sábado, 30 de mayo de 2015

En disputa



Sergio Massa asegura que su rol en la oposición como candidato a presidente de la Nación es necesario en tanto funciona como dique de contención de la eventual fuga de sus votantes hacia el FpV.

Pocas veces vi a un candidato autocaracterizarse de manera tan triste.
Le explica a sus mandantes la importancia de su puesto menor en una escala inferior al del resto de los candidatos a puestos menores.

Pero sus mandaderos, despiadados como son, cuando alguien no les sirve simplemente lo arrojan al tacho.
Y ahí va el éxodo inverso que están tomando uno tras otro, aquellos dirigentes que se habían arrimado a aquel calor prometedor de la fogata tigrense.

Y desde allí, un Mauri envalentonado lo ningunea.
Uno no sabe si Mauricio se cree de verdad que puede arribar tan despojadamente a un barco que hasta sus más allegados deben dudar de que puede timonear, o acierta con esa mirada duranbarbanista que le indica que aliarse a un ex-K es considerado casi que una estafa por la enorme composición crispada que lo sigue.

Digamos que a los mandantes esas cosas les importan tres pomos como se han cansado de demostrarlo a lo largo de la historia.
Si lo que les ha de servir es no-k, filo-k, draculoide o frankisteniano, lo habrán de apoyar sin el menor prejuicio.

Ahora que deberán tragarse a regañadientes que Nisman se suicidó les puede esperar el peor de los escenarios, esto es; discutir política. Y ver allí como pueden dibujar que el candidato del shock se haga de una explicación sobre economía que seduzca a las mayorías.
Tremendo problema este si Mauricio sale al ruedo del debate a claras vistas de su torpeza intelectual, fruto de sus limitaciones, fruto de su vagancia para haber tomado alguna vez un mero libro entre sus manos.

Liberales eran los de antes. Racistas, sanguinarios, pero al menos instruidos.
A Mauri le toco una mala época.
Ninguna brutalidad puede ejercer abiertamente. Si hasta su experimento Ucep se lo hicieron meter adonde no le pega el sol.
Quizás tenga a favor que no se exija por luminarias, pero el contraste que habrán de evidenciar los candidatos con el despliegue demostrado por Cristina en esas lides, desde ya que los debe estar haciendo preocupar, mucho.

Mientras discutimos por acá si Scioli o Randazzo, los mandantes de Mauri ya eligieron hace mucho a Scioli para la compulsa.
De finalmente volver a morder el polvo tienen con él, al menos la esperanza de poder acomodar sus tantos.
Pienso que por mas moderado que se presente no ha de dormir muy tranquilo DOS, especialmente en estos días en que el Flaco se le arrima en las encuestas.

Acá hay un poder muy fuerte en condicionarnos.
Si a alguien le queda alguna duda, para explicarlo basta un botón y ese lo tiene el juez Alfonso.
El que nadie nombra, el que nadie conoce, al que nadie parece se le anima.
Un señor que nos dice que desde un juzgado oscuro y remoto cualquiera puede limpiarse hoy día el culo con las decisiones del pueblo hechas ley.

De manera que nunca subestimemos ese poder que funciona como el verdadero partido a vencer.
Más temprano que tarde, Mauricio volverá a ser la caricatura que es pero ya sin poder político.
Pero ellos quedan, siempre quedan. Son nuestros eternos rivales. En esto que es muy simple por más que la pretendan vender cambiada.
Solo les importa sus intereses. Y nada más.
Solo y solamente ello.
Lo que debería marcar con precisión y seguridad la persistencia de nuestra lucha y tarea en el sentido absolutamente contrario.

3 comentarios:

  1. por favor hablen de nielsen

    ResponderEliminar
  2. Diego Bossio: “Guillermo Nielsen no es un buitre, es su empleado del mes”

    ResponderEliminar
  3. He conocido tipos muy turros y muy pelotudos a la vez, ese Nielsen es un ejemplar de esos.

    ResponderEliminar