Estado el que tiene el monopolio del uso de la fuerza. Pero el garantismo no debe ser aplicado livianamente. Si el juez se tomara el trabajo de leer todas las opiniones, hubiera atendido a la evaluación psicológica de Cabeza.
    Gachi

    ResponderEliminar
  2. Primero una aclaracion semántica y necesaria.Somos todos garantistas en tanto y en cuanto creemos en el debido proceso y la defensa en juicio.Creo también que cierto progresismo liberal parte del conceptos erróneos en cuanto a las conductas .Creo que cada cual debe hacerse cargo de si mismo y si se ha delinquido,la condena fue producida con las garantias ante mencionados,lo que cabe es AJO Y AGUA

    ResponderEliminar
  3. Un juez aplica un beneficio de libertad condicional - el beneficiado comete un nuevo crimen, atroz, irreparable - la cadena nacional mediática califica al juez (juzgado y no destituído) como "monstruo" y otras linduras.
    La misma cadena nacional mediática no dice ni mu cuando jueces liberan sin siquiera procesar a monstruos y facilitadores de monstruos como massot, blaquier y otras alhajas por el estilo.
    En éso no hay "indignación" y, déjenme suponer que ese juez López NO ES de servilleta y que lo que está en la mira es la posibilidad de suprimir toda libertad condicional, porque vamos, un juez puede meter la pata, horriblemente metida soltando a quién no debía soltarse pero, ¿lo que hizo el juez no se ajusta a derecho?, ¿la decisión fue solamente de él?, no hay peritajes, test, estudios previos de otros profesionales, otras responsabilidades, compartiendo la decisión?.
    Se le da aire a los familiares de la víctima, con diferentes niveles de morbo; por el juez no habla nadie, es un monstruo y el garantismo todo, una maldición del infierno... ah!, y da la "casualidad" que un defensor es Zaffaroni. Cartón lleno, bingo, para la cadena nacional mediática (maestra en el fino arte de encubrir y alentar crímenes por negocios y cifras nada módicas) - Matamos varios pájaros de un tiro, o de un muerto.
    Disculpen, pero todo ésto, viniendo desde donde viene y se amplifica, es un capítulo más del irrespeto a las víctimas y un avance más hacia una "justicia" aún peor y no creo que haya que ser parte del lorerío.
    Si una ley habilita monstruosidades, debe modificarse, controlarse, pero no quedarse en rajar un juez y que sea hasta la próxima vez con otro (que la cadena nacional mediática no necesite)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que digo en el post es exactamente lo que pienso y siento, Ram.
      Sinceramente, no vi ni leí las noticias al respecto más que de pasada. Ni decirle que no me influyen en lo más mismo para tener opinión sobre el caso del juez y la doctrina garantista en general, observando lo que siento que priva vía Zaffaroni, En mi opinión, un extremismo de la misma.
      También podría decir que Tatiana Kolodziez quien fuera golpeada, violada y estrangulada por Cabeza, por su edad podría haber sido mi hija, pero ni siquiera quiero ir por ahí.

      Eliminar
    2. Daniel, no hay tal "extremismo", hay responsabilidades, desidia, desintereses y discusiones invariablemente amañadas por los medios..... no hay garantismo infalible ni demoníaco. De juez a chivo expiatorio, puede pasar en un suspiro, pero lo malo de fondo no cambia y de éso no se habla.
      Y por supuesto que si fuera mía una hija muerta, quiero hasta la cabeza del tatarabuelo del hijo de puta pero, una sociedad no puede manejarse así y - la verdad, los medios no se meten para bien de nadie, sólo sus malditos intereses y, hoy por hoy, ésa es su agenda en el tema que sea.

      Eliminar
    3. Lo que hay es un facho como Ram, defendiendo a un juez hijo de puta.

      Eliminar
    4. En fin, don anónimo, no le vendría mal leer un poco, no hay "defensa" de un juez, más bien que el arbolitodel juez no tape la montaña de mierda judicial, por supuesto, para su excelso nivel de pelotudez eso debe ser "fascismo". Háganos un favor, vaya a cagar e inspírese, a lo mejor le sale algo mejor....

      Eliminar
    5. Ram: Seria bueno que Usted, el proxeneta Eugenio Zaffarancho y todos los llamados garantistas pongan los huevos sobre la mesa, en vez de indignarse, se hagan cargo y tomen bajo tutela y absoluta responsabilidad a hdp como Cabeza y compañia.

      Eliminar
  4. Médico Forense del Poder Judicial que puede ser destituido..

    http://www.diariojornada.com.ar/123489/politica/Esquel_procesaron_al_medico_que_pidio_un_tiro_para_Bonafini_y_Carlotto

    ResponderEliminar
  5. Brillante tu análisis Daniel. Y coincido en que tanto este deplorable juez, como Zaffaroni, claramente viven en una nube dogmática que se da de bruces con la realidad.

    Lo más grave es que estos irresponsables tienen la potestad para hacer efectivos sus experimentos teóricos, independientemente de las consecuencias fácticas que tal efectivización traiga aparejadas.

    Estos personajes deberían limitarse a delirar con sus idea prodelictuales dentro de un claustro y no a materializarlas.

    La sonrisa sarcástica de Zaffaroni luego de la absolución de López, denota su soberbia y su satisfacción por haber hecho pesar su estatus jurídico por sobre el patético jury que, en su mayoría, se bajó los pantalones ante la mera presencia del ex juez de la Corte, evidenciando una absoluta falta de criterio y una gran cobardía.

    En fin, espero fervientemente que esta doctrina asesina y anti víctima, no se viralice como lo desea Zaffaroni, ya que de ocurrir ello, todos y cada uno de nosotros podemos ir pensando en la frase para nuestra lápida.

    Dios quiera que tanto López como Zaffaroni tomen de su propia medicina en algún momento.

    Saludos,

    Jorge Manfredi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el terreno de los experimentos teóricos, no sólo del derecho penal sino sobre muchas otras materias y/o disciplinas, habría que hacer una larga lista de los que deberían quedar delirando dogmáticamente en un claustro.

      Ahora bien, esa frase de que Dios quiera que tanto López como Zaffaroni tomen de su propia medicina en algún momento, me parece que es digna de una reflexión más mesurada. No es más que la ley del talión.

      Una cosa es esperar que la justicia no haga una aplicación mecánica de la norma escrita, sería fácil ser juez teniendo a mano los códigos y la jurisprudencia.



      Eliminar
  6. No sé si alguien recuerda esta historia..

    http://www.metroflog.com/ayudaespiritualgratis/20080702/todos_por_rocio_alvarez

    Más allá de los beneficios judiciales con el que contó esta lacra en su primer evento hay un tema que no se menciona. La responsabilidad social del entorno.
    Esta lacra era hermano de la Directora de Deportes Municipal, funcionaria que estaba a cargo de los menores de El Perdido. De hecho este pibe, y a pesar de los antecedentes que tenía, obviamente conocidos por su hermana, entraba y salía de los gimnasios, de la pileta, del club, incluso pasaba a buscar a los chicos por sus casas con su auto particular, utilizando un particular libre albedrío. Lo cierto es que estuvo al lado de mi hija varias tardes junto al resto del piberío del pueblo. Y haber atropellado a la nena no fue ninguna casualidad. La nena subió al auto herida porque lo conocía. La participación necesaria del entorno fue, por lo menos, digna de indagar por parte de la justicia, cosa que nunca ocurrió. Y ni que hablar de la responsabilidad política. De pronto un lobo conocido estaba cuidando a varios corderos.
    Esto me llevó aparejado discusiones de alto gravamen en el pueblo, historia que quedó expuesta en:
    http://lasbalasdelcampanario.blogspot.com.ar/2012/04/colonia-esperanza-lo-que-nunca-ocurrio.html
    Yo creo que hay mucha hipocresía. La “mano dura” y el “garantismo” son las dos variables mediáticas y extremas que están dentro de un reloj en donde el péndulo de las conveniencias y la coyuntura hacen su juego. El garantismo es un término inadecuado, confuso y que no debería aplicarse. La mano dura es un término directamente lindero a la ilegalidad.
    Garantizar el cumplimiento estricto de la ley no es ser panglossiano, no es ser ni bueno ni malo. Garantizar las debidas normas institucionales y constitucionales no es otra cosa que estar ajustado al derecho vigente. En todo caso el que se debe adecuar atendiendo a los cambios sociales es ese derecho vigente mediante modificaciones precisas.
    Acaba de confirmarse la pena de 15 años de prisión a Grassi y se le amplia la investigación por otros dos casos en los que había sido absuelto. Recordemos a los muchos manoduristas de ayer y hoy, protegiéndolo, garantizando sus derechos individuales. Me refiero al péndulo.
    Coincido con Daniel, yo creo que Axel López debió ser destituido, como aquella jueza que dejó libre al chacal de Coronel Dorrego, justamente porque interpreto que con sus fallos no garantizaron esas normas que derivan de nuestro contrato social escrito. Ni condenado, ni preso ni nada por el estilo. Simplemente es un tipo que a mí entender está inhabilitado para garantizar justicia.

    Con relación a Zaffaroni, y si entendemos el derecho como tal, él simplemente fue contratado por la defensa, de manera que hizo su trabajo. Yo no sé si Zaffaroni hubiera hecho lo mismo que hizo López con relación al criminal. Suponerlo es contrafáctico y tener ganas de pensarlo así por prejuicio.

    ResponderEliminar
  7. Un Argentinos del Medio1 de abril de 2015, 16:50

    Estoy en un todo de acuerdo con lo que expresaste Daniel. El mal llamado garantismo es tan malo como la mano dura… son simples extremos de un péndulo. El lugar en el que todos quisiéramos estar , creo yo, es en algún lugar en el centro. Un lugar donde los derechos de los delincuentes sean respetados pero no a costa de los derechos de las víctimas y la justicia es un derecho.

    Será interesante ver cómo reacciona el FPV frente a la próxima reacción social por lo que la sociedad percibe como falta de justicia… en el pasado CFK, Anibal Fernandez, Berni y varios más levantaron el dedito acusador senialando a la justicia como responsable de la inseguridad reinante y repitieron distintas versiones de la siguiente excusa; “…nosotros los perseguimos con la policía, los atrapamos, los mandamos a la cárcel y los jueces los liberan…”

    Ayer el FPV tuvo la oportunidad de sacar de sus funciones a uno de esos malos jueces que liberan delincuentes… y todos los representantes de FPV votaron por mantener al juez en sus funciones…

    ResponderEliminar
  8. Habia escrito un comentario mas arriba y por alguna razon no aparecio asi que trato de repetir la idea aca.

    El problema aca me parece a mi es que se usa un caso puntual, muy claro, de MALA PRAXIS, para de un lado atacar una idea que lo excede, y para del otro defenderla a muerte.

    Este caso no tiene nada que ver con la validez o no de la institucion de la libertad condicional.
    Este caso tiene que ver con la MALA PRAXIS. Habia pericias sicologicas que indicaban que el tipo era probable que reincidiera. En ese caso, el juez NO DEBIA OTORGAR LA LIBERTAD CONDICIONAL. Simple, claro. Si vos sos arquitecto, y viene un inspector y te avisa que una columna esta subdimensionada, y vos no le das bola, y el edificio se cae y muere gente, vos sos culpable de mala praxis y debes responder penal y civilmente. Bueno, aca deberia pasar lo mismo.

    Ahora, el circo montado alrededor es ridiculo. Es como si viniera una turba a aprovechar ese caso de la columna mal dimensionada para atacar el método de dimensionamiento de columnas que uso el arquitecto, exigiendo que se prohiba esa forma de calcular columnas, y por el otro lado viniera otra turba dedicada a exigir la absolucion del arquitecto en nombre de la perfeccion matemática del método. Cuando el asunto no es que el método esté mal o bien sino que fue MAL APLICADO.

    Se discute una herramienta, demonizandola por un lado y endiosandola por el otro, cuando lo que se deberia discutir es el buen o mal uso de esa herramienta. El problema aca no es que exista la libertad condicional, el problema es que se le otorgo a gente a la que no debia habersele otorgado, porque existia evidencia objetiva de que no debia otorgarsele. Tan simple como eso.

    Asi que hay que hacer un esfuerzo por reencauzar el tema y plantearlo en los términos correctos. Este juez debio ser destituido, pero no por "garantista" sino por aplicar MAL el garantismo. Y en esto deberiamos estar todos de acuerdo, tanto los que estan en contra dle garantismo como los que estamos a favor. Y en paralelo, deberiamos tambien estar de acuerdo que el hecho de que este tarado haya aplicado MAL una de las herramientas que da el garantismo, no implica que el garantismo sea malo, como sostienen los que quieren usufructuar el hecho puntual para atacar a la herramienta general.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema Leandro es que a este juez inoperante que adhiere a la corriente del ultra garantismo, lo defendió nada más y nada menos que Zaffaroni, que es uno de los padres de esa corriente, con lo cual no es solamente un juez que cometió mala praxis, sino todo un simbolo del apoyo incondicional del padre del ultra garantismo al accionar del juez López, dando cuenta de que ese accionar es una fiel representación de la corriente en cuestión.

      Saludos,

      Jorge Manfredi

      Eliminar
    2. Precisamente, y es parte de lo que critico en mi comentario. Lo que paso aca es que inmediatamente de sucedida la mala praxis, salto una turba enfurecida a usar el caso de mala aplicacion puntual para atacar la herramienta "garantismo". Lo cual es una idiotez, pero para gente que no le importa hacer cualquier idiotez con tal de conseguir sus objetivos parece ser válido.

      Y zaffaroni, como padre de la criatura, viendo una turba que ataca a su criatura, y cegado por la necesidad de defender a su criatura de esos ataques, para mi en forma idiota tambien salio a defender a muerte al tipo, creyendo que asi defiende a su criatura. Con el efecto opuesto.

      Creo claramente que lo mejor que puede hacer un garantista es exigir que a los jueces que aplican mal las cosas y caen en claras malas praxis como este, les caiga todo el peso de la ley y sean expulsados. De la misma manera que creo que lo mejor que puede hacer la iglesia catolica con los curas acusados de pederastas es expulsarlos.

      De hecho ese me parece el paralelismo perfecto. La iglesia ante una aberracion como es un cura abusando de un menor, ha tratado durante siglos de encubrir esos hechos, en la creencia de que aceptar su existencia (cuando todo el mundo sabia que existian) le iba a producir un gran daño. Eso le produjo mas daño que el que podria haberle producido condenar tal cosa y perseguir a los curas que lo hacian, ya que muchisima gente se alejo indignada por esa actitud patetica.

      Bueno, aca pasa lo mismo. En la creencia de que permitir que "uno de los suyos" sea declarado culpable, va a lesionar a la corriente garantista, se sale a defenderlo a ultranza, cuando seria mucho mas sano y fortalecedor para la misma corriente garantista mostrar que los abusos y malas aplicaciones de sus principios NO SON TOLERADOS!

      Ambas cosas son de idiotas. Tanto usar un caso de mala praxis para atacar al garantismo en si, como defender al que comete mala praxis para evitar que se "ensucie" a la corriente de pensamiento (alla iglesia pre francisco).

      Eliminar
    3. Hay un mal uso de la palabra "garantismo". Así dicha, es un término con el que estamos todos de acuerdo. El acusado debe tener todas las garantías de un proceso justo en el que el fiscal debe probar su culpabilidad. No creo que nadie se oponga a eso.
      Una vez declarado culpable el criminal empieza la malversación del término. No es más o menos garantista que un asesino este 30 años preso en vez de 8 a 15 como sucede en la práctica, por aplicación de diversos mecanismos de libertades anticipadas y por condenas abreviadas porque "la violó con la luz apagada".
      Hay una corporación penal permeada por el "abolicionismo", que no es garantismo.
      Si un chacal(porque cuesta asignarle la calificacion humana), tortura una jubilada de 80 años hasta matarla, porque no le cree que no tenga mas dinero que el que le entregó de entrada, y los jueces no le asignan el delito de "tormento", que obliga a perpetua cuando el torturado muere, ahí estan aplicando una interpretación sesgada y nociva de la ley.
      Hay una sola prevención a los delitos contra las personas, y es que los criminales esten presos, que no puedan reincidir por mucho tiempo.
      Otra deformidad es considerar el robo con armas como un delito contra la propiedad. La pena debería depender del grado de violencia contra la víctima, y del peligro que corre. No debería haber diferencia en la pena si es una tentativa o si no se consuma el robo, o si se roba una bicicleta o una valija con 1 millón de dólares. Un tipo que le roba la bicicleta a un pibe con un cuchillo debería tener el doble de pena que un boquetero que saquea 200 cajas de seguridad.

      Eliminar
    4. Muy interesante el comentario de Leandro. No creo que los tipos más serios (que no sé quiénes serán) tengan discrepancias abismales acerca de lo que debería hacerse con los elementos teóricos y doctrinarios con los que se cuenta, ya sea "por izquierda" o "por derecha". Lo más difícil siempre es la aplicación de la teoría a la realidad empírica. también es cierto que "hechos", "teoría" y "herramientas a aplicar" forman un paquete interrelacionado. Hay "hechos" que determinadas "teorías" tienen dificultades para "ver".
      No sé si se entendió lo que puse. De todas formas buen comentario el de Leandro, y tristísimo el de Alcides Acevedo más abajo, una especie de "enano puteador" con lanzallamas.

      Eliminar
    5. Yo creo que hay que mejorar el estado de las cárceles y el tratamiento a los presos no por humanidad, sino por "sano egoísmo". Si un preso sale peor de lo que entró, la perjudicada es la sociedad en la que estoy viviendo. Ahora tampoco hay que exagerar el "socratismo" y creer que los presos pueden "regenerarse" mágicamente, con lo cual a la hora de liberar un tipo que cometió un crimen aberrante hay que andar con pies de plomo.
      Creo que sobre el tema "garantismo" vs "no garantismo" se polarizan las posturas hasta tal punto, que no se entiende nada. Es como mirar la realidad en dos columnas: Guardiola, Menotti, Cappa, Pagani = "conceptualismo" vs Mourinho, Simeone, Bilardo = "tacticismo", y si sos "tacticista" entonces los "conceptualistas" son verseros, "no han ganado nada", "vende humo"; y si sos conceptualista creés que los "tacticistas" le cortan la inspiración al jugador, y son "tramposos" y etc. Lo digo a lo bruto para que se entienda. La realidad es que Bilardo llevó a Tapia, Trobbiani, Maradona y Bochini; y que Guardiola defendía bien y conocía mucho de táctica, con lo cual dividir el análisis en "tacticistas" contra "conceptualistas" de modo tajante es un poco lo que hace un cabeza de termo como Eduardo Feinmann al hablar del "garantismo" de Zaffaroni.

      Eliminar
    6. Se confunde a tal punto que se mezcla el garantismo con el abolicionismo. En el fondo es una cuestión de con quién esta muestra empatía, con la víctima o con el victimario.

      Eliminar
    7. Lo que más me alarmóde Zaffaroni es su afirmación de que las sentencias pueden hacer caso omiso del sentido común en tanto esten dentro de la ley, y que no se puede echar a un juez por carecer de sentido común.
      Justamente las leyes les otorgan a los jueces una amplitud para que apliquen su subjetividad. Si la ley dice "podrá " no es "deberá ". Dentro de los margenes de las leyes es donde podemos diferenciar los jueces con sentido común de los bestias.
      Se debería poder echar a un mal juez aunque no se haya excedido de la ley.
      Y si no, ante la duda hay que asumir que todosd los jueces son malos y no correr riesgos, y haver códigos mas taxativos y que les dejen menos libertad a los jueces, o sea menos margen para la arbitrariedad.

      Eliminar
  9. Sería muy bueno que algún profesional partidario del garantismo extremo nos explicara que parte del garantismo sostiene la necesidad de dejar en libertad condicional a una persona convicta de delitos graves, como de hecho es la violación.

    Por otro lado, estoy de acuerdo con la necesidad de que la sociedad se ponga a debatir que es el garantismo y sus límites, porque me parece que los debe tener, ya que sin duda que algo esta saliendo mal con este tema.

    ResponderEliminar
  10. Cada vez me dan más asco los peronistas: partidarios de los violadores y asesinos, aunque claro, para seguir al sorete de Perón hay que tener mucho estómago, él era un terrible pederasta y asesino, es coherente que los peronistas se identifiquen con el crimen.

    ResponderEliminar