miércoles, 3 de agosto de 2016

En el podio de los psicópatas


Este tipo se ha llenado los bolsillos como nunca con su hobby favorito; hacer tomar deuda al país. Lo cual responde a su personal tendencia maníaco-compulsiva que ya ejerciera desde el otro lado del mostrador en el Megacanje y que lo conduce al acaparamiento a costilla del sufrimiento del pueblo.
Y apuesta a seguir metiéndole pata aprovechando la circunstancia inédita de que el kirchnerismo dejó al país desendeudado.

De la banda de psicópatas que nos gobierna es el más rígido, contracturado, parece que tuviera de continuo un palo en el culo, pero se muestra desenfadado en todavía cargarnos, como lo hizo desde un principio tratándonos de grasas y quejosos por el tarifazo y mostrando su desprecio por todo lo que está por fuera del unitarismo capitalino.

Solo en ocasiones especiales y lejos de aquí se ha mostrado alborozado, como la que registrara la foto en momentos en que acababa de contar mentalmente con que súper cometa se habría de hacer




Solo un tremendo hijo de puta de su calaña puede declarar lo que ayer este auto catalogado autor de "trabajo sucio" en su entrevista con medios del exterior:

- "La economía local ya muestra señales positivas y volverá a crecer a fin de año gracias a la liberalización de mercados".
 

- "La reinserción económica de Argentina en el mundo está ayudando al país a conseguir los capitales que tanto necesita la gestión actual para frenar la inflación e impulsar la actividad".

- "Lo más duro en términos de actividad económica ya pasó"


- "Estamos mucho mejor de lo que muchos creían"

- "Bastante hemos avanzado nosotros en los primeros seis meses. Ya hubo recuperación en mayo, y se confirmó en junio"
 

- "Hacia fin de año podrá verse una señal concreta de crecimiento".

- "La apertura de la economía será gradual"


9 comentarios:

  1. Daniel, a partir de ahora hay que ser muy cuidadosos con las posturas políticas que expresemos en público. Resulta muy necesario lograr, en un nivel superior, una unidad entre la razón y la emoción.

    Soy muy conciente de que, entre los que se asumen como peronistas, hay demasiados que creen o hacen creer que el vínculo emocional de CFK con sus simpatizantes se reduce a algo entre ella y la militancia, cuando bien sabemos que ese vínculo va mucho más allá, es un vínculo con una parte relativamente significativa de la población.

    En un comentario de fecha 25/7/16 que hice en el conocido blog del compañero Gerardo F. señalé que “no había que hacer oposición” sino que había que volver a la estrategia esencialmente correcta que existía hasta el 9/12/15 y PARA LO CUAL había que ganar las elecciones el año que viene, lo que no significa que hay que ganar las elecciones PARA TENER una estrategia correcta.

    A la luz de lo que manifestó CFK 6 días después, el 31/7/16, en el reportaje de R. Navarro, en el sentido que ella no se siente cómoda en el papel de oposición sino de construcción PARA LO CUAL hay que construir nuevas mayorías, quisiera expresar los siguientes pensamientos.

    El asunto tiene una faceta muy fácil de entender pero otra muy difícil de practicar.

    La estrategia correcta ya existe y está “encarnada” en la figura de CFK y fundamentada, sobre todo, en la concepción y acción de sus últimos 4 años de gobierno. No hay ninguna otra u otro que encarne eso. Por lo tanto, desde esta perspectiva, estamos con un problema menos (el de tener que generar una estrategia correcta). Este es un nivel de análisis en el que se reconoce la influencia del liderazgo de CFK en la realidad más allá de toda subjetividad. En este nivel la subjetividad es irrelevante.

    Pero hay otro nivel de análisis que es el de los que no lideran ni encarnan la estrategia: el de los militantes y el de la población simpatizante. Acá sí la subjetividad es muy importante porque, si no prestamos suficiente atención al liderazgo, se corre el riesgo de que se produzcan en casi todas las cosas que son materia de análisis político deslizamientos de sentido que pueden perjudicar grandemente tanto a la “masa” como a la líder y, por lo tanto, frustrarse y/o demorarse el imprescindible retorno a la estrategia correcta.

    Aquí es donde hay que lograr lo que señalé en el primer párrafo: unidad entre razón y emoción en un nivel superior al que tenemos actualmente. Ahora bien, ¿qué significa esto?.

    Significa tener plena conciencia en todo momento, tanto en las relaciones con nuestros compañeros como con la ciudadanía en general, que el único fin en sí mismo es volver a la estrategia correcta y que todo lo demás no puede ser fin en sí mismo. Nosotros, en nuestro carácter de militantes o simpatizantes de CFK, tenemos que ser capaces de vernos a nosotros mismos y a los demás como instrumentos de un fin que nos trasciende y que, en la medida en que contribuimos a esa finalidad, vamos a ser sujetos trascendentes.

    ResponderEliminar
  2. Termino con el comentario anterior.

    La estrategia que proponemos para el país no la necesitamos validar porque ya está probada su eficacia y su relativa eficiencia durante los últimos 4 años de mandato de CFK. En tal sentido, no necesitamos antagonizar con el actual “oficialismo” (muy preocupado y ocupado en “oponerse” a la oposición) para validar lo que pensamos y creemos. No necesitamos antagonizar para legitimarnos. Ya somos legítimos nos demos o no cuenta de esto. No necesitamos, a diferencia de casi todos los demás (pro, izquierda, troskos, etc., etc,) afirmarnos en nuestras propias convicciones demoliendo la de los demás.

    Denunciar, antagonizar o combatir y resistir al actual gobierno puede ser una necesidad para quienes lo hacen pero no es un fin en sí mismo. Que M sea derrotado política o electoralmente no garantiza que en su lugar se erija algo mejor. Hay que tener en mente otras consideraciones.

    Ahora bien, se me dirá con toda justicia ¿… y qué papel debe jugar la “oposición”?. Debe mostrar en todo momento la estrategia del oficialismo y dónde conduce, a diferencia de la estrategia del anterior gobierno. Esto lo debe mostrar lo más objetiva y menos adjetivamente posible, siempre teniendo en vista contribuir a la formación de las nuevas mayorías que menciona CFK. Para esto es menester vincular los hechos que vive la población y que la perjudican con la estrategia del oficialismo y compararla con la estrategia que tenía el anterior gobierno.

    Debe mostrarse tanto a la población no politizada como a los politizados y militantes que todos los gobiernos tienen cosas buenas y malas pero no todos (incluso muy pocos y de vez en cuando) tienen la estrategia correcta. Que no tiene sentido ni nos da esperanza alguna que haya cosas buenas en un gobierno que va al precipicio.

    Seguramente va a haber que lidiar con la tendencia de mucha gente del PJ que va a querer hacer la “unidad” para las elecciones del año que viene del mismo modo que lo hizo en la interna partidaria, esto es una amalgama más o menos equilibrada entre todas las voluntades de las diferentes tendencias participantes.

    Como el 99,99999999999 % de los dirigentes tanto del PJ como de otros partidos carecen de las facultades de liderazgo (que sí tiene CFK) que las circunstancias requieren, ellos se van a conformar con alguna fórmula electoral que les “garantice” la victoria en las elecciones del año que viene, sin ninguna otra consideración. Pero ellos no van a saber para qué usar esa victoria y se van a complicar la vida ellos solitos.

    Aquí es necesario aclarar lo siguiente: ganar las elecciones es un fin en sí mismo (es estratégico) pero no para cualquiera sino solo para quien encarna el proyecto y la estrategia correcta (CFK). Esto por 2 razones: 1) porque para los dirigentes que no lideran no hay estrategia, solo posicionamientos tácticos oportunistas, y 2) para la que lidera solo es posible cumplir con el proyecto ganando las elecciones, porque cualquier otro camino está vedado (no se puede acceder por medios revolucionarios no constitucionales).

    Nuestro deber es hacer el máximo esfuerzo intelectual y emocional para entender el mensaje que está bajando CFK para quien quiera escucharla. Ella tiene su responsabilidad en la construcción de las nuevas mayorías y nosotros tenemos la nuestra como opositores y facilitadores de esa construcción.

    Vuelvo a repetir, el antagonismo 100% con el actual gobierno no garantiza per se lo que necesitamos. Tenemos que ser astutos e inteligentes (no como los mañosos del PJ que son solo astutos) e interpretar con la mayor justeza que sea posible el mensaje de Cristina para ponerlo al servicio de los objetivos que queremos y que ella encarna mejor que nadie.

    ResponderEliminar
  3. El Despotismo Porteño se relame...
    Señales, luces, apariciones, futurologia, epifanias, revelaciones como estamos Prat Rat in the Kitchen.

    ResponderEliminar
  4. Mirando al coso ése - prat grasa - lo que veo es un resumen de cosas que me dan asco, un alcahuete servil del poderoso, del extranjero; un alcahuete por 30 monedas que siempre - SIEMPRE - serán muy pocas frente al desastre que ocasionan, a los millones que quedan tirados en el camino. Y puede que prat grasa sea más despreciable por más expuesto, más jetón, pero no es el único, son muchos sus colegas en este (des)gobierno.
    Pero no lo llamaría "psicópata" (que puede ser y tal vez lo sea) porque éso significaría una especie de absolución, porque un psicópata es un enfermo que "no sabe lo que hace" y, ¿qué mejor excusa para que zafe como "no culpable", un hijo de puta de ese calibre?.
    Y quizás ya vaya siendo hora de puntualizar ciertas cosas (y ahí lo de "psicópatas" sigue siendo "absolutorio")...."el mejor equipo de los últimos 50 años" es un fracaso estruendoso, insuperables a la hora de causar daño pero tan burros e ineptos que lo que perciben propios y extraños es que se va a un desastre mayúsculo.
    Están pasando cosas que se dijo que iban a pasar y no se dijeron porque uno fuera adivino, no, eran cosas asquerosamente obvias conociendo el pedigree de estos tipos, no caigamos en la disculpa de la "psicopatía" (que es entendible, el embole es cruel y es mucho, cuesta entender la maldad básica de estas bazofias pero SON ASÏ, fueron así siempre y no tienen dramas en ser peores. Mirando bien, ¿una lady malbec bullrich es menos porquería que prat grasa?)

    ResponderEliminar
  5. A este grasa lo están por limpiar del gabinete en cualquier momento. no pega un pronóstico y Mauri se le está enojando.

    ResponderEliminar
  6. Lo primero que saco en limpio de lo de Oti es algo que estan pidiendo algunos compañeros, que es parar ya con el famoso "pedido de autocrítica". ¿Autocrítica por una década de trabajo y progreso económico en la familia argentina? Es justamente eso lo que nos está llevando de vuelta al gobierno. Esos 12 años son la clave de la política que se viene de cara al futuro.

    La "autocrítica" no la hacen los que nos llevaron a la derrota, los que se quedaron con la interna y al mando de la estrategia de campaña. La única autocrítica valedera a fin de cuentas es por el hecho de haber perdido, pero los protagonistas de esa aventura electoral no se hacen cargo. Tal vez no se dan cuenta, pero es muy obvio.

    Lo de Cristina es la cosa mas sensata que se ha dicho desde la política en estos días, frente a la destrucción, frente al desastre, ¿que otra cosa queda por hacer que empezar a constuir? Empezar a planificar la reconstrucción de una zona de desastre social y económico que ya está a la vista de todos. ¿Cómo se va a afrontar el abismo fiscal y de deuda que están dejando estos bestias? Sin las retenciones se abre un frente de conflicto en ese sector que nos costó tanto con la 125. El "estado" está entregándole a las empresas sus acciones, que fueron la clave para el financiamiento del sistema previsional ¿Y ahora como se va a financiar el ANSES?, ¿Los 30 mil millones de dólares del nuevo megarcanje como se va a pagar con un estado atado de pies y manos, sin herramientas de recaudación y con agujeros abismales?
    Si mañana hay que hacerse cargo del gobierno, sería sobre un escenario peor que el del 2001. Por eso es lógico que sea el kirchnerismo el que ya este hablando de construir, es la única luz en el túnel, la única salida que se está abriendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cristina dejó entrever algo cuando habló que la sociedad argentina debiera decidir qué piso de derechos quiere tener o cuando dijo que había que garantizar los derechos sociales con una reforma constitucional, para evitar que la legislación ordinaria de marcha atrás a cosas que estaban establecidas.

      Yo creo que ahí tenemos una pista de lo que va a pasar en un futuro gobierno con el proyecto y estrategia correcta.

      Muchas de las cosas que desarmó el actual gobierno mediante leyes van a ser armadas de nuevo mediante leyes pero garantizadas con una nueva Constitución, cosa que cueste mucho a un futuro gobierno como el actual volver a desarmar, porque, en tal caso, se verían obligados a modificar la constitución.

      Estas son las cosas que hay que hablar a la ciudadanía. No decirle "con nosotros" pasaba esto y ahora "con ellos" pasa esto. Solo decir antes había estos derechos pero mal amparados porque ahora los sacan, en el futuro hay que volverlos a tener pero mejor amparados (con rango constitucional).

      Eliminar
  7. Los comentarios que acabo de leer se encuentran entre los más lúcidos y realistas y sobresalen netamente de la parva de tonterías con las que muchos que considerábamos "del palo" demostraron su carencia de ética y militancia genuina.

    De no haber sido por Néstor y Cristina, LOS MEJORES DOCE AÑOS DE LOS ÚLTIMOS SESENTA NO HUBIERAN OCURRIDO JAMÁS.

    Abrazo hiper-recontra-K.

    ResponderEliminar